Crujido de mandíbula

La ATM – abreviatura de articulación temporomandibular – está situada inmediatamente delante de las orejas, a ambos lados de la cara. Conecta el maxilar inferior con el cráneo y facilita comer, hablar y diversos movimientos de la mandíbula.

Los trastornos temporomandibulares o TMD son afecciones que afectan a la mandíbula y a los músculos faciales que rodean los maxilares, el cuello y los hombros. Puede deberse a una mordida incorrecta, un traumatismo, artritis, estrés o una postura incorrecta.

La ATM suele causar un dolor y una agonía insoportables, que pueden ser transitorios o duraderos y afectar a ambos lados de la cara. Dolores de cabeza y migrañas, pitidos y picor en los oídos, presión detrás de los ojos, sensibilidad dental y dolor facial son algunos de los principales síntomas del TMJ.

Ejercicio de relajación mandibular: El ejercicio de relajación de la mandíbula es fácil de incluir en la rutina diaria y puede realizarse en cualquier momento y lugar. En este sencillo ejercicio mandibular, todo lo que hay que hacer es levantar y tocar con la lengua el paladar. Asegúrese de que la lengua permanece detrás de los dientes superiores. Mientras lo haces, abre la boca y separa los dientes para relajar la ATM.

¿Qué ejercicios puedo hacer para aflojar la mandíbula?

Mientras se mira en un espejo, abra y cierre suavemente la boca, dejando caer la mandíbula recta hacia arriba y hacia abajo. Repítalo durante unos minutos cada mañana y cada noche. Observe pequeñas mejoras en la amplitud de movimiento de la mandíbula a medida que practica este ejercicio día a día.

¿Se puede curar la ATM con ejercicios?

Unos sencillos ejercicios pueden ayudar a aliviar el dolor de la ATM. Hay que empezar por masajear suavemente la zona dolorida. Esto puede ayudar a reducir la tensión y el dolor. También facilita el ejercicio de la articulación y los músculos que la rodean.

Más Información
Tengo rectificación cervical: osteoporosis y pérdida de masa muscular: ¿Qué ejercicios puedo hacer?

¿Cuáles son los mejores ejercicios para relajar los músculos de la mandíbula?

Ejercicios de estiramiento

Relaje la mandíbula y, con los dientes ligeramente separados, abra lentamente la boca todo lo que pueda mientras mira hacia arriba con los ojos. Mantenga la boca abierta durante unos segundos y, a continuación, ciérrela lentamente. Una vez cerrada la boca, mueva la mandíbula hacia la izquierda mientras mira hacia la izquierda con los ojos.

Ejercicios de mandíbula tensa

Los ejercicios de fortalecimiento de la lengua pueden ayudarle a mejorar la deglución. Con la práctica, estos ejercicios pueden ayudarle a aumentar la fuerza y la movilidad de la lengua. Esto puede mejorar su capacidad para tragar, especialmente cuando se utiliza con otros tipos de ejercicios de deglución.

Antes de tragar, se mastican los alimentos hasta alcanzar un tamaño, una forma y una consistencia que permitan tragarlos. Al tragar, este material pasa a través de la boca a una parte de la garganta llamada faringe. Desde allí, la comida masticada pasa por un tubo largo (esófago) antes de entrar en el estómago y el resto del tubo digestivo.

Este movimiento requiere una serie de acciones coordinadas de los músculos a lo largo de este recorrido. Si algo no funciona correctamente, puede provocar problemas para tragar. La debilidad muscular en estas zonas puede dificultar la deglución correcta. Los ejercicios de deglución pueden aumentar la fuerza, la movilidad y el control de estos músculos. Con el tiempo, esto puede ayudarle a volver a tragar con normalidad.

Más Información
Higiene postural en el trabajo: Ejercicios de báscula pélvica

Supongamos, por ejemplo, que tiene problemas con la primera fase de la deglución, antes de que la comida salga de la boca. Si es así, puede resultarle beneficioso trabajar los músculos de esta región, como las mejillas, la lengua y los labios. En este caso, los ejercicios linguales pueden ser útiles. En concreto, los ejercicios de fortalecimiento de la lengua pueden ayudarle a manipular los alimentos dentro de la boca y a desplazarlos hasta la faringe.

Cómo relajar la mandíbula

Ejercicio con la lengua en posición de reposo – Hazlo colocando la punta de la lengua sobre el paladar, detrás de los dientes frontales. Ésta suele considerarse la mejor posición de la lengua para mantener los músculos de la mandíbula más relajados y aliviar cualquier forma de dolor.

Ejercicio para fortalecer la lengua – Coloca una pila de depresores linguales entre las filas inferior y superior de dientes. El número de depresores linguales que utilice debe estar determinado por el tamaño de la abertura entre las filas inferior y superior de dientes. Debes tener suficientes depresores para estirar bien la mandíbula. Mantén el estiramiento durante cinco o seis minutos varias veces al día.

Los ejercicios linguales ayudan a aliviar el dolor de la ATM, ya que reducen la tensión articular y muscular, proporcionando así un alivio duradero. Los ejercicios son sencillos y discretos, por lo que puedes hacerlos incluso en público.

Tmj

La articulación temporomandibular (ATM) permite el movimiento de la mandíbula y la capacidad de abrir y cerrar la boca. Experimentar dolor y molestias en la mandíbula o cerca de las orejas puede significar que padeces un trastorno de la ATM. Aunque a menudo desaparece por sí solo, los ejercicios de ATM pueden ayudar a aliviar el dolor.

Más Información
6 ejercicios y técnicas para mejorar tu respiración: relajarte y reducir la ansiedad

Cuando se experimenta dolor y molestias de forma activa debido a un problema de ATM, es posible que ejercitar la zona no sea de gran ayuda. Prueba técnicas de relajación y estiramientos suaves para aliviar el dolor e intenta realizar ejercicios de fortalecimiento de la ATM una vez que el dolor inicial haya remitido para evitar que el dolor reaparezca.

Si quieres mantener alejadas las molestias del dolor de la ATM, estos ejercicios de fortalecimiento pueden ayudarte a encontrar alivio. Estos ejercicios consisten en abrir y cerrar la boca mientras colocas cierta resistencia en la barbilla.

Estirar suavemente la mandíbula y la zona de la articulación también puede ayudar a evitar que reaparezca el dolor de la ATM. Recuerda tener cuidado y, si sientes dolor al hacer los ejercicios, deja de hacerlos inmediatamente. Es posible que necesites más tiempo antes de poder activar la articulación.