Ejercicios de rehabilitación de isquiotibiales en casa

Los músculos isquiotibiales están situados en la parte posterior del muslo. Constan de tres músculos principales (véase la imagen inferior). Los isquiotibiales forman parte de la importantísima cadena posterior (que también incluye los gemelos y los glúteos), que cuando está flexible y fuerte nos mantiene ágiles y preparados para el juego.

La lesión de isquiotibiales es una de las más comunes en el deporte, sobre todo en deportes de alto impacto que requieren un alto grado de agilidad, potencia y velocidad (es decir, fútbol, fútbol americano, baloncesto y tenis) (Sports Medicine Australia). Los ciclistas también corren el riesgo de sufrir distensiones en los isquiotibiales, con cargas repetitivas de los músculos isquiotibiales, que a veces microdañan las fibras musculares (Total Women’s Cycling).

La principal causa de las lesiones de isquiotibiales se origina en un desequilibrio entre el músculo cuádriceps y los músculos isquiotibiales (situados en la parte anterior y posterior del muslo, respectivamente). Los cuádriceps son un grupo de músculos muy grandes y fuertes que ayudan a extender (enderezar) la pierna. Estos músculos pueden estirar en exceso los isquiotibiales, ejerciendo una tensión excesiva sobre ellos.

¿Es bueno el masaje para el desgarro de isquiotibiales?

El masaje como parte del tratamiento de la distensión de isquiotibiales puede: Ayudar a eliminar los líquidos tisulares y la inflamación. Ablandar y alinear el nuevo tejido cicatricial que se ha formado. Relajar los músculos tensos que han entrado en espasmo.

¿Cómo estirar una lesión de isquiotibiales?

Túmbate boca arriba y tira de la pierna manteniendo la rodilla muy ligeramente flexionada. Debe sentir un suave estiramiento en la parte posterior de la pierna. Una vez más, no debe doler. Haz 3 series de 10 segundos una o dos veces al día.

Más Información
¿Por qué se produce el hombro congelado? Diagnóstico y tratamiento de la capsulitis adhesiva

¿Cuánto dura la recuperación de una rotura de isquiotibiales?

Recuperación de un desgarro o distensión de isquiotibiales

Los desgarros o distensiones leves o moderados (de grado 1 ó 2) pueden curarse en un plazo de tres a ocho semanas con un tratamiento domiciliario diligente. En el caso de un desgarro o distensión de isquiotibiales de grado 3, la recuperación puede prolongarse hasta tres meses.

Estiramiento isométrico de isquiotibiales

Una distensión de isquiotibiales es la lesión deportiva aguda más común que no implica ningún contacto corporal. Los deportistas que practican deportes de aceleración rápida, como el fútbol o el atletismo, son especialmente vulnerables.

La distensión consiste en un desgarro de algunas fibras musculares. En términos técnicos, se denomina rotura. El grupo de los isquiotibiales está formado por tres músculos situados en la parte posterior del muslo. Una distensión de estos músculos puede ser muy variada y grave. Existe una gran variación en cuanto al tiempo que tardará el atleta en volver a practicar deporte.

Otro tipo de lesión es la denominada “lesión por estiramiento”. Se produce cuando las articulaciones de la cadera y la rodilla se mueven hasta una posición extrema hacia fuera. Esta lesión puede producirse, por ejemplo, durante una patada alta o una entrada deslizante con la cadera flexionada. Esto hace que los isquiotibiales se vean sometidos a un gran estiramiento. Las lesiones por estiramiento también pueden producirse a baja velocidad, por ejemplo, cuando una bailarina de ballet se estira.

Las lesiones por sprint suelen producirse en la unión entre el tendón y el músculo bíceps femoral. Las lesiones por estiramiento suelen producirse en el tendón propiamente dicho. Cuando la lesión se localiza donde el tendón y el músculo se conectan, es más fácil de curar.

Más Información
Síndrome del túnel carpiano: Ejercicios y tratamiento recomendado

Cómo curar rápidamente un desgarro de isquiotibiales

¿Te has dado un tirón muscular? Te lo has estirado demasiado, te lo has desgarrado, te has hecho un esguince o te lo has torcido. Llámalo tirón muscular, distensión muscular, desgarro muscular o como quieras. Desde el punto de vista de las lesiones, el proceso inicial de curación es el mismo.

Los esguinces de ligamentos y las distensiones musculares o tendinosas son el tipo más común de lesión deportiva de tejidos blandos y suelen estar causadas por actividades que requieren que los músculos se estiren y contraigan al mismo tiempo. La falta de acondicionamiento, flexibilidad y calentamiento también pueden contribuir.

Antes de empezar, echemos un vistazo rápido al tipo de lesiones a las que me refiero. El tipo de lesiones a las que me refiero aquí son las lesiones de los tejidos blandos que son muy comunes en la mayoría de los deportes, si no en todos. Ejemplos de lesiones comunes de los tejidos blandos son los desgarros de los isquiotibiales, los esguinces de tobillo, los tirones de los músculos de la pantorrilla, las distensiones de los músculos y tendones del hombro, los acorchamientos de muslo, etc.

Estas lesiones incluyen esguinces, distensiones, desgarros y contusiones que afectan a músculos, tendones, ligamentos y articulaciones (los tejidos blandos del cuerpo). Recuerde que un esguince se refiere a un desgarro o rotura de los ligamentos, mientras que una distensión se refiere a un desgarro o rotura de los músculos o tendones.

Protocolo de rehabilitación de distensiones isquiotibiales pdf

El gran grupo de músculos y tendones de la parte posterior del muslo se denomina comúnmente isquiotibiales. Las lesiones en este potente grupo muscular son frecuentes, especialmente en los atletas. Las lesiones de isquiotibiales afectan a todo tipo de atletas, desde velocistas olímpicos hasta jugadores de softball de lanzamiento lento. Aunque estas lesiones pueden ser muy dolorosas, suelen curarse por sí solas. Pero para que los isquiotibiales lesionados vuelvan a funcionar plenamente, necesitan una atención especial y un programa de rehabilitación especialmente diseñado.

Más Información
Pie cavo: excavado o hueco: qué es y tratamiento en fisioterapia

Los isquiotibiales forman el grueso de la parte posterior del muslo. Están formados por tres músculos y sus tendones. Los isquiotibiales conectan con la tuberosidad isquiática, el pequeño saliente óseo de la parte inferior de la pelvis, justo debajo de las nalgas. (Hay una tuberosidad isquiática a la izquierda y otra a la derecha.) Los músculos isquiotibiales descienden por la parte posterior del muslo. Sus tendones cruzan la articulación de la rodilla y se conectan a cada lado de la tibia.

Los músculos isquiotibiales tiran de la pierna hacia atrás e impulsan el cuerpo hacia delante al caminar o correr. Esto se denomina extensión de la cadera. Los isquiotibiales también flexionan las rodillas, movimiento denominado flexión de rodilla.