Dolor en la parte medial del tobillo

¡Corredores! ¿Ha sufrido alguna vez dolor de pies? ¿Te frustra recibir malos consejos sobre tu dolor de pies y que éste no desaparezca? Sé que he pasado por eso. Me ignoraron y no me tomaron en serio. Me dijeron que no debería correr.

En este artículo vamos a hablar de 3 consejos para controlar el dolor de pies y tobillos. He estado escuchando muchas historias de corredores con los que he estado trabajando últimamente y ha sido la misma historia una y otra vez. Por eso quería hablar de este tema.

Cuando empecé a correr, tenía 32 años y estaba en el gimnasio. Corría en la cinta para hacer algo de cardio durante mis entrenamientos. Durante este tiempo, empecé a experimentar dolor en el pie. Fui a ver a un traumatólogo, un especialista en ortopedia. Me hizo radiografías y las examinamos. Tengo un quinto dedo que se dobla hacia dentro. Lo llamamos deformidad en juanete. ¡Aquí hay una foto de cómo se ve en la radiografía!

Es lo mismo que cualquiera que haya tenido un juanete antes, donde el primer dedo del pie se hunde hacia dentro. ¡Puede ser muy doloroso en los corredores! Pero yo, tengo una deformidad de juanete. El traumatólogo me dijo “oh tus pies son lo peor… definitivamente no deberías correr”. Yo estaba frustrada. Realmente no escuchaba nada de lo que tenía que decir. Obviamente, yo era fisioterapeuta, iba al gimnasio a hacer ejercicio cinco días a la semana, y de repente me dicen que no puedo correr. No me hizo mucha gracia oír eso. No escuché el consejo, seguí corriendo. Tenía un poco de “metatarsalgia”, que no es más que dolor entre los metatarsianos (huesos) del pie. El cirujano incluso habló de cirugía.

¿Se puede tener fascitis plantar y tendinitis tibial posterior?

El tendón tibial posterior recorre la cara interna del tobillo y del pie. Cuando hay una disfunción del tendón tibial posterior, el tendón no funciona para sostener el arco, lo que da lugar a pies planos. Esto puede provocar dolor de talón, dolor de arco, fascitis plantar y/o espolón calcáneo.

Más Información
Me han diagnosticado síndrome de Parsonage Turner ¿Qué tipo de ejercicios debería hacer?

¿La tendinitis tibial desaparece alguna vez?

La buena noticia es que la mayoría de las personas pueden recuperarse de la tendinitis tibial posterior sin cirugía. Pero la mala noticia es que cada paso que dé puede agravar la afección e impedir la curación. Las plantillas ortopédicas a medida pueden aliviar la presión sobre el tendón tibial.

¿Cuáles son los mejores ejercicios para la tendinitis tibial posterior?

Coloca la pierna afectada un paso por detrás de la otra pierna. Manteniendo la pierna de atrás estirada y el talón de atrás en el suelo, doble la rodilla delantera y acerque suavemente la cadera y el pecho a la pared hasta que sienta un estiramiento en la pantorrilla de la pierna de atrás. Mantenga el estiramiento durante al menos 15 o 30 segundos. Repítalo de 2 a 4 veces.

Tenosinovitis tibial posterior

Los ejercicios para la fascitis plantar tienen como objetivo fortalecer y estirar los músculos del pie, el tobillo y la pantorrilla. Cuando se hacen correctamente, los ejercicios ayudan a reducir el dolor y la inflamación de la fascitis plantar. El síntoma más común de la fascitis plantar es el dolor debajo del pie, especialmente alrededor del talón. La fascitis plantar suele ser peor a primera hora de la mañana al levantarse de la cama, se alivia al caminar y vuelve a aparecer después de haber estado de pie un rato.

Aquí veremos los mejores ejercicios para fortalecer la fascitis plantar. Ayudan a mejorar la fuerza, el control, la coordinación y el equilibrio alrededor del pie. Si aún no lo has hecho, consulta también las secciones Ejercicios de estiramiento y Los 10 mejores tratamientos para la fascitis plantar.

Posición inicial: Extiende una toalla en el suelo y siéntate con el pie apoyado en la toalla, plano sobre el sueloAcción: Intente atraer la toalla hacia usted apretando los dedos de los pies. Mantén el talón en contacto con el suelo durante todo el ejercicioRepeticiones: Dedica de 1 a 2 minutos a realizar este ejercicioConsejos: También puedes hacer este ejercicio para la fascitis plantar sin toalla, sólo tienes que imitar la acción

Más Información
Rutina de ejercicios para eliminar el dolor del nervio ciático

Tendinopatía tibial posterior

Los ejercicios para la fascitis plantar son una de las mejores formas de reducir el dolor, la inflamación y la incapacidad asociados a esta causa común de dolor de pies. La fascitis plantar es una afección en la que se produce una inflamación de la banda de tejido blando situada debajo del pie, conocida como fascia plantar. La fascitis plantar es la causa más común de dolor en el talón y en la planta del pie, y afecta a 1 de cada 10 personas. El dolor suele ser más intenso a primera hora de la mañana, tras un reposo prolongado o después de una actividad prolongada. Cualquier movimiento del pie que estire la fascia provocará dolor.

Aquí veremos algunos de los mejores ejercicios de estiramiento para la fascitis plantar que puede hacer en su propia casa. A continuación, veremos los ejercicios de fortalecimiento. Para obtener más información sobre esta causa común de dolor de pies, incluidas las causas y los síntomas, visite las secciones Descripción general y Tratamiento de la fascitis plantar para conocer las diez mejores formas de tratar esta afección.

Los ejercicios de estiramiento para la fascitis plantar tienen como objetivo estirar la fascia y los músculos de la pantorrilla. Esto ayuda a mejorar la posición del pie y a reducir la tensión en la banda de tejido, permitiendo su curación y previniendo futuros problemas. Los ejercicios para la fascitis plantar deben realizarse con regularidad hasta que el dolor desaparezca.

Tendinitis tibial posterior

Fascitis plantar: inflamación del músculo de la planta del pie. El dolor de espinillas se produce en la parte delantera de la pierna, por debajo de la rodilla. Las lesiones por sobrecarga y en la parte inferior de la pierna como la fascitis plantar son comunes en los corredores.

Más Información
Beneficios y virtudes de la práctica del ejercicio físico moderado

Estas lesiones suelen deberse a un aumento demasiado rápido de la distancia, la velocidad o la altura. También pueden estar causadas por la superficie sobre la que corres o el tipo de zapatilla que llevas. Si no descansas correctamente después de los entrenamientos, también puedes sobrecargar el tejido del pie.

La fascitis plantar se suele sentir cerca de la base del talón y en el arco del pie. Normalmente el dolor se produce cuando estás de pie o caminando. Suele ocurrir después de descansar o al moverse mucho.

Las fracturas por estrés son más frecuentes en la tibia. Este tipo de fracturas suelen producirse cuando los huesos se estresan o se sobrecargan. También pueden estar causadas por un bajo nivel de calcio y vitamina D, malos hábitos alimenticios y no dejar tiempo para curarse después de una lesión.

Para la fascitis plantar, prueba a levantar el talón con una sola pierna y los dedos de los pies sobre una toalla para ayudar a cargar la fascia plantar. Para el dolor de espinillas, fortalece los músculos que rodean el tobillo y la parte inferior de la pierna con ejercicios de control, como ejercicios de equilibrio.