Prótesis articulares

La artroplastia de rodilla es una de las cirugías ortopédicas que más éxito tienen en la actualidad. La mayoría de los pacientes experimentan una reducción o eliminación del dolor de rodilla, una mayor capacidad de movimiento y una mejora general de la calidad de vida.

En la artroplastia de rodilla se extraen partes de los huesos que forman la articulación de la rodilla y se sustituyen por implantes artificiales. Se realiza principalmente para aliviar el dolor y la rigidez de rodilla causados por la artrosis.

Los fuertes ligamentos conectan los potentes músculos del muslo y la pantorrilla a los huesos que rodean la rodilla para controlar el movimiento y la función de la rodilla. El cartílago (como el menisco) y otros tejidos blandos cubren y amortiguan los huesos para ayudarles a deslizarse juntos con suavidad.

Cuando el cartílago que amortigua la articulación se degrada o se desgasta por completo, los huesos rozan entre sí y se vuelven rasposos y ásperos. Esto provoca una inflamación conocida como artrosis, que se traduce en dolor y rigidez que dificultan la marcha y otros movimientos. Los implantes utilizados en la prótesis de rodilla son lisos como las superficies de una rodilla sana.

¿Cuánto duran las prótesis de rodilla?

En el 85% al 90% de las personas que se someten a una prótesis total de rodilla, los implantes de rodilla utilizados durarán entre 15 y 20 años. Esto significa que algunos pacientes que se someten a una prótesis de rodilla a una edad más temprana pueden llegar a necesitar una segunda operación para limpiar las superficies óseas y volver a fijar los implantes.

¿Qué prótesis se utilizan para las prótesis de rodilla?

La prótesis de rodilla se compone de metal y plástico. El tipo más común de prótesis artificial de rodilla es la prótesis cementada. Las prótesis no cementadas ya no se utilizan habitualmente. Una prótesis cementada se fija al hueso con cemento quirúrgico.

Más Información
Estructuras Anatómicas

¿Cuál es la mejor prótesis de rodilla?

En la actualidad, la RTC es una de las cirugías ortopédicas más seguras y eficaces. Durante una TKR, un cirujano extrae la superficie de los huesos dañados por la artrosis u otras causas y sustituye la rodilla por un implante artificial seleccionado para adaptarse a su anatomía.

Artroplastia unicompartimental de rodilla

Consiste en eliminar el cartílago y parte del hueso de la articulación de la rodilla y sustituirlos por componentes metálicos que recrean la superficie articular. A continuación se inserta una pieza de polietileno entre las superficies metálicas para permitir un deslizamiento suave de los componentes.

El Registro Nacional de Prótesis Articulares de la Asociación Ortopédica Australiana registra la seguridad y eficacia de todas las prótesis de rodilla. Puede comprobar si la prótesis que piensa utilizar su cirujano está asociada a una tasa de “revisión” superior a la normal (cuando hay que repetir la operación por complicaciones).

Con una prótesis de soporte fijo, el plástico (polietileno) se fija firmemente al componente tibial subyacente. Con una prótesis de plataforma giratoria, la prótesis puede girar ligeramente sobre el componente tibial.

Ventajas: La prótesis de plataforma giratoria ayuda a reproducir la pequeña cantidad de rotación que experimenta una rodilla normal cuando está totalmente extendida. También puede haber menos tensión en la parte superior de la pieza de plástico donde se dobla el componente femoral. En el lado negativo, las prótesis de plataforma giratoria dependen más de la fuerza de los ligamentos y tejidos blandos circundantes para evitar la luxación.

Más Información
Readaptación de una rotura fibrilar del bíceps femoral de un futbolista (Parte II)

Sistemas de rodilla Stryker

La prótesis de rodilla, también conocida como artroplastia de rodilla, es un procedimiento quirúrgico para sustituir las superficies que soportan el peso de la articulación de la rodilla con el fin de aliviar el dolor y la discapacidad, que se ofrece con mayor frecuencia cuando el dolor articular no disminuye con medidas conservadoras[1][2] y también para otras enfermedades de la rodilla como la artritis reumatoide y la artritis psoriásica. En pacientes con deformidad grave por artritis reumatoide avanzada, traumatismos u osteoartritis de larga duración, la cirugía puede ser más complicada y conllevar un mayor riesgo. La osteoporosis no suele causar dolor, deformidad o inflamación de la rodilla y no es motivo para realizar una artroplastia de rodilla.

La artroplastia de rodilla puede realizarse como artroplastia parcial o total[3]. En general, la cirugía consiste en sustituir las superficies articulares enfermas o dañadas de la rodilla por componentes metálicos y plásticos moldeados para permitir el movimiento continuado de la rodilla.

La operación suele conllevar un dolor postoperatorio considerable e incluye una rehabilitación física enérgica. El periodo de recuperación puede ser de 12 semanas o más y puede implicar el uso de ayudas para la movilidad (por ejemplo, andadores, bastones, muletas) para permitir que el paciente recupere la movilidad anterior a la operación[4] Se calcula que aproximadamente el 82% de las prótesis totales de rodilla durarán 25 años[5].

Protocolo de rehabilitación de prótesis de cadera

En el 85% al 90% de las personas que se someten a una prótesis total de rodilla, los implantes de rodilla utilizados durarán entre 15 y 20 años. Esto significa que algunos pacientes que se someten a una prótesis de rodilla a una edad más temprana pueden necesitar con el tiempo una segunda operación para limpiar las superficies óseas y volver a fijar los implantes. Otros pueden necesitar la sustitución completa de uno o más implantes por otros nuevos. Esto se denomina prótesis total de rodilla de revisión o revisión de rodilla.

Más Información
Tengo fractura de coxis y siento movimiento en los huesos al caminar ¿Qué puedo hacer?

Una revisión de rodilla es la sustitución de implantes protésicos en una persona a la que previamente se le ha realizado una artroplastia total de rodilla. En esta cirugía, conocida como “reoperación”, se retira la prótesis original y se coloca una nueva.

Algunas revisiones de rodilla pueden requerir la sustitución de un solo implante, mientras que otras requieren un cambio completo de todas las prótesis que se implantaron durante la operación original de prótesis de rodilla (lo que se conoce como “artroplastia total de rodilla de revisión”). Una revisión completa de este tipo es un procedimiento complejo que requiere una amplia planificación preoperatoria, implantes y herramientas especializados, tiempos de intervención prolongados y el dominio de técnicas quirúrgicas difíciles.