Fractura de tibia deutsch

La tibia es el hueso más grande de la parte inferior de la pierna. A su lado, más hacia el exterior de la pierna, se encuentra el peroné. La tibia forma parte de la articulación de la rodilla. Los extremos de la tibia y el peroné forman parte de la articulación del tobillo.

Diferentes tipos de lesiones pueden dañar la tibia o el peroné, haciendo que se rompan en uno o más trozos. Esto puede ocurrir en la parte del hueso cercana a la rodilla, cerca de la parte media y larga del hueso o en el hueso cercano a una parte del tobillo (una fractura aquí podría denominarse “fractura de tobillo”). Puede que sólo se rompa uno de estos huesos o que tengas una fractura en ambos. En algunos tipos de fracturas, el hueso se rompe, pero sus piezas siguen alineadas correctamente. En otros tipos de fracturas, la lesión desplaza los fragmentos óseos fuera de alineación.

Si se fractura la tibia o el peroné, es posible que necesite una ORIF para volver a colocar los huesos en su sitio y ayudarlos a curarse. Durante una “reducción abierta”, los cirujanos ortopédicos recolocan las piezas óseas durante la cirugía para devolverlas a su alineación correcta. En una “reducción cerrada”, un profesional sanitario recoloca físicamente los huesos en su sitio sin exponerlos quirúrgicamente.

¿Cómo recuerda la tibia y el peroné?

Truco de memoria de tibia y peroné

Si confundes estos dos huesos, aquí tienes un rápido truco de memoria: recuerda la frase “never tell a little fib”. El peroné es el más pequeño de los dos huesos, por lo que “little fib” te ayudará a recordar que es el pequeño.

Más Información
Qué es la Fisioterapia Neurológica y cuáles son sus aplicaciones

¿Qué hacen en caso de fractura de tibia y peroné?

El tratamiento incluye la fijación del hueso sin cirugía y una escayola de pierna larga que se lleva de cuatro a ocho semanas. En algunos pacientes también puede ser necesaria una escayola para la pierna corta. Las fracturas inestables pueden requerir cirugía para mantener la alineación.

¿Qué es peor, romperse la tibia o el peroné?

La recuperación de una fractura de peroné puede llevar seis semanas o más. Una fractura de tibia se recupera aún más lentamente: de cuatro a seis meses o más.

Tibia peroné deutsch

La tibia es el hueso de la espinilla, el mayor de los dos huesos de la parte inferior de la pierna. La parte superior de la tibia conecta con la articulación de la rodilla y la parte inferior conecta con la articulación del tobillo. Aunque este hueso soporta la mayor parte del peso corporal, necesita el apoyo del peroné.

El peroné, a veces llamado hueso de la pantorrilla, es más pequeño que la tibia y discurre a su lado. El extremo superior del peroné se encuentra debajo de la articulación de la rodilla, pero no forma parte de la articulación. El extremo inferior del peroné forma la parte externa de la articulación del tobillo. El peroné ayuda a estabilizar la tibia pero no soporta mucho peso.

Aunque la tibia y el peroné pueden romperse independientemente el uno del otro, al estar tan juntos es más frecuente que ambos huesos se rompan a la vez. Esto se denomina fractura combinada de tibia y peroné.

Más Información
Cuesta mucho caminar: debilidad muscular: mucho tiempo en cama por fractura de columna: ¿Qué músculos debo activar?

Después de que el médico haya corregido la posición de los huesos fracturados, una radiografía también puede ayudar a confirmar que los huesos están bien alineados. En las citas de seguimiento, las radiografías pueden ayudar al pediatra a ver si los huesos se están curando correctamente.

Meseta tibial

El dolor intenso será el síntoma inicial que experimentará como consecuencia de una fractura de tibia y peroné. Si la fractura es abierta (la piel está rota) también puede haber hemorragia. Las fracturas cerradas (la piel permanece intacta) suelen tener hematomas asociados como síntomas principales. Otros síntomas de una fractura de tibia y peroné son:

No sigas cargando peso sobre la pierna fracturada, ya que esto podría causar más daños y retrasar la curación. Evite cualquier actividad que aumente el flujo sanguíneo en la zona. Esto incluye masajes, compresas calientes, duchas calientes y consumo excesivo de alcohol.

Recuperación de una fractura de tibia

La tibia y el peroné son huesos de la parte inferior de la pierna. La tibia, el mayor de los dos huesos, es la espinilla y se encuentra en la parte delantera de la pierna, mientras que el peroné se conoce como el hueso de la pantorrilla y se encuentra junto a la tibia en la parte exterior de la parte inferior de la pierna.

Una fractura de peroné o tibia puede producirse de dos maneras: por un traumatismo de alta energía, como un accidente de coche, o por un acontecimiento de baja energía, como una caída o una lesión deportiva. Los deportistas que practican deportes con muchas torsiones o cortes, como el baloncesto o el tenis, son especialmente propensos a las fracturas de tibia y peroné.

Más Información
Nene ponte recto: que siempre vas torcido

El médico suele empezar con una historia clínica para conocer la lesión sufrida y cualquier otro problema médico, y luego busca signos y síntomas de una fractura. Una radiografía puede detectar la presencia de una fractura y su gravedad, y una tomografía computarizada (TC) puede mostrar si hay algún daño en las articulaciones de la rodilla o el tobillo.

La cirugía puede ser necesaria si la fractura no responde a la inmovilización, si se trata de una fractura desplazada o si el foco de la fractura presenta varios fragmentos óseos. El cirujano utiliza placas, tornillos o barras para mantener unidas las partes rotas del hueso. Esta tornillería puede ser interna (bajo la piel) o externa, como la que se fija a una barra fuera de la piel.