Hernia discal espinal

Una hernia discal se produce cuando el centro gelatinoso de un disco se rompe a través de una zona débil en la dura pared exterior, de forma similar a cuando se exprime el relleno de un donut de gelatina. Cuando el material del disco toca o comprime un nervio espinal, puede producirse dolor de espalda o piernas, entumecimiento u hormigueo. El tratamiento con reposo, analgésicos, inyecciones en la columna y fisioterapia es el primer paso para la recuperación. La mayoría de las personas mejoran en 6 semanas y vuelven a su actividad normal. Si los síntomas persisten, puede recomendarse la cirugía.

La columna vertebral está formada por 24 huesos móviles llamados vértebras. La sección lumbar de la columna soporta la mayor parte del peso del cuerpo. Hay 5 vértebras lumbares, numeradas de L1 a L5. Las vértebras están separadas por discos acolchados que actúan como amortiguadores y evitan que las vértebras rocen entre sí. El anillo exterior del disco se denomina anillo. Tiene bandas fibrosas que se unen entre los cuerpos de cada vértebra. Cada disco tiene un centro relleno de gel llamado núcleo. En cada nivel discal, un par de nervios espinales salen de la médula espinal y se ramifican hacia el cuerpo. La médula espinal y los nervios espinales actúan como un “teléfono”, permitiendo que los mensajes, o impulsos, viajen de un lado a otro entre el cerebro y el cuerpo para transmitir sensaciones y controlar el movimiento (véase Anatomía de la columna vertebral).

¿Cuáles son los 4 tipos de hernias discales?

Existen cuatro estadios: (1) protrusión discal (2) prolapso discal (3) extrusión discal (4) secuestro discal. Los estadios 1 y 2 se denominan incompletos, mientras que los estadios 3 y 4 son hernias completas. El dolor resultante de la hernia puede combinarse con una radiculopatía, lo que significa déficit neurológico.

Más Información
Cisura de Rolando o surco central

¿Qué es una hernia discal?

Los discos gomosos que se encuentran entre las vértebras de la columna vertebral constan de un centro blando (núcleo) rodeado de un exterior más duro (anillo). Una hernia discal se produce cuando una porción del núcleo empuja a través de una grieta en el anillo. Pueden aparecer síntomas si la hernia comprime un nervio.

¿Cuál es el tipo más frecuente de hernia discal intervertebral?

Los niveles más frecuentes de hernia discal son L4-5 y L5-S1, que representan alrededor del 90% de las hernias sintomáticas. En el nivel L5-S1, los únicos nervios que pueden verse afectados son L5 y los nervios sacros (principalmente S1).

Tratamiento de la hernia discal

Se calcula que la enfermedad del disco intervertebral afecta cada año a alrededor del 5% de la población de los países desarrollados. La mayoría de las personas experimentan una degeneración discal a medida que envejecen; sin embargo, la gravedad de la degeneración y el dolor asociado a ella varían.

La enfermedad del disco intervertebral puede ser hereditaria, pero el patrón de herencia suele ser desconocido. Las personas con un pariente de primer grado (como un padre o un hermano) con enfermedad del disco intervertebral tienen un mayor riesgo de desarrollar el trastorno ellas mismas. Las personas pueden heredar una variación genética que aumente el riesgo de enfermedad del disco intervertebral, pero no heredan la enfermedad en sí. No todas las personas con enfermedad del disco intervertebral tienen una variación genética identificada que aumente el riesgo, y no todas las personas con dicha variación genética desarrollarán el trastorno.

Más Información
¿Cómo puedo fortalecer musculatura para levantarme de un asiento bajo sin forzar las rodillas?

Ejercicios para hernias discales

Los discos intervertebrales son almohadillas gomosas situadas entre los huesos segmentarios de la columna vertebral (vértebras). Actúan como amortiguadores y proporcionan la flexibilidad normal de la columna vertebral. La ubicación normal de cada disco es directamente adyacente a los nervios espinales.

Una hernia discal (a veces denominada “hernia discal”) se produce cuando una parte de un disco vertebral se abomba o se rompe y se sale de su sitio, comprimiendo un nervio espinal. Esto puede causar dolor de piernas, debilidad de piernas, entumecimiento de piernas, síndrome de cauda equina y/o lumbalgia.

A diferencia de otras partes del cuerpo, los discos lumbares empiezan a deteriorarse (degenerarse) a una edad temprana. Muchos pacientes de veinte años presentan degeneración discal en radiografías o resonancias magnéticas y prácticamente el 100% de las personas mayores tienen múltiples discos degenerados.

A medida que los discos se degeneran, pierden su contenido de agua y elasticidad, y la pared de contención que rodea al disco (anillo) empieza a fisurarse o desgarrarse. Los fragmentos del disco deteriorado pueden entonces sobresalir (herniarse) a través del anillo con fugas. A medida que el disco se degenera, puede aparecer dolor lumbar. Si los fragmentos de disco herniado comprimen un nervio espinal, puede producirse dolor en las piernas, debilidad y/o entumecimiento.

Hernia discal de cuello

La mayoría de las hernias discales se producen en la parte inferior de la columna lumbar, especialmente entre la cuarta y quinta vértebras lumbares y entre la quinta vértebra lumbar y la primera vértebra sacra (los niveles L4-5 y L5-S1).

La discopatía lumbar está causada por un cambio en la estructura del disco normal. La mayoría de las veces, la discopatía se produce como resultado del envejecimiento y de la descomposición normal que se produce dentro del disco. A veces, una lesión grave puede provocar la hernia de un disco normal. Una lesión también puede hacer que un disco ya herniado empeore.

Más Información
Estructura y anatomía del pie: Importancia en la carrera

Aunque la edad es el riesgo más común, la inactividad física puede causar debilidad en los músculos de la espalda y el abdomen, que pueden no sostener la columna vertebral correctamente. Las lesiones de espalda también aumentan cuando personas que normalmente no son físicamente activas participan en actividades demasiado extenuantes. Los trabajos que requieren levantar objetos pesados y torcer la columna también pueden causar lesiones de espalda.

Si estas medidas fallan, es posible que necesite una intervención quirúrgica para extirpar la hernia discal. La cirugía se realiza bajo anestesia general. El cirujano le hará una incisión en la parte baja de la espalda, en la zona de la hernia discal. Es posible que se extraiga algo de hueso de la parte posterior de la columna para acceder al disco. El cirujano extraerá la parte herniada del disco y cualquier otra pieza suelta del espacio discal.