Dolor visceral

El dolor somático y el dolor visceral son dos tipos distintos de dolor y se sienten de forma diferente. El dolor somático procede de la piel, los músculos y los tejidos blandos, mientras que el dolor visceral procede de los órganos internos.

Tanto el dolor somático como el visceral se detectan de la misma manera. Los nervios que detectan el dolor, llamados nociceptores, envían un impulso desde el lugar doloroso a través de la médula espinal. Desde allí, llega al cerebro para su interpretación y reacción.

El dolor somático también suele ser más intenso. Los nociceptores de estos tejidos captan sensaciones relacionadas con la temperatura, la vibración y la hinchazón. Una sensación de dolor típica debida a una lesión, como golpearse la rodilla o cortarse el labio, provoca un dolor repentino y agudo.

El dolor somático puede ser superficial o profundo. El dolor superficial se origina en los receptores nociceptivos de la piel. Estos receptores también se encuentran en las membranas mucosas, como la boca y la nariz. El dolor somático profundo se origina en estructuras como articulaciones, huesos, tendones y músculos.

El dolor somático profundo puede ser sordo y molesto, similar al dolor visceral. El dolor somático profundo también puede ser generalizado y sentirse en una zona más amplia del cuerpo. Por ejemplo, una fractura de rótula puede provocar dolor en toda la pierna.

¿Puede el dolor visceral estar causado por el estrés?

Las pruebas sugieren que el estrés prolongado facilita el dolor visceral mediante la sensibilización de las vías del dolor y favorece los trastornos de dolor visceral crónico, como el síndrome del intestino irritable (SII). Esta revisión describirá la importancia del estrés en la exacerbación del dolor abdominal inducido por el SII.

¿Puede el estrés causar hipersensibilidad visceral?

Múltiples estudios que utilizan modelos preclínicos de estrés inducido experimentalmente han identificado una plétora de neurotransmisores y neuromoduladores capaces de promover la hipersensibilidad visceral inducida por el estrés.

Más Información
Músculo buccinador

¿Qué es el dolor de espalda visceral?

“El dolor visceral es el dolor de un órgano o dolor interno que puede irradiarse a la columna vertebral con afecciones como pancreatitis, colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, cálculos biliares, cánceres, dolor renal e infección urinaria”, dice el Dr. Crooks.

Hipersensibilidad visceral

¿Ha trabajado con clientes aplicando con precisión técnicas de terapia manual relacionadas con el sistema fascial, el sistema neuromuscular o el sistema craneosacral y, sin embargo, sus clientes no experimentan un alivio duradero del dolor lumbar y los patrones de movimiento disfuncionales?

Uno de los principales objetivos de la formación ortopédica y musculoesquelética para masajistas a la hora de tratar el dolor lumbar ha sido el estudio de cómo las estructuras que se encuentran detrás de la columna vertebral influyen en la movilidad y la función de la columna. El plan de estudios presentado en el Programa de Manipulación Visceral ofrece un método para evaluar y tratar la influencia de aquellas estructuras que se encuentran delante de la columna vertebral. Estas estructuras influyentes pueden incluir órganos y sus uniones fasciales, el peritoneo, el epiplón mayor o los vasos sanguíneos. La manipulación visceral suele denominarse “movilización fascial específica de órganos”. Aborda las disfunciones del contenido del torso cilíndrico.

La Manipulación Visceral fue desarrollada por Jean-Pierre Barral, fisioterapeuta y osteópata colegiado. Ocupa varios cargos, entre ellos el de Director (y Profesor) del Departamento de Manipulación Osteopática de la Facultad de Medicina de la Universidad de París, en París, Francia, y el de Presidente del Departamento de Manipulación Visceral de la Facultad de Medicina Paris du Nord. Desarrolló esta forma de terapia manual basándose en su teoría de que cada órgano interno gira sobre un eje fisiológico. Cada órgano interno también tiene una relación con la columna vertebral a través de las uniones fasciales. En la actualidad, sus cursos de Manipulación Visceral son impartidos en todo el mundo por profesores certificados que han superado con éxito un riguroso programa de formación con el Instituto Barral.

Más Información
¿Cómo se pueden disminuir las complicaciones ocasionadas por las fracturas de costillas?

Tensión abdominal síntomas de estrés

El dolor visceral es una forma grave de dolor que puede ser debilitante para el paciente. Además, afecta a una proporción significativa de la población, ya que hasta el 25% de las personas refieren dolor visceral en un momento dado. El desarrollo de nuevas terapias se ve obstaculizado por la falta de un conocimiento detallado de los mecanismos subyacentes. El uso de modelos animales ha resultado crucial para avanzar en nuestro conocimiento de lo que realmente ocurre en el dolor visceral. Esta revisión pretende destacar la situación actual en el contexto de la investigación preclínica y clínica en el área del dolor visceral. Esta revisión abarca un amplio abanico de investigaciones, por lo que no se incluyen detalles pormenorizados de los estudios, aunque se citan de forma adecuada. Esta revisión resumirá lo que ya se sabe en este campo y eludirá futuras vías aún por explorar en la investigación del dolor visceral.

El dolor visceral es, por definición, el dolor percibido como procedente de los órganos internos del cuerpo (1). El dolor puede describirse como nauseabundo, profundo, opresivo y sordo. Además, algunos órganos son más sensibles al dolor visceral que otros (2). Las enfermedades o trastornos que afectan a determinados órganos, como el hígado, los pulmones o los riñones, no suelen asociarse a síntomas manifiestos de dolor per se, sino principalmente a síntomas debidos a alteraciones en el funcionamiento del propio órgano. Por el contrario, otros órganos son mucho más sensibles a los daños y pueden provocar un dolor insoportable. Entre estos órganos se encuentran el estómago, la vejiga y los uréteres (2, 3).

Más Información
Aumentar la estatura con fisioterapia

El estrés: el dolor de espalda y las disfunciones viscerales en línea

ResumenAntecedentesEl dolor visceral es un trastorno complejo y heterogéneo, que puede ir desde las molestias leves de la indigestión hasta el dolor agónico del cólico nefrítico. En la regulación del dolor visceral intervienen la médula espinal y estructuras cerebrales de orden superior. Hallazgos recientes han relacionado la microbiota con trastornos gastrointestinales caracterizados por dolor abdominal, lo que sugiere la capacidad de los microbios para modular la hipersensibilidad visceral y la nocicepción del dolor.Cuerpo principalEn esta revisión describimos las bases neuroanatómicas de la señalización del dolor visceral y las pruebas existentes de su manipulación ejercida por la microbiota intestinal. Incluimos una visión general actualizada de los posibles efectos terapéuticos de la intervención dietética, en concreto de los probióticos y los prebióticos, en el alivio de la hipersensibilidad a los estímulos del dolor visceral.ConclusionesLa microbiota intestinal influye drásticamente en la sensación normal de dolor visceral y afecta a los mecanismos que median en la nocicepción visceral. Además, la manipulación de la microbiota intestinal mediante prebióticos y probióticos puede desempeñar un papel importante en la regulación de los trastornos de dolor visceral.