Cómo salvar tus rodillas sin renunciar a tu entrenamiento

ResumenHasta ahora se consideraba que la osteoartritis (OA) era una enfermedad del cartílago que podía tratarse quirúrgicamente con artroplastia en los estadios graves. En la actualidad, la osteoartritis se considera una enfermedad de todo el órgano que puede prevenirse y tratarse en fases tempranas. La OA se desarrolla lentamente a lo largo de 10-15 años, interfiriendo en las actividades de la vida diaria y en la capacidad laboral. Muchos pacientes toleran el dolor y muchos profesionales sanitarios aceptan el dolor y la discapacidad como corolarios inevitables de la osteoartritis y el envejecimiento. Con demasiada frecuencia, los profesionales sanitarios esperan pasivamente la “muerte articular” definitiva, que hace necesaria la sustitución de rodillas y caderas. Por el contrario, la osteoartritis debería considerarse una enfermedad crónica, en la que la prevención y los modelos de atención integral temprana son la norma aceptada, como ocurre con otras enfermedades crónicas. Las lesiones articulares, la obesidad y el deterioro de la función muscular son factores de riesgo modificables susceptibles de estrategias de prevención primaria y secundaria. Deben identificarse las estrategias más adecuadas para cada paciente, seleccionando las intervenciones para corregir -o al menos atenuar- los factores de riesgo de la OA. También debemos elegir las intervenciones que tengan más probabilidades de ser aceptadas por los pacientes, para maximizar la adherencia a los regímenes y la persistencia en los mismos. Ha llegado el momento de iniciar la era de la prevención personalizada de la OA de rodilla.

¿Cómo mantienen sanas las rodillas los deportistas?

Estira antes y después de cada ejercicio o juego. Nunca empieces “en frío”: calienta siempre para avisar a tus articulaciones y músculos de que te estás preparando para moverte y actuar. Un calentamiento adecuado afecta al sistema pulmonar y cardiovascular. Haz algunos saltos de tijera, eleva tu temperatura corporal y haz fluir la sangre.

Más Información
Sobrepeso y obesidad y su relación con la nutricion

¿Cómo prevenir la pérdida de cartílago en la rodilla?

Elija ejercicios de bajo impacto para proteger el cartílago de las rodillas. Las actividades cardiovasculares como el ciclismo (en una bicicleta correctamente ajustada) y la natación pueden ayudar a mantener sano el cartílago de la rodilla y prevenir daños futuros. Acuda inmediatamente al médico si tiene la rodilla hinchada. Puede indicar que el cartílago está dañado.

¿Qué ejercicios previenen la artritis?

Las actividades aeróbicas de bajo impacto no sobrecargan las articulaciones e incluyen caminar a paso ligero, montar en bicicleta, nadar, aeróbic acuático, jardinería ligera, clases de ejercicio en grupo y baile.

Qué protege la articulación de la rodilla

Por ejemplo, la artritis -que puede causar rigidez en las articulaciones- puede empeorar con el tiempo e impedir el movimiento. El cartílago desgastado no permitirá el movimiento adecuado entre los huesos cuando éstos rocen entre sí o sean separados por ligamentos que pueden estar demasiado tensos. Esto también provocará dolor. El uso excesivo de la rodilla puede provocar muchos daños y, a la larga, lesiones graves que impidan el movimiento o requieran cirugía.

Aunque artículos como éste pueden ser estupendos para obtener información general, siempre debes consultar a un médico si sientes dolor. En primer lugar, para identificar la causa de su dolor de rodilla, debe visitar a un médico ortopédico especializado en cirugía de la rodilla. Ellos podrán diagnosticar la causa de su dolor y recomendarle opciones de tratamiento.

El ejercicio ayudará a reducir la rigidez y a aumentar la flexibilidad de la articulación, lo que permitirá un mayor movimiento con el tiempo. Pregunte a su médico qué niveles de actividad debe mantener y qué ejercicio le resulta más cómodo realizar.

Más Información
Alimentos que combinan mal

Si le preocupa el desgaste del cartílago, es importante que acuda al médico lo antes posible. Puede haber opciones de tratamiento que le ayuden a aliviar las molestias y mantener el movimiento hasta que sea necesaria la cirugía.

Cómo proteger las rodillas al caminar

El término “lesión deportiva” se refiere a los tipos de lesiones que se producen con más frecuencia durante la práctica de deportes o ejercicio, pero no se limitan a los atletas. Los trabajadores de fábricas sufren codo de tenista, los pintores lesiones de hombro y los jardineros tendinitis, aunque no practiquen deporte. En última instancia, sin embargo, las “lesiones deportivas” se refieren a las que se producen en personas activas. Este tema de salud se centra en los tipos más comunes de lesiones deportivas: las que afectan al sistema musculoesquelético. El sistema musculoesquelético es la red de músculos, tendones, ligamentos, huesos y otros tejidos que proporciona estabilidad al cuerpo y permite el movimiento.

Las lesiones deportivas se dividen en dos grandes categorías: lesiones agudas y crónicas. Las lesiones agudas se producen de repente, como cuando una persona se cae, recibe un golpe o se tuerce una articulación, mientras que las lesiones crónicas suelen ser el resultado del uso excesivo de una zona del cuerpo y se desarrollan gradualmente con el tiempo. Ejemplos de lesiones agudas son los esguinces y las luxaciones, mientras que algunas lesiones crónicas frecuentes son las espinillas y las fracturas por estrés.

Más Información
Alimentos que combinan bien

Cómo tratar las rodillas doloridas al hacer ejercicio

Una de las peores formas de tratar las rodillas es esperar a que duelan porque significa que se está desarrollando un problema médico. Puede tratarse de artritis, una lesión articular o un deterioro debido a la edad. Algunas afecciones que tienen un aspecto genético pueden no ser totalmente prevenibles, pero incluso en el caso de las enfermedades articulares, proteger la rodilla de lesiones o de un rápido deterioro es inteligente.

El cuidado de las rodillas es importante desde una edad temprana. La articulación de la rodilla es una de las más importantes del cuerpo porque permite caminar, estar de pie y correr mientras soporta el peso del cuerpo. Dado que desempeña un papel importante en tantos movimientos y soporta tanto peso corporal, muchas personas experimentan problemas de rodilla en algún momento de su vida que a menudo pueden prevenirse.

La rodilla es una articulación sinovial articulada. Una articulación sinovial es una cavidad articular situada en un lugar donde las superficies móviles de los huesos entran en contacto entre sí. Una fina capa de cartílago (meniscos) se curva alrededor del interior y el exterior de la rodilla para que la articulación esté amortiguada y los huesos puedan moverse con suavidad.