Cirugía de extracción de implantes de pierna

Las fracturas de tibia distal y peroné son relativamente frecuentes debido al aumento de los accidentes de tráfico. La mayoría de estas fracturas se producen por traumatismos de alta energía. El tratamiento quirúrgico de las fracturas distales de tibia sigue siendo controvertido debido a la limitación de las partes blandas, la irrigación sanguínea y el mayor riesgo de infección, retraso en la unión o no unión [1] .

La reducción abierta y la colocación de una placa es un método popular que puede dar lugar a una buena fijación. La técnica se utiliza ampliamente, pero suele requerir una exposición de la herida y una disección de las partes blandas relativamente extensas, y a menudo se asocia con un retraso en la cicatrización, infección y problemas de herrajes [2] [3] .

Recientemente se ha descrito en la literatura la colocación percutánea mínimamente invasiva de una placa de bloqueo medial, con resultados prometedores [4] [5] . Sin embargo, este método es exigente desde el punto de vista técnico, y a menudo es difícil conseguir una reducción anatómica del foco de fractura y, si se requiere la fijación del peroné, debe realizarse una incisión adicional en el lado lateral. El enclavado intramedular (MI) bloqueado es el tratamiento de elección para las fracturas cerradas de la tibia. En las fracturas distales de la tibia suele ser difícil conseguir y mantener una buena reducción con los métodos de enclavado. El clavo no encaja correctamente en el fragmento distal de la tibia. Esto supone una tensión adicional en los pernos de bloqueo distales y puede provocar la rotura y una mala alineación [6] [7] .

¿Cuándo deben retirarse las placas óseas?

En general, la mayoría de los cirujanos esperan al menos entre 12 y 24 meses tras la cirugía inicial antes de retirar la placa(5-7). La razón más frecuente para retirar el implante es el dolor o las molestias, y otras indicaciones son la infección o la limitación del movimiento(3, 4).

¿Cuándo deben retirarse los implantes metálicos?

La infección es una indicación médica para la retirada del implante. A menudo es difícil tratar una infección que está dentro o sobre una superficie no orgánica. Es el caso de materiales como el metal, la cerámica o el plástico. Por este motivo, la extracción del implante puede ofrecer la mejor oportunidad para resolver una infección.

Más Información
Trastornos del espectro autista (TEA) ¿Qué son? Y ¿Cómo reconocerlos?

¿Es necesario retirar implantes ortopédicos?

A menudo es necesario retirar el hardware sintomático. Las indicaciones más frecuentes son el dolor y la prominencia del implante (síntomas mecánicos). La infección es la siguiente más común, seguida del fallo del hardware. Otras indicaciones son el fallo del implante, la reabsorción ósea debida a un blindaje excesivo contra la tensión y la voluntad del paciente.

Procedimiento quirúrgico de extracción de implantes ortopédicos

Este estudio investiga la aparición de deformidad en valgo postraumática (progresiva) tras fracturas metafisarias proximales en barra verde de la tibia en niños pequeños, y si el tratamiento no quirúrgico o quirúrgico influye en el resultado.

Se realizó un estudio multicéntrico retrospectivo que incluía encuestas y radiografías de pacientes < 12 años de edad con fractura de tibia proximal. En los pacientes con fracturas en tallo verde, se midió el ángulo proximal medial de la tibia (MPTA; definido como el ángulo del eje tibial y la línea articular de la rodilla) en el momento del traumatismo, en el seguimiento a corto plazo (st-FU) y en el FU a largo plazo (lt-FU), según se definió para los 2 grupos de pacientes tratados quirúrgica y no quirúrgicamente.

De un total de 322 fracturas, 91 eran fracturas en tallo verde. De ellas, 74 fueron tratadas de forma no quirúrgica y 17 de forma quirúrgica. La MPTA media en el momento del traumatismo de los pacientes no tratados quirúrgicamente fue de 91,14°, y la de los pacientes tratados quirúrgicamente fue de 95,59° (p = 0,020). El MPTA en los pacientes no tratados quirúrgicamente aumentó significativamente desde el momento del traumatismo hasta el st-FU (92,0°; p = 0,030), y el lt-FU (92,66°, p = 0,016). En los pacientes tratados quirúrgicamente, la MTPA mejoró tras el traumatismo hasta la st-FU (94,00°; p = 0,290), y volvió a aumentar hasta la lt-FU (96,41°; p = 0,618).

