Parálisis cerebral leve

Por: JoJo Yang, MD & Courtney J. Wusthoff MD, MS, FAAPLos niños con parálisis cerebral tienen problemas para controlar sus movimientos. Esto se debe a una lesión cerebral o a un desarrollo anormal del cerebro en las primeras etapas de la vida o antes del nacimiento. Es la discapacidad más frecuente que afecta al control motor del niño. ¿Cómo afecta la parálisis cerebral a los niños? La parálisis cerebral puede afectar a los niños de muchas maneras distintas. Algunos niños con parálisis cerebral leve aprenden a andar y a correr, pero pueden hacerlo un poco más tarde que otros niños. Otros niños con parálisis cerebral pueden aprender a andar con la ayuda de dispositivos, como un andador o aparatos ortopédicos para las piernas. Otros pueden utilizar una silla de ruedas. A algunos niños, la parálisis cerebral les dificulta comer o hablar, porque les cuesta controlar los movimientos necesarios para hacer esas cosas.El tipo de parálisis cerebral que padece un niño puede estar relacionado con las partes del cerebro que se lesionaron al principio de su vida. Si a su hijo le diagnostican parálisis cerebral, es importante compartir el diagnóstico con médicos, terapeutas y personal escolar. La parálisis cerebral afecta al control motor, pero no a la inteligencia ni a otras funciones cerebrales. Un niño puede ser muy inteligente aunque la parálisis cerebral le dificulte el control de algunos movimientos. ¿Cuáles son algunos de los signos de parálisis cerebral en los niños? El primer indicio de que un niño puede tener parálisis cerebral suele ser

¿Cuáles son 4 datos sobre la parálisis cerebral?

En EE.UU. se diagnostica parálisis cerebral a 1 de cada 323 bebés. Cada hora nace un bebé con parálisis cerebral en Estados Unidos. El 40% nacen prematuros y el 60% nacen a término. Aproximadamente 18 millones de personas de todas las edades padecen parálisis cerebral en todo el mundo.

Más Información
Esguince de tobillo o torcedura de tobillo: ¿Cuanto tarda en curarse y de qué depende?

¿Qué 3 datos hay sobre la parálisis cerebral?

La PC es más común entre los niños que entre las niñas, y más común entre los niños negros que entre los blancos. La mayoría de los niños con parálisis cerebral (entre el 75% y el 85%) padecen parálisis cerebral espástica. Esto significa que sus músculos están rígidos y, en consecuencia, sus movimientos pueden ser torpes. Más de la mitad (alrededor del 50%-60%) de los niños con PC pueden caminar de forma independiente.

¿Pueden tener una vida normal los bebés con parálisis cerebral?

Los pacientes con parálisis cerebral llevan una vida sana y normal en su transición a la edad adulta. La parálisis cerebral grave puede reducir la esperanza de vida debido a las importantes deficiencias físicas e intelectuales y a los problemas de salud asociados.

Síntomas de la parálisis cerebral

La parálisis cerebral (PC) es un problema que afecta al tono muscular, el movimiento y la coordinación. Se produce cuando el cerebro no puede enviar correctamente mensajes a los músculos sobre cómo moverse de forma suave o bien coordinada. La PC también puede afectar a otras funciones corporales que implican habilidades motoras y musculares, como la respiración, el control de esfínteres, la alimentación y el habla.

La parálisis cerebral puede provocar una serie de problemas físicos. Algunos niños tienen muchos problemas de movimiento, mientras que otros no. Depende de lo dañado que esté el cerebro. Por ejemplo, el daño puede ser parcial y afectar sólo a la parte del cerebro que controla la marcha. O puede afectar a un área mayor, como las partes que controlan el caminar, hablar y comprender el habla.

Más Información
Dolor en cuádriceps: no hay desgarro: pero al momento de hacer sentadillas molesta: ¿Qué puedo hacer?

En cuanto se diagnostica una PC, el niño puede empezar a recibir terapia para el movimiento y otras áreas que necesitan ayuda, como el aprendizaje, el habla, la audición y el desarrollo social y emocional. Muchos necesitarán dispositivos de asistencia, como aparatos ortopédicos o sillas de ruedas.

Los niños pueden mejorar su salud ósea con una dieta rica en calcio, vitamina D y fósforo. Estos nutrientes ayudan a mantener los huesos fuertes. Los médicos, dietistas y logopedas pueden trabajar con las familias para asegurarse de que los niños ingieren los nutrientes adecuados y sugerir cambios en la dieta o en las rutinas alimentarias, si es necesario.

Bebé con parálisis cerebral

La parálisis cerebral es una discapacidad física causada por una lesión cerebral durante el embarazo, el parto o poco después del nacimiento. Afecta al movimiento, la coordinación, el tono y el control muscular, los reflejos, la postura y el equilibrio, y es la discapacidad física de por vida más frecuente en el mundo.

Aunque la lesión cerebral inicial no cambia, el efecto de la parálisis cerebral -de años o décadas de desgaste- sí suele cambiar con la edad. Esto puede incluir una disminución del equilibrio, la resistencia, la capacidad para caminar y otros efectos, y varía de una persona a otra.

Pares cerebrales

La parálisis cerebral es una afección neurológica no progresiva que afecta de por vida a la capacidad de una persona para moverse y mantener el equilibrio y la postura. Es el diagnóstico más frecuente de discapacidad motora en la infancia y suele surgir como resultado de una combinación de acontecimientos antes, durante o después del nacimiento. A largo plazo, las personas con parálisis cerebral corren el riesgo de desarrollar complicaciones de salud secundarias como desalineaciones, sedentarismo, menor forma física y fatiga, entre otras.

Más Información
Vértebras dorsales

El nivel de gravedad y la combinación de síntomas difieren de una persona a otra en función de la lesión cerebral. Algunos pueden tener sólo síntomas leves, como una mano débil que afecte a la capacidad de escribir y manipular objetos. Mientras que otros pueden tener una lesión grave que afecte a la mayor parte del cuerpo y se manifieste en una escasa capacidad para moverse de forma independiente. Estas personas necesitarán asistencia las 24 horas del día. Por lo tanto, el tratamiento disponible siempre requiere una adaptación individual y la participación de diferentes especialidades médicas y terapéuticas.

La parálisis cerebral (PC) es una enfermedad permanente no progresiva que afecta al movimiento y la postura. Suele ir acompañada de rigidez muscular espástica y trastornos del movimiento causados por una lesión en el cerebro en desarrollo.