Fracturas segmentarias

Normalmente se necesita una fuerza importante para causar este tipo de fractura de pierna. Las colisiones con vehículos de motor, por ejemplo, son una causa frecuente de fracturas de tibia. En muchas fracturas de tibia, también se rompe el hueso más pequeño de la parte inferior de la pierna (peroné).

La parte inferior de la pierna está formada por dos huesos: la tibia y el peroné. La tibia es el mayor de los dos huesos. Soporta la mayor parte del peso y es una parte importante de la articulación de la rodilla y del tobillo.

Las fracturas de tibia varían mucho en función de la fuerza que provoque la rotura. Los trozos de hueso pueden alinearse correctamente (fractura estable) o estar desalineados (fractura desplazada). La piel que rodea la fractura puede estar intacta (fractura cerrada) o el hueso puede perforar la piel (fractura abierta). En muchas fracturas de tibia, también se rompe el peroné.

Fractura abierta: Si un hueso se rompe de tal forma que sobresalen fragmentos de hueso a través de la piel o una herida penetra hasta el hueso roto, la fractura se denomina fractura abierta o compuesta. Las fracturas abiertas suelen dañar mucho más los músculos, tendones y ligamentos circundantes. Presentan un mayor riesgo de complicaciones -especialmente infecciones- y tardan más tiempo en curarse.

¿Cómo se trata una fractura oblicua desplazada?

Las fracturas oblicuas casi siempre están causadas por caídas u otros traumatismos. Es posible que necesites cirugía para reparar el hueso. Algunas personas sólo necesitan una férula o escayola para que el hueso se cure. El tiempo de recuperación depende de los huesos fracturados y de la causa de la fractura.

¿Puede una fractura ligeramente desplazada curarse sin cirugía?

Tanto si es necesaria la cirugía como si no, toda fractura se cura inmovilizando el hueso y dándole tiempo para que vuelva a conectarse y fortalecerse. La inmovilización puede hacerse con una bota, una férula, una escayola o un corsé, dependiendo de dónde se produzca la fractura y de su gravedad.

Más Información
Estructura y funcionamiento de las articulaciones del cuerpo

¿Cuánto tarda en curarse una fractura oblicua desplazada?

Se pedirá al paciente que aplique hielo y eleve el hueso roto de forma intermitente durante las siguientes 24-48 horas para aliviar el dolor y la inflamación. El hueso debe permanecer inmovilizado durante las siguientes 6-12 semanas para que se forme un callo y se cure por completo.

Fractura de tibia deutsch

Normalmente se necesita una fuerza importante para causar este tipo de fractura de pierna. Las colisiones con vehículos de motor, por ejemplo, son una causa frecuente de fracturas de tibia. En muchas fracturas de tibia, también se rompe el hueso más pequeño de la parte inferior de la pierna (peroné).

La parte inferior de la pierna está formada por dos huesos: la tibia y el peroné. La tibia es el mayor de los dos huesos. Soporta la mayor parte del peso y es una parte importante de la articulación de la rodilla y del tobillo.

Las fracturas de tibia varían mucho en función de la fuerza que provoque la rotura. Los trozos de hueso pueden alinearse correctamente (fractura estable) o estar desalineados (fractura desplazada). La piel que rodea la fractura puede estar intacta (fractura cerrada) o el hueso puede perforar la piel (fractura abierta). En muchas fracturas de tibia, también se rompe el peroné.

Fractura abierta: Si un hueso se rompe de tal forma que sobresalen fragmentos de hueso a través de la piel o una herida penetra hasta el hueso roto, la fractura se denomina fractura abierta o compuesta. Las fracturas abiertas suelen dañar mucho más los músculos, tendones y ligamentos circundantes. Presentan un mayor riesgo de complicaciones -especialmente infecciones- y tardan más tiempo en curarse.

Más Información
Músculo extensor radial largo o primer radial

Fractura en espiral

Un varón de 29 años sufre la lesión que se muestra en la figura A tras un accidente de moto de cross. ¿Cuál de las siguientes afirmaciones es cierta con respecto a un abordaje infrarrotuliano (estándar) para el enclavado intramedular en comparación con un abordaje supraprotuliano?

Un hombre de 45 años es atropellado mientras cruza una carretera principal y sufre la lesión que se muestra en la figura A. ¿Cuál de las siguientes afirmaciones que comparan las técnicas de las figuras B y C es más exacta?

Un varón de 35 años presenta la deformidad postraumática que se muestra en las figuras A y B. Tiene dolor y dificultad para caminar, y se planea la corrección de la deformidad con un fijador anular. Al considerar los principios de la cirugía de deformidad, debe tenerse en cuenta que las correcciones angulares realizadas como cuñas de apertura o cierre NO al nivel del ápice de la deformidad crearán ¿cuál de las siguientes deformidades secundarias?

Un paciente varón de 35 años sufre una lesión por torsión en la pierna mientras juega al fútbol. Las radiografías se muestran en las figuras A y B. Usted decide tratar esta fractura con un clavo intramedular. Con el fin de prevenir una lesión perdida que debería ser tratada durante la misma cirugía, usted ordena la siguiente prueba

Fractura compuesta

Guardar artículo como…▾Conjuntos de datos/Archivos (6) Descargar todos (6) Lo sentimos, algo ha ido mal. Por favor, inténtelo de nuevo. Si este problema se repite, póngase en contacto con el servicio de asistencia de ScholasticaMensaje de error:undefined×Ver más estadísticasAbstractINTRODUCCIÓN

Más Información
Un cuerpo 10: ¿Qué hago?

El tratamiento de las fracturas está documentado desde los tiempos de las antiguas civilizaciones egipcia y griega, con técnicas de reducción de fracturas y aparatos de inmovilización desarrollados a lo largo de tres milenios. En los últimos 150 años, la técnica aséptica, la anestesia, los antibióticos y los implantes internos han cambiado la forma en que los traumatólogos abordan el tratamiento de las fracturas. Más recientemente, ha habido una mayor promoción en la literatura médica para evaluar los resultados clínicos del tratamiento no quirúrgico de las fracturas cerradas comunes de las extremidades superiores e inferiores.

En este artículo, los autores repasan la historia de los tratamientos de las fracturas cerradas de las extremidades, describen los estudios actuales sobre los tratamientos de las fracturas no desplazadas y analizan la bibliografía reciente que ha servido de base para los debates entre cirujanos ortopédicos y pacientes sobre la toma de decisiones en relación con el tratamiento de las fracturas cerradas.