Rotura de menisco y cirugía de la artritis

El menisco es un amortiguador en forma de media luna situado en la rodilla entre el fémur (hueso del muslo) y la tibia (hueso de la espinilla). Cada rodilla tiene dos meniscos. Uno está en el lado medial, más cerca de la otra rodilla, y el otro en el lado lateral, más cerca de la parte exterior de la pierna. Durante las actividades que se realizan de pie, el cartílago meniscal amortigua el desgaste del cartílago articular circundante, que es la capa protectora de los extremos de los huesos.

Las lesiones o daños en el menisco pueden deberse a una torsión o rotación brusca de la rodilla; a un esfuerzo al ponerse en cuclillas, agacharse o levantar objetos pesados; y a impactos fuertes de una entrada u otra actividad deportiva. Las lesiones pueden ir desde una distensión de menisco hasta una rotura parcial o total de menisco. El tratamiento de los síntomas de la lesión de menisco varía en función del grado de la lesión, y puede ser tan conservador como el reposo y la aplicación de hielo hasta intervenciones más drásticas como la cirugía. Nuestro equipo de medicina deportiva trabajará con usted para determinar el mejor tratamiento.

¿Cómo se comprueba la rotura de menisco?

También puede sentir dolor en la zona del menisco. Para comprobar si hay una rotura de menisco lateral (en la parte externa de la rodilla), te pedirán que gires los dedos de los pies hacia dentro hasta donde tus rodillas puedan rotar. A continuación, se pondrá en cuclillas y se levantará lentamente. Un chasquido o dolor puede indicar una rotura de menisco.

¿Se puede doblar la rodilla con un menisco roto?

En un desgarro moderado típico, se siente dolor en el lateral o en el centro de la rodilla, dependiendo de dónde se encuentre el desgarro. A menudo se puede caminar. La inflamación suele aumentar lentamente a lo largo de unos días y puede provocar rigidez en la rodilla y limitar la flexión.

Más Información
Tengo dolor de rodilla: en mi radiografía se ve inflamación de rótula ¿Qué puedo hacer?

¿Se puede seguir caminando con una lesión de menisco?

Dolor. Una rotura de menisco suele producir un dolor bien localizado en la rodilla. El dolor suele empeorar durante los movimientos de torsión o en cuclillas. A menos que el menisco roto haya bloqueado la rodilla, muchas personas con un menisco roto pueden caminar, estar de pie, sentarse y dormir sin dolor.

¿Es el menisco un ligamento o un cartílago?

Una persona media da más de 5.0001 pasos cada día. Con el paso de los días, los meses y los años, estas zancadas suman miles y miles de leguas literalmente debajo de las rodillas. Como puedes imaginar, este kilometraje puede erosionar tus articulaciones, especialmente tus atribuladas rodillas. Más allá de este desgaste natural, la articulación de la rodilla suele lesionarse durante las competiciones deportivas, y las roturas de menisco son bastante comunes.

Curiosamente, las roturas de menisco no siempre son el resultado de un traumatismo directo en la rodilla. De hecho, muchos desgarros de menisco se producen como resultado del desgaste del cartílago con el paso del tiempo. Según un estudio reciente, más del 40% de las personas mayores de 65 años han sufrido una rotura de menisco. Esto significa, basándonos únicamente en las probabilidades, que muchos de nosotros sufriremos algún día una rotura total o parcial de menisco. Entonces, ¿qué opciones tiene tras sufrir una rotura de menisco leve o grave? Echemos un vistazo a la lesión, los síntomas y las posibles opciones de tratamiento.

Una lesión de menisco o rotura de menisco se define como un daño en el cartílago en forma de C situado entre la tibia y el fémur, y es una de las lesiones de rodilla más comunes. Aunque la rotura de menisco suele estar relacionada con el deporte, puede afectar a cualquier persona de cualquier edad. Según el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel, las roturas de menisco degenerativas son comunes en los adultos mayores2, especialmente en aquellos que sufren síntomas de artritis de rodilla.

Más Información
Operación para tratar enfermedad de Muller Weiss ¿Algún consejo?

Tratamiento de la artritis meniscal

Aunque no siempre se puede prevenir una rotura de menisco, sí se puede evitar que empeore. En este blog, los especialistas en salud de la consulta del Dr. Struan Coleman explican qué es una rotura de menisco y los signos que puede observar para saber si necesita tratamiento.

El menisco se encuentra en la rodilla, en la unión de tres huesos: el fémur, la rótula y la tibia. El menisco es un disco de goma que amortigua todos estos huesos y evita que rocen entre sí. El disco, que está dividido en dos secciones denominadas meniscos, también ayuda a distribuir el peso y la presión por la rodilla.

Lo más probable es que se lesione el menisco al girar o torcerse bruscamente con el pie inmóvil. Puede lesionarse el menisco practicando deportes como el fútbol americano, el fútbol o el béisbol. También puede lesionarse el menisco fuera del campo levantando cajas pesadas o resbalando en un suelo mojado.

Como muchas otras partes del cuerpo, el menisco puede desgastarse con la edad. Las roturas son más frecuentes en hombres y mujeres mayores de 30 años. Más del 40% de las personas de 65 años o más se han roto el menisco en algún momento.

Más Información
Neuroma de Morton: Signos radiológicos

Mcl vs síntomas de rotura de menisco

Es posible que no se dé cuenta del desgaste que sufren sus piernas y articulaciones a lo largo del día; sin embargo, este estrés se acumula con el tiempo. Con el tiempo, el cartílago entre los huesos puede empezar a romperse y provocar lesiones.

Aunque las lesiones de rodilla suelen producirse durante la práctica deportiva, las lesiones de menisco tienden a aparecer gradualmente. En muchas situaciones, la rotura de menisco es la causa del dolor crónico de rodilla. Por lo tanto, es importante que todo el mundo conozca cómo se diagnostica y trata una rotura de menisco.

El menisco es un pequeño trozo de cartílago que actúa como amortiguador entre la tibia y el fémur. Cuando la rodilla se mueve, la tibia y el fémur se desplazan uno encima del otro. El objetivo del menisco es amortiguar este movimiento, reduciendo la fricción que de otro modo se produciría entre estos dos huesos, lo que provocaría dolor.

Cuando alguien se rompe el menisco, este amortiguador desaparece. Sin el menisco, su movilidad puede verse gravemente afectada. Al tratarse de una de las lesiones de rodilla más comunes, es fundamental estar familiarizado con la forma en que puede presentarse una rotura de menisco.