Más Información
Garantizar un mejor postparto: 5 consejos para cuidar tu suelo pélvico en el embarazo

Recuperación de la extracción de la placa femoral

Resumen El principio fundamental de la fijación biológica mediante osteosíntesis mínimamente invasiva con placa bloqueada (MILPO) en fracturas de huesos largos de las extremidades inferiores es la estabilidad relativa que proporciona el uso de una placa larga con un número limitado de tornillos. Se han publicado algunos estudios biomecánicos sobre esta cuestión. Sin embargo, siguen faltando estudios clínicos. Los objetivos de esta serie retrospectiva ampliada de casos eran evaluar los resultados clínicos y radiológicos de las fracturas de tibia en adultos tratadas con MILPO y el efecto de la longitud de la placa y la densidad de los tornillos en las tasas de complicaciones. Se revisaron 20 fracturas de tibia en 19 pacientes (edad media 42,3 años) operados mediante MILPO. Según la clasificación de la AO, las fracturas diafisarias y metafisarias sin extensiones intraarticulares eran fracturas simples y en cuña, mientras que todas las fracturas intraarticulares eran conminutas. Número de tornillos, corticales y orificios de tornillos vacíos proximal y distal

de la fractura, la relación placa-anchura (longitud de la placa dividida por la longitud total de la fractura), la densidad placa-tornillo (número de tornillos insertados dividido por el número de orificios de la placa), los fallos de fijación, el retraso o la no unión, la mala alineación y la discrepancia en la longitud de las piernas. El seguimiento medio fue de 16 (intervalo de 12-26) meses. Por término medio, se utilizaron 4 tornillos con 6 corticales tanto proximal como distalmente en todas las fracturas. Sólo en las fracturas diafisarias se omitió un orificio de tornillo próximo a la fractura. La densidad media placa-tornillo y la relación placa-tramo fueron de 0,68 y 4, respectivamente. El tiempo medio de unión fue de 3 meses. No hubo casos de retraso o no unión en el seguimiento final. Se observó flexión de la placa en un paciente que obtuvo un resultado aceptable. Los 18 pacientes restantes (94,8 %) mostraron resultados buenos y excelentes. Pueden obtenerse resultados satisfactorios a pesar de la baja relación placa-anchura y la alta densidad placa-tornillo en fracturas diafisarias simples y en cuña de la tibia. Además, la densidad placa-tornillo puede ser mayor en la metáfisis en las fracturas intraarticulares, en las que lo esencial es una fijación perfectamente estable que proporcione un movimiento precoz.

Más Información
Importancia de los estiramientos musculares en el deporte

Cirugía de extracción de implantes de fémur

Fig. 2A1-A2 Radiografía anteroposterior y lateral de fracturas tibiofibulares distales antes de la operación. B1-B2 Radiografía de cabecera 2 días después de la operación (vistas anteroposterior y lateral). C1-C2 La fractura mostraba signos radiológicos de curación 7 meses después de la operación (vistas anteroposterior y lateral). D1-D2 El fijador externo se retiró por completo 10 meses después de la operación (vistas anteroposterior y lateral)Imagen a tamaño completoPara los pacientes del grupo B, los extremos de la fractura de tibia se fijaron primero con un fijador externo de la misma forma que en el grupo A. A continuación, se practicó una incisión de unos 10 cm. A continuación, se realizó una incisión de unos 10 cm centrada en los extremos de la fractura del peroné, se cortó la piel y el tejido subcutáneo capa por capa, se peló el periostio localmente, se expusieron los extremos de la fractura del peroné, se comprobó la situación de la fractura, se limpiaron los extremos de la fractura y se fijó la reducción de la fractura con un soporte óseo temporalmente, después se fijaron las fracturas con una placa bloqueada de longitud adecuada. Deben comprobarse las vistas anteroposterior y lateral y confirmarse la restauración rotatoria. Una vez conseguida la reducción funcional, se introducen los tornillos de bloqueo (Fig. 3).