Tratamiento nutricional de la obstrucción del intestino delgado

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) no está causada, ni puede curarse, por lo que se come. Sin embargo, médicos y dietistas coinciden en que los alimentos pueden desempeñar algún papel en el proceso inflamatorio subyacente que causa los síntomas de la EII.

Ciertos alimentos pueden agravar los síntomas, mientras que otros pueden calmarlos y favorecer la curación. Por lo tanto, prestar atención a lo que se come y a cómo responde el cuerpo a los distintos alimentos es un componente importante de un plan de tratamiento total de la EII.

Los pacientes deben consultar a un médico o dietista para elaborar una dieta equilibrada personalizada en función de la enfermedad que padezcan (enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa), la localización y el alcance de la enfermedad, y si la enfermedad está activa o en remisión.

Las recomendaciones dietéticas que aquí se exponen sólo pretenden ofrecer unas pautas muy generales. No existe un único plan de alimentación que funcione para todas las personas con EII y se recomienda una colaboración continua con un dietista titulado o con su médico.

Incluso cuando los síntomas estén inactivos, es muy importante seguir una dieta equilibrada y muy variada. Los medicamentos para la EII tienden a ser más eficaces en personas bien alimentadas, así que intente incluir lo siguiente en su dieta todos los días:

¿Cuáles son las pautas dietéticas para la obstrucción del intestino delgado?

Intenta hacer 6-7 comidas pequeñas o tentempiés repartidos a lo largo del día. o Corta los alimentos en trozos pequeños. o Mastica bien los alimentos y come despacio. Qué comer a lo largo del día o Seguir una dieta baja en fibra o una dieta líquida. o Evitar cualquier alimento duro o fibroso (apio, carnes duras).

Más Información
¿Qué tobillera es más adecuada para la tendinitis del tendón de Aquiles en la inserción con el calcáreo?

¿Qué alimentos debe evitar si tiene una obstrucción del intestino delgado?

Evite las verduras que suelen provocar gases (brécol, coliflor, remolacha, col, coles de Bruselas, lechuga, espinacas, zanahorias, chirivías, nabos, pepinos, calabacines, cebollas, guisantes verdes, rábanos, maíz). Evite las frutas que suelen provocar gases (plátanos, manzanas, uvas, pasas, ciruelas pasas, melones).

¿Qué dieta debe seguir después de una operación de obstrucción del intestino delgado?

Evitar que sea masticable o crujiente

Unos días después, puedes empezar a comer alimentos de verdad. Es posible que su médico le diga que empiece con alimentos blandos, como verduras cocidas, plátanos, aguacates, puré de patatas y proteínas tiernas. Los intestinos pueden estar hinchados después de la operación y estos alimentos los atravesarán más fácilmente.

Dieta para el síndrome del intestino corto nhs

Las personas con síndrome de intestino corto no pueden absorber suficiente agua, vitaminas, minerales, proteínas, grasas, calorías y otros nutrientes de los alimentos. Los nutrientes que el intestino delgado tiene problemas para absorber dependen de la sección del intestino delgado que haya sido dañada o extirpada.

El intestino delgado es el órgano en forma de tubo situado entre el estómago y el intestino grueso. La mayor parte de la digestión de los alimentos y de la absorción de nutrientes tiene lugar en el intestino delgado. El intestino delgado mide unos 6 metros de largo e incluye el duodeno, el yeyuno y el íleon:

El intestino grueso mide unos 1,5 metros de largo en los adultos y absorbe el agua y los nutrientes restantes de los alimentos parcialmente digeridos procedentes del intestino delgado. A continuación, el intestino grueso transforma los desechos líquidos en una materia sólida llamada heces.

Más Información
Me sacaron un pedazo de menisco en la rodilla: me duele mucho: no puedo caminar ni correr: ¿Qué puedo hacer?

Algunos niños nacen con un intestino delgado anormalmente corto o sin parte del intestino, lo que puede causar el síndrome del intestino corto. En los lactantes, el síndrome del intestino corto suele aparecer tras una intervención quirúrgica para tratar una enterocolitis necrosante, una enfermedad en la que se destruye parte del tejido intestinal.1

Deficiencia vitamínica más común en el síndrome del intestino corto

Si tiene una masa en el intestino delgado o grueso, o éste es más estrecho de lo normal, puede correr el riesgo de sufrir una obstrucción. Es posible que ya haya sido hospitalizado por una obstrucción (cuando no puede abrir el intestino).

La fibra también hace que nuestras heces formen un “bulto” y las hace sólidas. En caso de riesgo de obstrucción intestinal, es mejor evitar las heces demasiado sólidas. Por eso se recomienda seguir una dieta baja en fibra.

Dependiendo de su situación, puede que necesite hacer más cambios que otras personas. Este folleto está dividido en 4 pasos. Le resultará útil leer detenidamente la información proporcionada para comprender lo que debe hacer. También puede resultarle útil anotar cualquier pregunta que tenga sobre la dieta. Si no está seguro de lo que debe hacer, consulte siempre a su dietista.

Con esta dieta tendrá que comer de forma muy diferente. Es importante no comer ni beber grandes cantidades de alimentos o líquidos de una sola vez. Puede resultarle difícil cambiar el hábito de “3 comidas al día”. Si tiene riesgo de obstrucción intestinal, comer y beber “poco y a menudo” le ayudará a aliviar los síntomas.

Más Información
Estiramientos simétricos y asimétricos

Dieta para el síndrome del intestino corto pdf

El síndrome del intestino corto se produce cuando a los pacientes se les extirpan grandes porciones del intestino delgado. El síndrome del intestino corto es la causa más común de insuficiencia intestinal, una afección en la que los pacientes no tienen suficiente masa intestinal funcional necesaria para una absorción adecuada que satisfaga las necesidades de líquidos y nutrientes. Diversos trastornos pueden provocar síndrome de intestino corto, como enfermedades inflamatorias intestinales (enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa), trombosis vascular mesentérica, obstrucción intestinal recurrente, tumores y traumatismos. Algunos pacientes con síndrome de intestino corto pueden optar a un trasplante intestinal.

Lo que elija comer y beber es importante para mejorar los síntomas del síndrome del intestino corto, mejorar la absorción de nutrientes y prevenir la deshidratación. Unas sencillas pautas pueden suponer una gran diferencia en su salud. Antes de leer este artículo, tenga en cuenta que se trata de directrices generales. Cada paciente con síndrome del intestino corto tiene unas necesidades dietéticas únicas. Consulte tanto a su médico como a un nutricionista para obtener orientación específica sobre qué alimentos puede tolerar exactamente y cómo planificar las comidas con estos alimentos.