Cómo dormir con escoliosis

La enfermedad degenerativa discal es un proceso común que implica cambios relacionados con la edad en los discos, ligamentos y vértebras. Los pacientes suelen experimentar dolor inflamatorio, rigidez, disminución de la flexibilidad y dolor con la actividad física.

Mientras que la enfermedad degenerativa del disco no es curable, hay una serie de opciones quirúrgicas y no quirúrgicas que puede explorar para encontrar alivio de sus síntomas y detener o ralentizar su progresión. Citrus Spine Institute se especializa en ayudar a los pacientes a diagnosticar y tratar eficazmente la enfermedad degenerativa del disco, para que puedan vivir libres de dolor de por vida y tener una mejor calidad de vida.

La enfermedad degenerativa del disco se asocia con el desgaste habitual de los efectos del envejecimiento. Entre cada vértebra de la columna vertebral hay un disco formado por cartílago, tejido fibroso y agua. Con el tiempo, estos discos se encogen de forma natural y pierden agua. Los síntomas de la enfermedad degenerativa discal están relacionados con la deshidratación o contracción de los discos, el engrosamiento de los ligamentos y los cambios osteoartríticos de los huesos y articulaciones de la columna vertebral.

¿Qué ejercicios puedo hacer con la enfermedad degenerativa discal leve?

Túmbate boca arriba en posición de gancho (rodillas flexionadas y pies apoyados en el suelo). Gire las rodillas hacia un lado y manténgalas así de 3 a 5 segundos. Mientras contrae los músculos abdominales, gire lentamente las rodillas hacia el otro lado y manténgalas así de 3 a 5 segundos. Repita hasta 10 veces en ambos lados.

¿Cuál es el mejor ejercicio para la enfermedad discal degenerativa del cuello?

Su especialista en columna vertebral puede recomendarle estos 3 estiramientos para la enfermedad degenerativa discal cervical: pliegues de barbilla, rotación lateral de la cabeza e inclinación lateral. Estos ejercicios son más adecuados para personas (con la aprobación de su médico) con enfermedad degenerativa discal cervical.

Más Información
Ejercicios de rehabilitación para recuperar la movilidad tras una cirugía de hombro

¿Se puede llevar una vida normal con escoliosis leve?

La mayoría de las personas con escoliosis pueden llevar una vida normal y realizar la mayoría de las actividades, incluidos el ejercicio y los deportes. Esta afección no suele causar dolores importantes ni otros problemas de salud, y tiende a permanecer igual después de dejar de crecer; acude al médico de cabecera si empeora.

Ejercicios escoliosis gimnasio

Si usted es como la mayoría de la gente, no hace suficiente ejercicio aeróbico durante la semana. Esto es un problema no sólo porque el ejercicio aeróbico es importante para mantener un peso saludable, sino que también puede prevenir futuros brotes de dolor de la enfermedad degenerativa del disco (y puede experimentar menos dolor cuando se produce un brote).

Una opción aeróbica que no daña la zona lumbar es la bicicleta estática. Si es la primera vez que practica ejercicio aeróbico, le sugiero que empiece con sesiones de 10 minutos 3 ó 4 veces por semana. A continuación, puede ir aumentando poco a poco hasta llegar a sesiones de 30 a 40 minutos.

Cuando utilice una bicicleta estática, tenga cuidado con la postura, ya que inclinarse hacia delante puede sobrecargar la zona lumbar. Lo mejor es sentarse erguido, con los hombros hacia atrás y la cabeza por encima de la columna vertebral.

Un programa de ejercicio regular puede aliviar temporalmente el dolor al estimular la liberación de endorfinas que combaten el dolor. Además, puede aliviar el dolor discal degenerativo a largo plazo al aumentar la flexibilidad y fomentar el flujo de oxígeno y nutrientes curativos a la zona lumbar.

Más Información
Ejercicios de pilates para las mujeres embarazadas: primer trimestre

Levantamiento de pesas para escoliosis

En los adultos, los cambios relacionados con la edad en los discos y articulaciones de la columna vertebral y una reducción de la densidad ósea pueden causar escoliosis. Los adultos también pueden experimentar un empeoramiento con el tiempo de una escoliosis no diagnosticada o no tratada previamente.

En los niños muy pequeños, el tratamiento no siempre es necesario porque la curvatura de la columna puede mejorar de forma natural a medida que crecen. Si el tratamiento es necesario, pueden utilizarse corsés o yesos para intentar detener la progresión de la curvatura.

Si la curvatura del lactante o del niño pequeño sigue progresando a pesar del corsé o la escayola, puede ser necesaria una operación. Esta suele consistir en la inserción de barras metálicas en la espalda para estabilizar la columna, que se alargan a intervalos regulares a medida que el niño crece.

Tener la columna visiblemente curvada o llevar un corsé ortopédico puede causar problemas relacionados con la imagen corporal, la autoestima y la calidad de vida en general. Esto es especialmente cierto en el caso de los niños y adolescentes con escoliosis.

Si esto es un problema para usted o su hijo, puede resultarle útil ponerse en contacto con un grupo de apoyo a la escoliosis, como la Scoliosis Association UK. Estos grupos son una buena fuente de información y apoyo para las personas con escoliosis.

Ejercicios para la escoliosis torácica pdf

Los cambios degenerativos de las vértebras y los discos que forman la columna vertebral son frecuentes en las personas mayores. Estos cambios pueden estar asociados a la artrosis o a la osteoporosis. En algunas personas, sin embargo, estos cambios también pueden dar lugar a una curvatura lateral de la columna vertebral.

Más Información
Ejercicio de reprogramación para flexores de cadera

La escoliosis degenerativa es una curvatura lateral de la columna vertebral de 10 grados o más que se desarrolla en un adulto como resultado de la degeneración de la columna vertebral (artrosis de la columna vertebral, también conocida como espondilosis).

Se desconocen las causas exactas de la escoliosis degenerativa o de la osteoartritis vertebral asociada, pero la afección se ve claramente agravada por el desgaste diario, los microtraumatismos y las actividades repetitivas que sacuden la columna vertebral, como el uso de un martillo neumático. Con menor frecuencia, está causada por una caída u otro traumatismo.

Para entender cómo se produce este proceso, es útil pensar en la columna vertebral como una serie de bloques óseos, las vértebras, que están conectadas por articulaciones facetarias que permiten el movimiento de la columna. Los discos se sitúan entre las vértebras y proporcionan amortiguación y protección. La médula espinal discurre por el canal raquídeo, un conducto creado por las vértebras.