Tratamiento del dolor torácico por hernia de hiato

Una hernia de hiato se refiere a la herniación del contenido intraabdominal a través del hiato esofágico del diafragma. Las teorías sobre la etiología de la hernia de hiato van desde el acortamiento esofágico debido a la exposición progresiva a los ácidos, la debilidad del diafragma crural debida al envejecimiento y el aumento de la presión intraabdominal durante mucho tiempo debido a la obesidad o al levantamiento crónico de peso y los esfuerzos. La prevalencia de la hernia de hiato varía en la literatura entre el 15 y el 20% en las poblaciones occidentales (1-3). Las hernias de hiato pueden clasificarse según la posición de la unión gastroesofágica (UGE) y la extensión del estómago herniado. Una hernia de hiato de tipo I se produce cuando hay una migración intermitente de la unión gastroesofágica hacia el mediastino. A menudo se denominan coloquialmente “hernias de hiato deslizantes”. Las hernias de hiato de tipo I constituyen más del 95% de las hernias de hiato (figura 1) (4). La mayoría de las veces son asintomáticas. Cuando son sintomáticas, los pacientes suelen presentar síntomas de enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) (5).

Las hernias de hiato de tipo II-IV suelen agruparse y denominarse hernias paraesofágicas (HPE) (figura 1). Se calcula que sólo representan el 5-10% de todas las hernias de hiato diagnosticadas (6). Las hernias de hiato de tipo II se producen cuando el fondo del estómago se hernia a través del hiato esofágico. El GEJ permanece normalmente situado por debajo del diafragma. La hernia de hiato de tipo III es una combinación de las hernias de hiato de tipo I y II, en la que tanto la GEJ como el fondo del estómago se hernian a través del hiato esofágico. Una hernia de hiato de tipo IV se produce cuando hay desplazamiento de órganos distintos del estómago hacia el mediastino. Las hernias de tipo II-IV pueden ser asintomáticas o sintomáticas. Se calcula que aproximadamente el 50% de los pacientes con hernias de hiato de tipo II-IV son asintomáticos (7).

Más Información
Diagnóstico de la rotura de fibras o rotura muscular: Cómo saber si la padeces

¿Puede una hernia de hiato provocar falta de aire y dolor torácico?

Una hernia de hiato también puede ejercer una presión indebida sobre el estómago, apretándolo o retorciéndolo. Esta presión puede hacer que el estómago retenga ácido, que puede subir al esófago. Puede aparecer dolor torácico, reflujo gastroesofágico o ardor de estómago, dificultad para tragar o incluso para respirar.

¿Puede la falta de aire estar causada por una hernia de hiato?

Dificultad para respirar: en algunas hernias paraesofágicas muy grandes, el estómago puede presionar el diafragma o comprimir los pulmones, lo que contribuye a una sensación de dificultad para respirar.

¿Por qué causa dolor torácico una hernia de hiato?

Dolor: A veces, una hernia de hiato causa dolor torácico o dolor en la parte superior del abdomen cuando el estómago queda atrapado por encima del diafragma a través del estrecho hiato esofágico. En raras ocasiones, en una hernia de hiato fija se interrumpe el riego sanguíneo a la porción atrapada del estómago, lo que provoca dolor extremo y enfermedad grave.

Dolor torácico por hernia de hiato

Dado que una hernia de hiato es principalmente un problema mecánico, la forma más fácil y mejor de corregirla es… mecánicamente (Fig 3. ). Los médicos intentan corregir este trastorno mediante cirugía, pero los resultados suelen ser pobres. Cortar en esta zona puede debilitar aún más el diafragma provocando el rápido retorno de la hernia. Un método mejor es manipular el estómago y bajar la hernia con la mano, como se muestra en el vídeo siguiente.Nota: Trate de cronometrar el tiempo que su cliente puede contener la respiración antes y después de tirar del estómago hacia abajo. No es raro que los pacientes crónicos de hiato puedan aguantar la respiración un tercio más después de un buen tratamiento. Para obtener un beneficio óptimo, esta rutina de hiato debe hacerse una vez a la semana hasta que la persona esté libre de síntomas. También es una buena idea enseñar a los clientes a realizar este sencillo procedimiento en casa.

