Fractura distal de peroné radiopaedia

Los dos huesos que conectan la articulación de la rodilla con la del tobillo son los dos huesos largos conocidos como tibia y peroné. La tibia es el hueso medial que transmite la mayor parte de la fuerza en la parte inferior de la pierna. El peroné es el hueso lateral. Los huesos pueden fracturarse tras un incidente traumático, como una torcedura de tobillo durante la práctica deportiva, o pueden desarrollar una fractura por sobrecarga debido a un entrenamiento excesivo.

Causas: La causa más común de una fractura de tibia o peroné suele estar asociada a una fuerza repentina, directa o indirecta, aplicada a la parte inferior de la pierna. Los esguinces ligamentosos de tobillo graves también pueden implicar la fractura de uno o ambos huesos. En casos graves, puede producirse una fractura-dislocación. Las fracturas por estrés pueden producirse con un entrenamiento excesivo y pueden atribuirse a una carga biomecánica inadecuada de los tejidos de las extremidades inferiores.

Síntomas y diagnóstico: El dolor repentino, la hinchazón y la incapacidad para soportar todo el peso de la pierna afectada son los síntomas iniciales que normalmente se asocian a una fractura de la parte inferior de la pierna. La decoloración y el entumecimiento pueden indicar una interrupción del riego sanguíneo o una lesión nerviosa. En casos graves, uno o ambos huesos rotos pueden perforar la piel.

Fractura de tobillo

Este es un artículo básico para estudiantes de medicina y otras personas que no sean radiólogosLas fracturas distales de peroné son las más frecuentes en el tobillo y suelen ser el resultado de una lesión por inversión con o sin rotación. Son la prolongación de una lesión del ligamento colateral lateral.

Más Información
Dolores de cabeza: cefaleas o migrañas y alimentación: descubre cómo se relacionan

FisiopatologíaLa mayoría de las lesiones de tobillo se producen debido a una lesión por inversión. Una lesión de inversión pura dará lugar a la aplicación de tensión en los tejidos blandos de soporte del tobillo lateral, en particular el ligamento colateral lateral. El resultado es una lesión ligamentosa pura (desgarro total o parcial) o una avulsión de la punta del peroné (el maléolo lateral). Las lesiones por avulsión no afectan a la sindesmosis y el tobillo permanece estable.

En algunos casos, la inversión unida a la rotación da lugar a una lesión más compleja. Suelen provocar fracturas más altas del peroné y el componente rotacional de la lesión puede causar desgarros de la sindesmosis.

Anatomía relevanteEl tobillo es una pseudoarticulación de bola y cavidad; el astrágalo es la bola y la tibia distal y el peroné actúan como cavidad. Esta cavidad sólo es funcional porque la tibia (maléolos medial y posterior) y el peroné (maléolo lateral) están firmemente unidos por la sindesmosis. La sindesmosis es un fuerte ligamento que une la tibia y el peroné justo por encima de la articulación tibiofibular distal.

Fractura de tibia

Una fractura de peroné es una rotura parcial o completa del hueso peroné. El peroné es el más pequeño de los dos huesos de la parte inferior de la pierna, situado entre la rodilla y el tobillo, que ayuda a mantener estable la articulación del tobillo.

Más Información
Protocolo de rehabilitación

Por ejemplo, la energía implicada en la torsión brusca de un tobillo puede transferirse hacia arriba por la pierna y provocar una rotura en la parte superior del peroné. Las fracturas de peroné pueden producirse en deportes, como el baloncesto, que requieren un cambio rápido de dirección o el aterrizaje tras un salto de altura.

A veces, los cirujanos utilizan parte del peroné si necesitan hueso para operar otra parte del cuerpo. Este proceso se denomina injerto óseo. Las personas pueden seguir funcionando bien incluso después de que un injerto óseo se haya llevado gran parte del peroné.

Otros estudios de imagen, como la resonancia magnética (RM) o la tomografía computarizada (TC), pueden ser útiles si la fractura no aparece en una radiografía. Las fracturas por estrés, que se describen a continuación, tienen más probabilidades de aparecer en una resonancia magnética o una tomografía computarizada.

El tipo más común de fractura de peroné es una lesión en el extremo del hueso peroné cerca de la articulación del tobillo. Estas lesiones pueden tener el mismo aspecto y tacto que un esguince grave de tobillo. A menudo, la lesión puede tratarse de forma similar a un esguince grave de tobillo.

Fractura de peroné por estrés

La tibia es la espinilla, el mayor de los dos huesos de la parte inferior de la pierna. La parte superior de la tibia conecta con la articulación de la rodilla y la parte inferior con la articulación del tobillo. Aunque este hueso soporta la mayor parte del peso del cuerpo, necesita el apoyo del peroné.

Más Información
Dolor ciático y marcha de tredelenburg: tras mala colocación de inyección intramuscular ¿Tiene remedio?

El peroné, a veces llamado hueso de la pantorrilla, es más pequeño que la tibia y discurre a su lado. El extremo superior del peroné se encuentra debajo de la articulación de la rodilla, pero no forma parte de la articulación. El extremo inferior del peroné forma la parte externa de la articulación del tobillo. El peroné ayuda a estabilizar la tibia pero no soporta mucho peso.

Aunque la tibia y el peroné pueden romperse independientemente el uno del otro, al estar tan juntos es más frecuente que ambos huesos se rompan a la vez. Esto se denomina fractura combinada de tibia y peroné.

Después de que el médico haya corregido la posición de los huesos fracturados, una radiografía también puede ayudar a confirmar que los huesos están bien alineados. En las citas de seguimiento, las radiografías pueden ayudar al pediatra a comprobar si los huesos se están curando correctamente.