¿Cómo afecta un derrame cerebral al músculo liso?

OverviewEl pie caído es un término general para referirse a la dificultad para levantar la parte delantera del pie. Si tiene pie caído, la parte delantera del pie puede arrastrarse por el suelo al caminar.

A veces, el pie caído es temporal, pero puede ser permanente. Si tienes pie caído, es posible que necesites llevar un aparato ortopédico en el tobillo y en el pie para sujetar el pie y mantenerlo en su posición.Productos y ServiciosMostrar más productos de Mayo Clinic

SíntomasEl pie caído dificulta la elevación de la parte delantera del pie, por lo que puede arrastrarse por el suelo al caminar. Para ayudar al pie a despegarse del suelo, una persona con pie caído puede levantar el muslo más de lo normal al caminar, como si subiera escaleras. Esta forma inusual de caminar, denominada marcha esteparia, puede hacer que el pie golpee el suelo a cada paso. En algunos casos, la piel de la parte superior del pie y de los dedos se entumece.

Factores de riesgoEl nervio peroneo controla los músculos que levantan el pie. Este nervio discurre cerca de la superficie de la piel en el lado de la rodilla más cercano a la mano. Las actividades que comprimen este nervio pueden aumentar el riesgo de pie caído. Algunos ejemplos son:

¿Puede un ictus causar incapacidad para caminar?

Aproximadamente el 35% de los supervivientes con parálisis inicial de la pierna no recuperan la función útil, y entre el 20% y el 25% de todos los supervivientes son incapaces de caminar sin asistencia física completa. Seis meses después del ictus, alrededor del 65% de los pacientes no pueden incorporar la mano afectada a sus actividades habituales.

Más Información
Charnela Dorsolumbar: Concepto e importancia en el organismo

¿Cómo afecta un derrame cerebral a los pies?

El pie caído es un problema frecuente al caminar causado por el ictus. Las personas con pie caído no pueden levantar la parte delantera del pie debido a la debilidad o parálisis del músculo que normalmente lo levanta. Con el pie caído hay dificultad para “despejar” el pie al caminar, a menudo arrastrándolo o rozando el suelo.

¿La apoplejía puede causar sólo caída del pie?

Los trastornos que afectan a la médula espinal o al cerebro -como el ictus, la esclerosis múltiple o la esclerosis lateral amiotrófica (ELA)- pueden causar pie caído.

Ictus debilidad pierna derecha

Es probable que experimente algunas complicaciones físicas y neurológicas tras un ictus. Estas complicaciones pueden ser menores o mayores, y pueden ser temporales o permanentes dependiendo del tamaño del ictus y de la parte del cerebro afectada.

La máxima prioridad de su médico después de un ictus es prevenir las complicaciones y la aparición de otro ictus. Su médico debe asegurarse de que usted está sano y es capaz de reanudar algunas actividades de autocuidado. Esto significa que todas las complicaciones deben tratarse y estar bajo control.

El edema cerebral es la hinchazón del cerebro tras un ictus. La hinchazón se debe a una acumulación de líquido y presión dentro del cráneo que puede afectar al flujo de oxígeno y sangre al cerebro. El edema cerebral es una afección potencialmente mortal que requiere tratamiento inmediato. Los síntomas del edema cerebral pueden incluir:

Las opciones de tratamiento del edema cerebral pueden incluir medicamentos, líquidos administrados mediante oxigenoterapia intravenosa, cirugía para aliviar la presión y ventriculostomía, que consiste en drenar el líquido cefalorraquídeo a través de un pequeño orificio en el cráneo.

Más Información
Nervio trigémino: trigeminal o V par craneal

Después del ictus

Problemas de planificación o coordinación. Puede tener dificultades para planificar los movimientos de las piernas. Esto se llama apraxia. También puede tener dificultades para coordinar los movimientos, lo que hace que le parezcan lentos o torpes. Esto se llama ataxia.

Alteraciones musculares. Puede tener un tono muscular elevado, lo que hace que los músculos estén rígidos y tensos. Esto se denomina hipertonía o espasticidad. También puede tener los músculos flácidos o sueltos. Esto se denomina tono bajo o hipotonía.

Las dificultades de movilidad afectan a cada persona de forma diferente. Su fisioterapeuta evaluará su capacidad para moverse, sentarse, levantarse y andar. Después trabajará con usted para fijar objetivos y desarrollar un programa de rehabilitación que satisfaga sus necesidades.

Los ejercicios prescritos específicamente pueden mejorar su fuerza, coordinación, equilibrio, sensibilidad o forma física. A menudo pueden realizarse durante actividades cotidianas como estar de pie o caminar. Esto se conoce como actividad específica para una tarea y es la forma más eficaz de mejorar.

La estimulación eléctrica puede utilizarse para fortalecer los músculos débiles. También pueden utilizarse equipos como cintas de correr como parte de su programa de rehabilitación. Su terapeuta también puede recomendarle videojuegos para ayudarle a practicar.

Síntomas de ictus en las piernas

La debilidad en un lado del cuerpo suele denominarse hemiparesia (“medio debilitamiento”). La parálisis de un lado del cuerpo se denomina hemiplejía (‘media parálisis’). Si padece debilidad o parálisis, puede necesitar ayuda para las actividades cotidianas.

Más Información
Me duele el brazo en la parte de arriba ¿Qué puede ser?

Se trata de una afección en la que los dedos de los pies se enganchan en el suelo al dar un paso adelante, y es posible que levante el pie más de lo normal al caminar o que balancee la pierna hacia fuera. Se debe a la debilidad de los grupos musculares del pie y el tobillo que levantan el pie. Puede dificultar la marcha y aumentar la probabilidad de caídas.

El tono muscular es la cantidad de resistencia o tensión en los músculos que permite moverse y mantenerse en posición. Los músculos nunca se relajan del todo: mantienen cierta resistencia incluso cuando no están contraídos, y se sienten elásticos al tacto.

A veces, la espasticidad puede provocar un acortamiento permanente de los músculos, lo que se conoce como contractura. La espasticidad puede hacer que algunos músculos cambien de longitud, acortándose o alargándose. A veces, estos cambios de longitud pueden llegar a ser permanentes y el músculo y las articulaciones quedan fijos en su posición. Esto puede significar que la articulación no puede doblarse o enderezarse completamente y que los músculos no pueden estirarse en toda su longitud.