Más Información
El autoconocimiento de la Mecánica Respiratoria y el entrenamiento de los músculos respiratorios

Con estas poderosas técnicas MAT aprenderá a aliviar el espasmo muscular protector, restaurar el movimiento en cápsulas articulares adhesivas y promover la curación en ligamentos lesionados. Incluye clientes reales con problemas reales. Ahorre un 25% sólo esta semana. La oferta caduca el 6 de febrero. Haga clic en el botón de abajo para obtener más información y para comprar el curso de horas CE y un certificado de finalización para mostrar en su oficina. BONUS: ¡Pida la versión para estudiar en casa y obtenga acceso al curso electrónico gratis!

Tratamiento de la hernia de hiato de tipo 4

endoscopia. Además, se realizó una búsqueda exhaustiva en Pub Med para extraer referencias a las complicaciones cardiovasculares de la HH. Resultados: 423 pacientes fueron sometidos a RRHH. Con un seguimiento a largo plazo, se observó una

Gharagozloo, F. , Meyer, M. y Poston, R. (2022) Cardiovascular Complications of Large Hiatal Hernias: Expanding the Indications for Robotic Surgical Anatomic and Physiologic Repair: A Review. World Journal of Cardiovascular Surgery, 12, 39-69. doi: 10.4236/wjcs.2022.123005.

Se estima que las hernias de hiato afectan aproximadamente al 20% de la población. La incidencia de HH es del 37% en pacientes con obesidad mórbida, definida por un IMC > 43 kg/m2. Históricamente, el término hernia de hiato gigante se ha utilizado para describir una HH en la que más del 30% del estómago se encuentra por encima del hiato, tal y como se observa en las radiografías de tórax. En la actualidad, el 37% de las HH se definen como “Grandes” o “Gigantes” y suelen diagnosticarse mediante estudios de imagen o se clasifican como tales cuando la HH mide más de 4 cm en la endoscopia [1].

Más Información
Lesiones continuas de isquiotibiales en la misma pierna que es más larga: ¿Qué puedo hacer?

Fisiopatología de la hernia de hiato

Siempre que una parte interna del cuerpo empuja hacia una zona a la que no pertenece, se habla de hernia. El hiato es una abertura en el diafragma, la pared muscular que separa la cavidad torácica del abdomen. Normalmente, el esófago atraviesa el hiato y se une al estómago. En una hernia de hiato, el estómago sobresale hacia el tórax a través de esa abertura. Hay dos tipos principales de hernia de hiato: deslizante y paraesofágica (junto al esófago).

En una hernia de hiato deslizante, el estómago y la sección del esófago que se une al estómago se deslizan hacia el tórax a través del hiato. Es el tipo de hernia más frecuente. Estas hernias de hiato deslizantes son un factor de riesgo de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), y muchos pacientes con hernias de hiato padecen síntomas de ERGE, como ardor de estómago. Las hernias de hiato deslizantes son muy frecuentes y hasta más de 1 de cada 4 adultos tiene una al llegar a los 40 años.

La hernia paraesofágica es menos frecuente pero más preocupante. En muchos pacientes, las hernias paraesofágicas pueden no causar ningún síntoma. Estas hernias paraesofágicas asintomáticas pueden observarse con seguridad y no requieren cirugía. Cuando una hernia paraesofágica empieza a causar síntomas (dolor torácico, dolor abdominal superior, dificultad para tragar), suelen repararse. Las hernias paraesofágicas sintomáticas corren un mayor riesgo de evolucionar hacia la incarceración (el estómago se atasca y se obstruye) o la isquemia (el suministro de sangre al estómago se interrumpe), lo que requiere una intervención quirúrgica urgente.