Síntomas de la artropatía facetaria lumbar

Aunque actualmente no existe ningún tratamiento probado para detener o ralentizar la progresión de la artrosis en la columna vertebral, sí hay tratamientos para aliviar el dolor y otros síntomas asociados, y para la mayoría de las personas la afección no llegará a ser debilitante. Algunos pacientes con artrosis tienen un dolor mínimo o nulo y puede que no necesiten tratamiento.

La mayoría de los planes de tratamiento de la artrosis se centran en controlar el dolor y mejorar la capacidad funcional del paciente. Normalmente se utilizan medicamentos para reducir la inflamación, lo que a su vez reduce el dolor y la rigidez. Sólo en los casos más graves será necesaria la cirugía para tratar el dolor y la discapacidad provocados por la artrosis.

Los médicos suelen referirse a la artrosis de la columna vertebral como artritis espinal, enfermedad articular degenerativa o artritis de las articulaciones facetarias. La artritis espinal es relativamente frecuente y es más probable que aparezca en personas mayores de cincuenta años. Representa un proceso degenerativo continuo en la columna vertebral y puede estar asociada a otras afecciones degenerativas de la columna vertebral. En particular, la artrosis está asociada a los discos degenerativos de la columna vertebral.

¿Puede la artrosis provocar hernias discales?

Causas de la hernia discal

Con el tiempo, un disco intervertebral se desgasta y se degenera, ya que soporta mucha presión. La artritis reumatoide o la artrosis vertebral es una de las consecuencias más comunes de un disco abultado o degenerativo.

¿Cuál es el mejor tratamiento para la artrosis lumbar?

Antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y corticoesteroides (pastillas o inyecciones) para reducir el dolor y la hinchazón. Otros medicamentos dirigidos a síntomas o desencadenantes específicos de la artritis inflamatoria. Fisioterapia para mejorar la fuerza muscular de la espalda y la amplitud de movimiento de la columna vertebral.

Más Información
Anatomía del hombro: Conoce sus huesos: ligamentos: articulaciones y movimientos

¿Cuáles son las 4 fases de la hernia discal?

La hernia discal se divide patológicamente en 4 estadios de hernia del núcleo pulposo: 1) abombamiento, 2) protrusión, 3) extrusión, 4) secuestro.

Hernia discal lumbar

Condiciones comunes que causan dolor de espaldaEl dolor de espalda es un problema común que afecta a personas de todas las edades. Haga clic en una afección específica de dolor de espalda a continuación para obtener más información.Es posible que dude en visitar a un quiropráctico para el dolor de espalda. Pero recuerde, ir a ver a alguien más temprano que tarde puede hacer que sea más fácil de tratar con menos dolor en el largo plazo. A continuación se presentan algunas de las condiciones más comunes que tratamos en The Woodlands que están asociados con el dolor de espalda en curso.

El dolor de espalda puede ser agudo o crónico. Dolor de espalda agudoEl dolor de espalda agudo aparece de repente debido a algo que le ha sucedido, como una lesión, el uso excesivo de un músculo o levantar algo demasiado pesado y forzar la espalda. Este tipo de dolor suele durar entre unos días y unas semanas, y desaparece por sí solo con reposo.Dolor de espalda crónicoEl dolor de espalda crónico, en cambio, es continuo. Si el dolor de espalda no desaparece al cabo de 3 a 6 meses y has intentado descansar, puede tratarse de una afección médica, como artritis espinal, degeneración discal, etc. El dolor causado por estas afecciones puede controlarse mediante tratamientos, incluida la atención quiropráctica.

Más Información
Exploración capsulo:ligamentosa de la rodilla

Enfermedad discal degenerativa

Una hernia discal lumbar L4-L5, es la segunda patología de columna más frecuente después de la hernia discal L5-S1. Hoy, de la mano de nuestros expertos en columna vertebral, te contamos los síntomas de esta patología y sus posibles causas.

Hay casos en los que el dolor de una hernia discal lumbar L4-L5 se extiende a partes del cuerpo en las que habitualmente no aparecerían síntomas, y esto a veces puede causar confusión a la hora de hacer un diagnóstico. Incluimos un análisis de estos casos en este artículo.

En esta sección, le ofrecemos más detalles sobre los síntomas más comunes que suelen asociarse a una hernia discal lumbar en el segmento L4-L5 de la columna vertebral. El síntoma más común es la ciática, y puede afectar básicamente a las raíces nerviosas L4-L5. Hay que tener en cuenta que las características de la ciática varían en función de la raíz nerviosa espinal afectada.

Además de estos síntomas, el paciente también puede sentir dolor en la columna lumbar y debilidad muscular. Hay casos en los que la persona no presenta ningún síntoma y se descubre una hernia discal L4-L5 por casualidad cuando el paciente se somete a una prueba de imagen por resonancia magnética (IRM) por algún otro motivo.

Artropatía facetaria grave l5-s1

Cuando empezó el dolor de espalda de Jessica B., estaba casi segura de que se debía a una lesión de entrenamiento o a distensiones musculares por cargar con su hijo pequeño. Sentía dolores agudos en la zona lumbar sobre todo cuando estaba de pie o tumbada durante periodos prolongados; agacharse para vaciar el lavavajillas o bañar a su hijo se convirtió en algo realmente difícil. Al principio acudió a un quiropráctico e hizo algunas sesiones de fisioterapia, pero al cabo de unos meses el dolor no remitía.

Más Información
¿Estaré haciendo mal los hipopresivos?

No fue hasta que consultó a un traumatólogo -y le hicieron radiografías y resonancias magnéticas- cuando supo su diagnóstico definitivo: artrosis. Estaba sorprendida – “sólo tenía 40 años y no había oído hablar mucho de personas con artritis en la espalda”-, pero también aliviada. En cuanto empezó a tomar un antiinflamatorio no esteroideo (AINE), el dolor mejoró notablemente.

De hecho, el dolor de espalda es una de las dolencias médicas más frecuentes. Se dice que alrededor del 80% de los adultos sufren lumbalgia en algún momento de su vida. La mayoría de los dolores de espalda desaparecen por sí solos en unos pocos días o semanas y no se deben a una enfermedad crónica como la artritis. De hecho, la mayoría de los dolores de espalda agudos (de corta duración) se deben a lesiones musculoesqueléticas, como distensiones musculares o esguinces.