Envejecer bien

El buen humor, los alimentos sanos en el plato y el optimismo en el corazón le ayudan a sentirse bien hoy. Pero ¿sabía que cultivar estos factores también podría ayudarle a evitar o incluso a invertir la fragilidad, la pérdida de fuerza, velocidad y energía que puede mermar la independencia de una persona a medida que envejece?

Se calcula que entre el 7 y el 12% de los estadounidenses mayores de 65 años se consideran frágiles. El riesgo aumenta con la edad: de una de cada 25 personas de 65 a 74 años a una de cada cuatro mayores de 84 años. Esto es preocupante, porque la fragilidad aumenta el riesgo de infecciones, enfermedades que deben tratarse en el hospital, caídas e incluso discapacidades. En un estudio sobre 594 ancianos, los investigadores del Johns Hopkins han descubierto que la fragilidad duplica el riesgo de complicaciones quirúrgicas, alarga las estancias hospitalarias y multiplica por veinte las probabilidades de dejar atrás la independencia (y trasladarse a una residencia de ancianos o a un centro de vida asistida) tras una intervención quirúrgica.

Una investigación pionera en el Johns Hopkins está ayudando a los médicos y a sus pacientes a detectar antes la fragilidad para mejorar los resultados de salud. “Si comprendemos los procesos biomédicos subyacentes que generan la fragilidad, podremos desarrollar mejores intervenciones, desde medicamentos hasta cambios en el estilo de vida”, dice el Dr. Samuel Durso, director de medicina geriátrica y gerontología del Johns Hopkins. “Y, afortunadamente, la investigación ya muestra que algunas medidas de estilo de vida pueden ayudar”.

¿Cómo mantenerse fuerte en la vejez?

Mantente activo la mayoría de los días de la semana. “Una de las causas de la fragilidad es la pérdida de masa muscular relacionada con la edad”, explica Durso. Las investigaciones sugieren que actividades como caminar y ejercicios sencillos de fortalecimiento muscular mejoran la fuerza y reducen la debilidad, incluso en adultos muy mayores y frágiles. Todo ayuda, a cualquier edad.

Más Información
¿Por qué es tan vulnerable el suelo pélvico en el embarazo y por qué lo puedo lesionar si no lo cuido? 5 causas que lo pueden dañar durante el embarazo

¿Se puede recuperar la flexibilidad después de los 70?

¡PUEDES recuperar tu flexibilidad a CUALQUIER edad!

Al mejorar tu flexibilidad, no sólo estarás mejorando el rango de movimiento en cada una de tus articulaciones, sino que te vas a encontrar moviéndote con mayor facilidad.

¿Puede una persona de 70 años hacerse más fuerte?

Por mucho que se esfuercen en combatirlo, todos los adultos mayores experimentan algún nivel de pérdida muscular. El proceso de envejecimiento compromete la capacidad de las células musculares para reparar los daños sufridos, lo que significa que el cuerpo humano pierde células musculares a medida que envejece. Sin embargo, las personas mayores que se esfuerzan pueden aumentar su fuerza.

Recuperar la flexibilidad después de los 50

Llevar un estilo de vida activo es una buena idea para todos, ya que incluso pequeños niveles de ejercicio y actividad contribuyen enormemente a la salud física y mental en general. Aunque todos sabemos que 30 minutos de ejercicio cinco días a la semana son importantes para mantener un estilo de vida saludable, las investigaciones nos dicen que los adultos mayores de 65 años son el grupo de edad más sedentario, y que muchos pasan 10 horas o más al día sentados o tumbados.

Para quienes no han hecho mucho ejercicio a lo largo de su vida, puede ser difícil saber por dónde empezar. Para facilitarle las cosas, hemos recopilado algunos consejos y directrices sobre buenos ejercicios que pueden probar las personas mayores.

Caminar tiene una serie de fantásticos beneficios para la salud, incluso un paseo por el parque o una caminata a las tiendas locales son buenos para usted. Puede ayudar a mantener sano el corazón, fortalecer los huesos y hacer maravillas para el bienestar mental.

Más Información
Esterilidad sin causa aparente

Comer sano es importante para todos, independientemente de la etapa de la vida en la que nos encontremos, pero si nos aseguramos de ingerir alimentos nutritivos en abundancia a lo largo de nuestra vida, nos mantendremos activos y sanos durante más tiempo.

Ágil aunque antigua

Hace un par de años escribí sobre cómo intento mantenerme activo, pero ya no me siento tan ágil ni tan flexible como antes. Me di cuenta al entrar y salir del coche. Me sentía, digamos, torpe y no demasiado elegante.

Me alegra decir que las cosas han mejorado. Sé que es porque trabajo con el entrenador de fuerza Andy Wight de forma regular. De hecho, esta mañana he estado en su gimnasio a primera hora, fortaleciendo no sólo mi cuerpo, sino también mi estado de ánimo en este día triste y lluvioso.

“El ejercicio ofrece tantos beneficios relacionados con la energía, el estado de ánimo, la resistencia, el sueño, el humor, el peso y la socialización”, dice Mike Moras, fisioterapeuta de Back in Motion Physical Therapy. “Son beneficios importantes a lo largo de la vida para todo el mundo, desde los 20 hasta los 90 años”.

Cuando se tienen 20, 30 y 40 años se tiende a estar en la mejor forma de la vida y lo más sano que se va a estar. Puede resultar atractivo realizar actividades individuales como correr o montar en bicicleta, pero puede ser aún más atractivo unirse a una organización como Casco Bay Sports y participar en cualquiera de los deportes de grupo que ofrecen.

Consejos para mantenerte ágil en la tercera edad 2021

Todo el mundo se siente cansado de vez en cuando. Pero, tras una buena noche de sueño, la mayoría de la gente se siente renovada y preparada para afrontar un nuevo día. Si, como Liang, sigues sintiéndote cansado durante semanas, es hora de que consultes a tu médico. Él podrá ayudarte a averiguar la causa de tu cansancio. De hecho, el médico puede incluso sugerirte que seas más activo, ya que el ejercicio puede reducir la fatiga y mejorar la calidad de vida.

Más Información
Importancia de la nutrición en los dolores de cabeza

A veces, la fatiga puede ser el primer signo de que algo va mal en el organismo. Por ejemplo, las personas con artritis reumatoide, una enfermedad dolorosa que afecta a las articulaciones, suelen quejarse de fatiga. Las personas con cáncer pueden sentirse fatigadas por la enfermedad, los tratamientos o ambas cosas.

¿Tiene miedo al futuro? ¿Le preocupa su salud y quién cuidará de usted? ¿Tiene miedo de que ya no le necesiten? Estas tensiones emocionales pueden afectar a su energía. La fatiga puede estar relacionada con muchas afecciones:

No dormir lo suficiente también puede contribuir a la fatiga. La actividad física regular puede mejorar el sueño. También puede ayudar a reducir los sentimientos de depresión y estrés, al tiempo que mejora su estado de ánimo y el bienestar general. El yoga, la meditación o la terapia cognitivo-conductual también podrían ayudarle a descansar más. Hable con su médico si su bienestar mental está afectando a su sueño o le produce cansancio.