Inflamación de las almohadillas de grasa del talón

El envejecimiento y una serie de afecciones médicas pueden provocar la atrofia de las almohadillas de grasa situadas bajo el talón y el antepié, lo que a menudo causa un dolor considerable. El calzado acolchado y las ortesis son los pilares del tratamiento, pero las investigaciones también respaldan el uso de injertos de grasa en casos recalcitrantes.

La almohadilla de grasa plantar sirve de amortiguador y medio de absorción de impactos, pero con la edad empieza a atrofiarse. Al igual que la banda de rodadura de un neumático, la almohadilla de grasa del talón puede adelgazar con el tiempo, a menudo tanto que el paciente experimenta dolor en el talón que interfiere con la productividad y las actividades diarias.1,2

“Cuanto mayor es el kilometraje que hacemos con nuestros pies, más probable es que las almohadillas de grasa empiecen a desgastarse”, afirma James Hanna, DPM, miembro del Consejo de Administración de la Asociación Médica de Podología del Estado de Nueva York, que ejerce en Lockport, Nueva York.

Una almohadilla de grasa normal y sana mide entre 1 y 2 cm de grosor. Los pacientes con atrofia de la almohadilla grasa plantar -cuando la almohadilla grasa mide menos de 1 cm- pueden ser asintomáticos, pero otros pueden presentar la molesta sensación de que casi caminan sobre hueso.1 En pacientes con diabetes, la atrofia de la almohadilla grasa del talón es especialmente problemática, ya que puede aumentar el riesgo de úlceras y comorbilidades asociadas.3 También puede producirse atrofia de la almohadilla grasa del pedal, que suele asociarse a dolor bajo las cabezas de los metatarsianos.

¿Cómo se reconstruyen las almohadillas de grasa de los pies?

Modalidades de tratamiento de la atrofia de la almohadilla adiposa. Los pilares del tratamiento de la atrofia de la almohadilla grasa del talón son las ortesis de pie moldeadas a medida con almohadillado, los zapatos que proporcionan almohadillado y apoyo a los pies al caminar, y las taloneras o calcetines acolchados que ayudan a reducir el impacto de la marcha sobre el pie, dicen los expertos.

Más Información
Hernia discal cervical izquierda y su relación con la ansiedad y el estrés

¿Por qué pierdo el acolchado de los pies?

Causas de la atrofia de las almohadillas adiposas plantares (pérdida de las almohadillas adiposas de los pies): La edad es la causa más común, ya que el tejido graso se reduce en el pie, al igual que en el resto del cuerpo. El colapso de los huesos largos de las plantas de los pies aumenta la presión y desgasta la almohadilla de grasa con el tiempo.

¿Pueden restaurarse las almohadillas de grasa?

La restauración de la almohadilla de grasa es un tratamiento del pie que restaura la amortiguación natural del cuerpo en la parte inferior del pie. Esto se hace de varias maneras dependiendo de la causa y la localización del dolor.

Síndrome de la almohadilla grasa del talón

Sin las almohadillas de grasa, todo el peso del cuerpo se desplaza sobre estos huesos con una protección mínima o nula. Por lo tanto, la carga bajo esta zona no puede repartirse eficazmente, lo que provoca dolor, inflamación y, con el tiempo, posibles daños en los huesos.

Aunque la atrofia de la almohadilla plantar afecta por igual a hombres y mujeres, la elección del calzado hace que las mujeres sean más propensas a desarrollar dolor y callosidades en el metatarso del pie. Los callos que no se tratan pueden provocar la ulceración del tejido subyacente.

Más Información
Lesión de SLAP: ¿Cómo alivio el dolor de hombro?

No es una afección frecuente, pero a menudo se diagnostica erróneamente. El síndrome de la almohadilla adiposa presentará un dolor localizado en el centro del talón, que puede sentirse como un hematoma profundo. Esta afección también puede estar asociada a la apofisitis calcánea (inflamación del hueso del talón).

La almohadilla gruesa entre la piel y el hueso del talón se denomina “almohadilla de grasa” porque está formada principalmente por tejido adiposo. Esta almohadilla grasa contribuye a la amortiguación y absorción de impactos del hueso del talón.

Well Heeled Podiatry realizará una evaluación inicial para diagnosticar e identificar la causa de su lesión. El podólogo le ayudará a reducir el dolor, acelerar la curación y aumentar la amortiguación del talón para que pueda retomar sus actividades cotidianas con más confianza.

Vendaje de las almohadillas de grasa del talón

Puede que no haya oído hablar de la atrofia de la almohadilla grasa plantar, pero es una afección muy común y es muy probable que la sufra a medida que envejece. Se trata de un problema de los pies y, como profesionales líderes de la podología en Auckland, es algo que podemos ayudarle a tratar si (o cuando) lo padece.

La atrofia de la almohadilla de grasa plantar es el adelgazamiento o la ruptura de las almohadillas de grasa en la parte inferior de los pies, es decir, en el talón y en la bola del pie. Como habrá adivinado, estas almohadillas proporcionan amortiguación a los huesos de los pies y ayudan a absorber las fuerzas significativas cuando los pies soportan cargas pesadas cada día. Sin estas almohadillas de grasa, los huesos están sometidos a mucha más presión y son más susceptibles de sufrir lesiones.

Más Información
Procedimiento osteotomía

A medida que envejecemos, las almohadillas plantares de grasa se vuelven progresivamente más finas. No hay mucho que puedas hacer al respecto. Afortunadamente, esto no debería ser un gran problema hasta los últimos años. Sin embargo, las causas no siempre están relacionadas con la edad. También pueden serlo:

Cuando las almohadillas de grasa plantar se adelgazan o empiezan a romperse, los huesos de los pies empiezan a soportar una carga mucho mayor y no pueden absorber los impactos con la misma eficacia. Los síntomas de esto incluyen:

Tratamiento de la metatarsalgia

La fascia plantar es una banda de tejido fibroso que recorre la parte inferior del pie. Sostiene y protege el arco del pie. La fascitis plantar se produce cuando este ligamento se tensa o inflama, provocando pequeños desgarros.

La fascitis plantar crónica se produce cuando la afección dura seis o más meses a pesar de los intentos de eliminar el dolor. Debido a la fascitis plantar crónica, la fascia plantar se engrosa, lo que provoca un dolor casi constante.

En este procedimiento, los médicos extraen células grasas mediante liposucción de una zona con exceso de grasa, como el vientre o los muslos. Una vez procesadas, los médicos inyectan las células grasas en la zona lesionada del pie.