¿Puede un exceso de proteínas provocar lumbalgia?

El dolor de espalda puede aparecer por muchos motivos, como distensiones musculares, hernias discales y artritis. Algunas de estas afecciones se desarrollan lentamente, mientras que otras (como las lesiones musculares) pueden aparecer de repente. Independientemente de la causa inicial de su dolor, su dieta podría estar empeorando aún más su dolor de espalda.

La Asociación de Fisiatras Académicos presentó recientemente un nuevo estudio que relaciona las dietas ricas en alimentos inflamatorios con el aumento del dolor de espalda. Una dieta proinflamatoria puede provocar inflamación sistémica, que es una de las principales causas de las enfermedades crónicas que provocan dolor lumbar.

Una inflamación sistémica elevada también puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 2 y artritis, dos enfermedades que aumentan el riesgo de padecer dolor de espalda. Entre los alimentos que contribuyen a la inflamación se encuentran la carne roja, los alimentos procesados, los cereales refinados (como el pan blanco), las bebidas azucaradas, los aperitivos convencionales y cualquier alimento frito.

Por el contrario, los alimentos que ayudan a reducir la inflamación sistémica son el pescado graso de agua fría, los alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, las verduras de hoja verde, las bayas, los aguacates, el aceite de oliva, las legumbres, las especias (sobre todo la cúrcuma y la canela) y las hierbas frescas.

¿Puede una mala alimentación causar dolor de espalda?

Las principales causas alimentarias del dolor de espalda son el consumo excesivo de cafeína, alcohol y azúcar, que aumentan los niveles de cortisol. Otros hábitos que provocan estrés son saltarse comidas, comer grandes raciones o limitarse a una dieta restrictiva durante mucho tiempo.

¿Puede la alimentación sana aliviar el dolor de espalda?

Llenar el plato de frutas, verduras, frutos secos y legumbres puede ayudar a prevenir enfermedades y a mantener la columna vertebral sin dolor. Para aliviar el dolor, intenta seguir una dieta basada en plantas con abundantes alimentos antiinflamatorios, como espinacas, brócoli, boniatos, bayas, sandía, té verde, judías y frutos secos.

Más Información
¿Qué vitaminas ingerir al día?

¿Cuál es el efecto de una dieta inadecuada en la espalda y el cuello?

La falta de nutrición en la dieta diaria conduce a huesos más débiles y a una inmunidad deficiente. La falta de vitamina D, calcio, fósforo y otros nutrientes contribuye al dolor de huesos y a forzar la zona del cuello y los hombros. Cada vez más adultos acaban durmiendo boca abajo, lo que afecta a la zona lumbar.

Dolor de espalda por no comer lo suficiente

Los factores relacionados con el estilo de vida, como el tabaquismo, la mala alimentación y las rutinas sedentarias, se asocian desde hace tiempo a enfermedades crónicas como las cardiopatías y la diabetes de tipo 2. El dolor lumbar es uno de los problemas de salud más comunes en todo el mundo. Hasta hace poco, el papel del estilo de vida y la nutrición no se había investigado bien en este campo. Sin embargo, cada vez está más claro que estos factores pueden tener un gran impacto en el pronóstico y la calidad de vida.

El exceso de peso y la obesidad son un problema cada vez mayor. Según estadísticas recientes, el 29% de los adultos ingleses son obesos. Tiene sentido si pensamos que cualquier peso adicional que llevemos encima, especialmente el exceso de grasa (el músculo proporciona una función física junto con su peso, mientras que la grasa no), ejerce una presión adicional sobre nuestra columna vertebral y, por lo tanto, puede contribuir al dolor lumbar. La obesidad también conduce a una mayor disminución de la actividad física y el movimiento diario, lo que agrava el dolor lumbar.

Más Información
Alimentación y alimentos ácidos o acidificantes y alcalinos o alcalinizantes

También se ha observado que la obesidad provoca una inflamación generalizada en el organismo. Los niveles más altos de inflamación se han asociado a un aumento del dolor. Los tipos de alimentos que ingerimos pueden influir en si el organismo favorece o mitiga la inflamación.

Dolor de espalda difuso

Cuando de niño tus padres te decían que comieras verdura, lo hacían pensando en tu salud. Llenar tu plato de frutas, verduras, frutos secos y legumbres puede ayudarte a prevenir enfermedades y a mantener tu columna vertebral sin dolor. Intenta seguir una dieta basada en plantas con muchos alimentos antiinflamatorios, como las espinacas, el brócoli, los boniatos, las bayas, la sandía, el té verde, las judías y los frutos secos, para aliviar el dolor.

El calcio y la vitamina D son cruciales para la salud ósea, pero no necesitas tomar suplementos para obtener tu dosis diaria. El Instituto de Medicina afirma que los adultos no deberían consumir más de 2.000 miligramos de calcio al día. Los estudios demuestran que las dosis elevadas de calcio procedentes de suplementos pueden aumentar el riesgo de sufrir problemas cardiacos y fracturas óseas, por lo que es preferible consumir productos lácteos y verduras de hoja verde. Los adultos también necesitan al menos 1.000 UI de vitamina D al día, que pueden provenir de la exposición al sol, alimentos enriquecidos o suplementos.

La proteína es un componente clave de los huesos y puede curar y reparar los daños óseos y del tejido conjuntivo, ayudando a aliviar el dolor de espalda. Las carnes magras, las legumbres y los productos lácteos bajos en grasa son buenas fuentes de proteínas integrales.

Dieta antiinflamatoria

El dicho “somos lo que comemos” es cierto cuando se trata del dolor de espalda. Hay una serie de alimentos que han demostrado reducir la inflamación. La propia dieta podría ser la respuesta a algunos de sus dolores de espalda. Lea el siguiente artículo para obtener más información sobre cómo su dieta afecta al dolor de espalda.

Más Información
¿Cómo nos ayudan los suplementos nutricionales en las lesiones musculoesqueléticas?

Cuando se trata de la inflamación que provoca el dolor de espalda, es cierto que somos lo que comemos. Se ha demostrado que muchos alimentos reducen la inflamación, mientras que otros la aumentan. Las dietas ricas en azúcar y alimentos grasos también aumentan el riesgo de obesidad, que contribuye al dolor de espalda. Tamer Sabet, fisioterapeuta musculoesquelético especializado, afirma: “Se sabe que una dieta poco saludable es un factor que contribuye al sobrepeso y la obesidad. Además, se ha descrito un aumento de la prevalencia del dolor de espalda asociado a la obesidad, aunque las causas de esta relación aún no están claras.” Meenakshi Sharman, especialista en columna vertebral de la Clínica Q1 Spine de Bombay, afirma: “Los músculos lumbares y abdominales proporcionan una base de apoyo para la columna vertebral, manteniendo el cuerpo erguido. Los músculos de la parte baja de la espalda y del abdomen deben trabajar juntos para sostener la parte superior del cuerpo y la alineación de la columna vertebral. Como es posible que estos músculos no reciban los nutrientes esenciales necesarios, su capacidad de reparación puede verse mermada. Al mismo tiempo, puede aumentar el tiempo que tardan estos músculos en recuperarse de una lesión”.