Hiperlordosis lumbar

La cifosis es un trastorno de la columna vertebral en el que una curvatura excesiva de la columna da lugar a un redondeo anormal de la parte superior de la espalda. A veces se conoce como “espalda redonda” o, en el caso de una curvatura grave, como “joroba”. La cifosis puede aparecer a cualquier edad, pero es frecuente en la adolescencia.

En la mayoría de los casos, la cifosis causa pocos problemas y no requiere tratamiento. Ocasionalmente, el paciente puede necesitar llevar un corsé ortopédico o hacer ejercicios para mejorar su postura y fortalecer la columna vertebral. Sin embargo, en casos graves, la cifosis puede ser dolorosa, causar una deformidad importante de la columna y provocar problemas respiratorios. Los pacientes con cifosis grave pueden necesitar cirugía para reducir la curvatura excesiva de la columna y mejorar sus síntomas.

Esta curvatura natural de la columna vertebral es importante para el equilibrio y nos ayuda a mantenernos erguidos. Si alguna de las curvas se hace demasiado grande o demasiado pequeña, resulta difícil mantenerse erguido y nuestra postura parece anormal.

Vértebras. La columna vertebral suele estar formada por 24 pequeños huesos de forma rectangular, llamados vértebras, que se apilan unos sobre otros. Estos huesos crean las curvas naturales de la espalda y se conectan para crear un canal que protege la médula espinal.

¿Cómo se arregla la cifosis dorsal?

Para tratar la cifosis suele utilizarse una técnica denominada fusión vertebral. Consiste en unir las vértebras responsables de la curvatura de la columna. Durante la operación se hace una incisión en la espalda.

¿Cómo puedo mejorar mi cifosis lumbar?

El ejercicio, combinado con una buena postura y cuidados quiroprácticos, puede ayudar a mejorar su espalda superior redondeada. Una revisión de 2019 de estudios sobre los efectos del ejercicio en la cifosis sugirió que el ejercicio puede tener efectos positivos en el ángulo de la cifosis torácica.

Más Información
¿Qué es la movilización del sistema nervioso o ejercicios neurodinámicos?

¿Qué ejercicio es mejor para la columna lumbar?

Caminar es bueno para la lumbalgia porque es un ejercicio de bajo impacto que ofrece los beneficios de la actividad física regular sin agravar los músculos y tendones de la zona lumbar. Utiliza y estira los músculos de la espalda, es suave para las articulaciones y puede reducir la pérdida ósea y muscular.

Lordosis lumbar alemana

Los objetivos del método de Lyon son la mejora de la motivación con ortesis, la educación del paciente, incluida la concienciación de los defectos posturales, y el aumento de la amplitud de movimiento, el control neuromuscular de la columna vertebral, la coordinación, la estabilización del tronco, la fuerza muscular, la respiración y la ergonomía.El protocolo de tratamiento de la escoliosis del método de Lyon depende de la edad del paciente. Los pacientes juveniles (menores de 15 a 17 años) no realizan estiramientos. Los pacientes adolescentes completan todo el programa. En el caso de los pacientes adultos, la atención se centra en la reducción del dolor y la protección discal.Sistema de clasificaciónEl sistema de clasificación utilizado para la fisioterapia y para la ortesis son las clasificaciones de Ponseti y de Lenke, respectivamente.Principios del método de LyonEl método de Lyon para el tratamiento de la escoliosis consta de cinco etapas:

Etapa I: Enfoque de Lyon para la evaluaciónEl enfoque de Lyon considera tres factores para determinar el régimen de terapia a seguir: la edad del paciente, el desequilibrio postural y el ángulo de Cobb.Etapa II: Conciencia de la deformidad del troncoEl enfoque de Lyon utiliza la visualización con espejos y vídeo para ayudar a la corrección de la curva (Fig. 3).Fig. 3Paciente con escoliosis que desarrolla autoconciencia de los defectos posturales con la ayuda de una grabadora de vídeo y retroalimentación de vídeo en tiempo realImagen a tamaño completo

Más Información
¿Qué ejercicios y rutinas puedo hacer para fortalecer el cuello y aliviar el dolor de la zona lumbar?

Cómo corregir la lordosis lumbar

Estás aquí: Inicio ” Artículos ” Ejercicios para la osteoporosis ” Ejercicios para evitar la cifosisEn este blog, identifico los ejercicios para evitar la cifosis y por qué una postura cifótica podría provocar problemas de salud. Más adelante en la lección demuestro una serie de ejercicios que fortalecerán los músculos que sostienen tu postura.

Si tienes osteoporosis, osteopenia o baja densidad ósea, debes evitar los ejercicios y movimientos que te pongan en flexión, ya que estos movimientos aumentan las probabilidades de sufrir fracturas vertebrales por compresión.

Describo cada uno de estos ejercicios de cifosis a evitar en mi libro, Ejercicio para mejorar los huesos. He escrito un artículo detallado en mi blog sobre las Contraindicaciones de los Ejercicios para la Osteoporosis (comúnmente conocidos como ejercicios para la cifosis a evitar o ejercicios para la osteoporosis a evitar).

En Ejercicio para mejorar los huesos, le muestro cómo modificar muchas de sus actividades de la vida diaria y hacerlas más seguras para sus huesos. También describo una amplia gama de ejercicios para fortalecer la postura. Estos son ideales para alguien que quiere ejercicios para la cifosis. Algunos de los ejercicios incluyen:

Ejercicios de hiperlordosis

La cifosis es una curvatura anormal de la columna vertebral que provoca el redondeo de la parte superior de la espalda o joroba. La parte torácica de la columna vertebral tiene normalmente una curvatura en forma de “C”, pero una curvatura excesiva de la columna hacia delante conduce a la cifosis. En los adultos, la cifosis puede desarrollarse como resultado de enfermedades degenerativas como la artritis, la degeneración discal, las fracturas osteoporóticas, las lesiones traumáticas y el deslizamiento del disco vertebral. La cifosis suele afectar a la columna torácica, pero también puede afectar a las partes cervical y lumbar.

Más Información
Pilates en el primer trimestre de embarazo: Ejercicios: posturas y recomendaciones terapéuticas

Los síntomas de la cifosis del adulto pueden variar en función de la gravedad, desde un cambio menor en la forma o el aspecto de la espalda hasta problemas nerviosos más graves y dolor de espalda de larga duración. Puede haber debilidad en las piernas debido a la presión ejercida sobre la médula espinal y el nervio por la curvatura de la columna. También puede aparecer dificultad para respirar debido a la presión ejercida sobre los pulmones.

El médico le hará una breve historia clínica que incluirá los antecedentes familiares, los síntomas actuales y los antecedentes médicos (si se ha sometido a cirugía de la columna en el pasado), y le realizará una exploración física minuciosa para evaluar el movimiento de la columna, la fuerza de los músculos y la sensibilidad, con el fin de establecer un diagnóstico adecuado y descartar otras afecciones similares. Se realizarán algunas pruebas diagnósticas como radiografías, resonancia magnética y tomografía computarizada para ver la estructura de la columna vertebral y medir la curvatura. La resonancia magnética y la tomografía computarizada ayudan a identificar anomalías en los nervios y la médula espinal.