Ejercicios seguros para la hernia discal lumbar

La mayoría de las personas experimentan algún dolor de espalda a lo largo de su vida. Independientemente de su sexo o de si pasa la jornada laboral de pie o sentado, puede sufrir un dolor de espalda agudo o crónico que afecte a su vida diaria. La mayoría de la gente utiliza analgésicos para controlar los síntomas, mientras que otros recurren a compresas calientes y frías. Ambos enfoques pueden ser eficaces, pero no son la única respuesta. El ejercicio puede ser una de las formas más eficaces de reducir el dolor y prevenir futuras recidivas del problema. Conozca algunos de los tipos más comunes de dolor de espalda y los ejercicios que puede hacer para encontrar alivio.

El ejercicio puede ser la primera línea de tratamiento y prevención del dolor de espalda. Una vez que haya discutido la causa del dolor de espalda con su médico, puede explorar diferentes opciones de ejercicio para encontrar alivio.

El ejercicio puede ser una opción activa y saludable para controlar el dolor de espalda, pero algunos ejercicios pueden agravar el problema. A continuación se indican algunos ejercicios típicos que conviene evitar mientras se trata el dolor de espalda.

¿Se puede seguir entrenando con una hernia discal?

Aunque algunas personas piensen que deben dejar de hacer ejercicio si tienen una hernia discal, no es así. Se recomienda hacer ejercicio a las personas con una lesión discal con el objetivo principal de fortalecer los músculos de la espalda para sostener la columna vertebral.

¿Qué ayuda a aliviar el dolor lumbar provocado por una hernia discal en casa?

En caso de hernia discal leve, alivie la inflamación para disminuir el dolor. Por ejemplo, aplicar una almohadilla térmica o una bolsa de hielo en la zona afectada puede ser una buena forma de aliviar temporalmente el dolor y reducir la inflamación. Tómese 10-15 minutos dos veces al día para tumbarse boca abajo con una o dos almohadas debajo de las caderas.

Más Información
Ejercicios para mantener tu espalda sana y sin dolor

¿Qué actividades deben evitarse con una hernia discal?

Omita los movimientos que impliquen una carga axial significativa en la zona lumbar, como las sentadillas y las prensas de piernas. Evita los toques con los dedos de los pies, los abdominales y las posturas de yoga que empeoran el dolor y provocan una flexión importante de la espalda.

Entrenamiento de cuerpo entero con hernia discal

El dolor de hernia discal en la zona lumbar puede ir desde un dolor leve hasta un dolor similar a una descarga que se irradia a la pierna. Aunque la mayoría de las hernias discales mejoran gradualmente al cabo de unas semanas, muchas actividades habituales pueden inflamar y agravar el dolor. He aquí algunas actividades que deben evitarse.

Alamin TF, Agarwal V, Zagel A, Qeli A. Efecto de la posición de pie frente a variantes de la posición sentada sobre la angulación y el espaciado intersegmentarios lumbares: estudio radiográfico de 20 sujetos asintomáticos. J Spine Surg. 2018;4(3):509-515. doi:10.21037/jss.2018.08.03

Entre agacharse para recoger la ropa, llevar una cesta pesada y alcanzar varios artículos, lavar la ropa ejerce mucha presión sobre la parte inferior de la espalda. Si es posible, pide a un amigo o familiar que te ayude a realizar esta tarea hasta que tu espalda se sienta mejor. Muchas tintorerías ofrecen también un servicio regular de lavandería.

El movimiento repetitivo hacia delante y hacia atrás que se suele utilizar para aspirar el suelo puede irritar la hernia discal. En lugar de extender el brazo y doblar la espalda, mantenga la espalda recta y pase la aspiradora por el suelo. Piense que son sus piernas las que hacen el trabajo en lugar de sus brazos. Otra opción sería comprar un robot aspirador para que haga el trabajo por usted. Con este dispositivo, puede configurarlo y olvidarse de él.

Ejercicios hernia discal lumbar pdf

Si se pregunta cómo curar una hernia discal rápidamente, es probable que la respuesta esté en algunos ejercicios específicos. Si bien es cierto que a veces una hernia discal puede resolverse por sí sola, no siempre es así. Muchos de nosotros tratamos de luchar contra el dolor hasta que llegamos a un punto en el que nos damos cuenta de que tenemos que hacer algo para mejorar.

Más Información
Ejercicios basados en pilates para evitar el prolapso genital

Una hernia de disco es quizás la suposición más común cuando alguien menciona que están teniendo síntomas de ciática. Cuando estos síntomas surgen de un problema de disco, esto se conoce comúnmente como radiculopatía. La buena noticia es que muchas de estas personas que desarrollan dolor y debilidad por una hernia discal mejorarán con el tiempo con cuidados conservadores, como la fisioterapia. (1)

Un disco intervertebral es un cartílago acolchado situado entre dos vértebras. Su función principal es proteger la médula espinal y los nervios raquídeos cuando salen y se dirigen a los brazos y las piernas. Los discos deben ser flexibles y adaptables para permitir la movilidad y estabilidad de la columna lumbar. Por lo general, el disco se divide en dos regiones diferentes: el material externo del disco y la capa interna. La capa externa se conoce como anillo fibroso y está formada por fibras de colágeno, que ayudan a proporcionar estructura y soporte al disco. La capa interna se conoce como núcleo pulposo y es más bien una estructura gelatinosa hidratada. Generalmente, cuando pensamos en una hernia discal, la capa externa puede sufrir un desgarro y la parte interna gelatinosa puede “filtrarse” y eso es lo que se ve en una resonancia magnética como una hernia discal.

Hernia discal ejercicios nhs

Cuando la parte blanda situada entre los huesos de la columna vertebral presiona los nervios que rodean la columna vertebral, se habla de hernia discal. La palabra “herniarse” significa abultarse o sobresalir. A veces, este problema se denomina rotura discal.

Más Información
Sistema inmunológico y ejercicio físico

Las hernias discales son más frecuentes en la columna lumbar, la parte de la columna vertebral situada entre la parte inferior de las costillas y las caderas. Los discos son “cojines” blandos entre los huesos de la columna vertebral. La imagen 1 muestra parte de la columna vertebral. La columna vertebral sostiene el cuerpo. También protege la médula espinal y los nervios. Los discos de la columna vertebral te permiten mover la columna.

Con la edad, los discos se vuelven más planos y menos amortiguadores. Si un disco se debilita demasiado, la parte externa puede romperse. La parte interna del disco empuja a través del desgarro y presiona los nervios que tiene al lado. La imagen 2 muestra el aspecto de un disco que empuja a través del desgarro y presiona un nervio. Las hernias discales son más frecuentes entre los 30 y los 40 años.

Cuando parte de un disco presiona un nervio, puede causar dolor en la espalda y las piernas. La localización del dolor depende del disco que esté debilitado. La intensidad del dolor depende de la parte del disco que presione el nervio. En la mayoría de las personas con hernia discal, el dolor se extiende por las nalgas y desciende por la parte posterior de un muslo hasta la pantorrilla. Algunas personas tienen dolor en ambas piernas. Algunas personas sienten entumecimiento u hormigueo en las piernas o los pies.