Perforación del líquido linfático

La linfa (del latín, lympha, que significa “agua”)[1] es el líquido que circula por el sistema linfático, un sistema compuesto por vasos linfáticos (canales) y ganglios linfáticos intermedios cuya función, al igual que el sistema venoso, es devolver el líquido de los tejidos para que vuelva a circular. En el origen del proceso de retorno del líquido, el líquido intersticial -el líquido que se encuentra entre las células de todos los tejidos corporales[2]- entra en los capilares linfáticos. A continuación, este líquido linfático es transportado por vasos linfáticos progresivamente mayores a través de los ganglios linfáticos, donde los linfocitos tisulares eliminan sustancias y los linfocitos circulantes se añaden al líquido, antes de vaciarse finalmente en la vena subclavia derecha o izquierda, donde se mezcla con la sangre venosa central.

Dado que procede del líquido intersticial, con el que la sangre y las células circundantes intercambian continuamente sustancias, la linfa experimenta cambios continuos en su composición. En general, es similar al plasma sanguíneo, que es el componente fluido de la sangre. La linfa devuelve las proteínas y el exceso de líquido intersticial al torrente sanguíneo. La linfa también transporta grasas desde el sistema digestivo (empezando en los lacteales) a la sangre a través de los quilomicrones.

Cara de líquido linfático

Los ganglios linfáticos (o glándulas linfáticas) son pequeñas masas de tejido que contienen glóbulos blancos, que combaten las infecciones. Forman parte del sistema inmunitario del organismo y filtran el líquido linfático, compuesto por fluidos y productos de desecho de los tejidos corporales. Ayudan a combatir las infecciones y también desempeñan un papel importante en el diagnóstico y tratamiento del cáncer y en las probabilidades de recuperación o recidiva.

Más Información
Cuidados posturales en cama para pacientes con ACV

El líquido linfático es transportado a los ganglios linfáticos por los vasos linfáticos. Los ganglios linfáticos filtran las sustancias nocivas y los productos de desecho. También contienen células inmunitarias llamadas linfocitos que destruyen las células cancerosas y las bacterias.

La inflamación de los ganglios linfáticos rara vez es un signo de cáncer. Los ganglios linfáticos pueden hincharse debido a una infección o inflamación. Los ganglios linfáticos inflamados pueden estar en el cuello, debajo del brazo o en cualquier otro lugar donde haya ganglios linfáticos. Pueden inflamarse hasta varios centímetros y permanecer inflamados durante semanas después de que la infección haya desaparecido.

A-Z DE LA PIEL Linfoma cutáneo primario de células B VOLVER A LA BÚSQUEDA A-Z ¿Qué es? También conocido como … Linfoma cutáneo de células B ¿Qué es el linfoma cutáneo primario de células B? Los tumores de los ganglios linfáticos y del sistema linfático se denominan “linfomas”.

Herida por líquido linfático

El linfedema está causado por un problema en el sistema linfático. Se trata de una red de vasos y glándulas distribuidos por todo el cuerpo. Sus principales funciones son ayudar a combatir las infecciones y drenar el exceso de líquido de los tejidos.

Más Información
Sufro de trocanteritis derecha hace años ¿Qué infusiones puedo tomar?

Si el linfedema está causado por un desarrollo anormal del sistema linfático (una red de canales y glándulas distribuidos por todo el cuerpo que eliminan las bacterias y partículas no deseadas del organismo), los síntomas pueden desarrollarse a cualquier edad, pero lo más habitual es que comiencen durante la infancia, la adolescencia o los primeros años de la edad adulta.

Si el linfedema se debe a una lesión del sistema linfático, los síntomas pueden aparecer en cualquier momento. Por ejemplo, si el sistema linfático está dañado debido a un tratamiento contra el cáncer de mama, es posible que el linfedema no aparezca hasta pasados varios meses o incluso años.

Si corre el riesgo de desarrollar linfedema porque ha recibido tratamiento contra el cáncer, es posible que se le ofrezca una evaluación de la enfermedad como parte del plan de cuidados posteriores al tratamiento. Hable con su médico o enfermera especializada si tiene alguna duda.

Recogida de líquido linfático

El sistema linfático forma parte del sistema inmunitario. Mantiene equilibrados los niveles de líquidos corporales y defiende al organismo de las infecciones. Los vasos linfáticos, tejidos, órganos y glándulas trabajan juntos para drenar un líquido acuoso llamado linfa de todo el cuerpo.

Más Información
¿Cómo relajar el deltoides con vendaje neuromuscular?

linfa(LIMF) líquido de los tejidos corporales y devolverlo a la sangre. La linfa contiene glóbulos blancos llamados linfocitos y quilo, que está formado por grasas y proteínas procedentes de los intestinos.

Esto es importante porque siempre hay fugas de agua, proteínas y otras sustancias de los diminutos capilares sanguíneos a los tejidos corporales que los rodean. Si el sistema linfático no lo drenara, este líquido sobrante se acumularía en los tejidos y los hincharía.

La mayoría de los ganglios linfáticos están agrupados en el cuello, las axilas y la ingle. También se encuentran a lo largo de las vías linfáticas del tórax, el abdomen y la pelvis, donde filtran la sangre. Dentro de los ganglios linfáticos, las células T y otro tipo de linfocitos, las células B, ayudan al organismo a combatir las infecciones. Los linfocitos B fabrican anticuerpos, unas proteínas especiales que impiden que las infecciones se propaguen al atrapar los gérmenes causantes de enfermedades y destruirlos.