Dolor de Aquiles

Si se desgarra parcialmente el tendón de Aquiles, puede sentirse como una tendinopatía. Si se desgarra o rompe completamente el tendón de Aquiles, puede sentirse como una patada o un golpe en la parte posterior del tobillo. Puede que tengas problemas para caminar.

Para diagnosticar una lesión tendinosa, tu médico o fisioterapeuta te examinará y te preguntará por tus síntomas. Es posible que se realice una ecografía u otra exploración, como una radiografía o una resonancia magnética, para ayudar a identificar el problema, pero normalmente no es necesario.

Inicio Mostrar registros seleccionados Nueva búsqueda Buscar opciones de fisioterapia Para buscar pruebas sobre fisioterapia para un problema específico, seleccione un término apropiado para completar los siguientes enunciados

La paroniquia es una inflamación de la piel que bordea una uña de la mano o del pie. Esta inflamación puede clasificarse como aguda o crónica, dependiendo de los síntomas, la causa de la inflamación y el tiempo que se lleve padeciendo.

Inicio Mostrar registros seleccionados Nueva búsqueda Buscar opciones de fisioterapia Para buscar pruebas sobre fisioterapia para un problema específico, seleccione un término apropiado para completar los siguientes enunciados

¿Cuáles son los dos signos de la tendinitis de Aquiles?

Los síntomas de la tendinitis de Aquiles incluyen: Dolor en el talón y a lo largo del tendón al caminar o correr. Dolor y rigidez en la zona por la mañana. Dolor en el tendón de Aquiles al tocarlo o moverlo.

¿Se puede caminar con tendinitis de Aquiles?

Incluso si caminas rápido no tendrás problemas, pero si te duele demasiado, prueba a usar una plantilla en el talón (disponible en la mayoría de farmacias). Esto acorta la longitud del tendón de Aquiles y alivia parte de la tensión.

Más Información
Neumonía: Qué es: tipos y tratamiento

¿Cuáles son las causas de los síntomas y la prevención de la tendinitis de Aquiles?

La actividad extenuante de la pierna, como correr, esprintar o saltar, puede causar tendinitis de Aquiles. Los síntomas pueden aparecer gradualmente durante la actividad. Un dolor repentino y extremo en el tendón, que provoque incapacidad para apoyar el pie, puede indicar una rotura del tendón.

Tendinopatía insercional del tendón de Aquiles

La tendinitis de Aquiles se produce cuando el tendón que conecta la parte posterior de la pierna con el talón se inflama y duele cerca de la planta del pie. Este tendón se llama tendón de Aquiles. Le permite empujar el pie hacia abajo. El tendón de Aquiles se utiliza para caminar, correr y saltar.

Hay dos grandes músculos en la pantorrilla. Crean la fuerza necesaria para empujar con el pie o subir de puntillas. El gran tendón de Aquiles conecta estos músculos con el talón. En raras ocasiones, se debe a una lesión. La tendinitis por sobrecarga es más frecuente en personas jóvenes. Puede darse en caminantes, corredores u otros atletas. La tendinitis por artritis es más frecuente en adultos de mediana edad y mayores. Puede formarse un espolón o crecimiento óseo en la parte posterior del hueso del talón. Esto puede irritar el tendón de Aquiles y causar dolor e hinchazón. Los pies planos ejercen más tensión sobre el tendón.

Los síntomas incluyen dolor en el talón y a lo largo del tendón al caminar o correr. El tendón puede doler al tocarlo o al moverlo. La zona puede estar hinchada y caliente. Puede tener problemas para ponerse de puntillas. También puede tener problemas para encontrar zapatos que le queden cómodos debido al dolor en la parte posterior del talón.

Más Información
Principales tratamientos de fisioterapia en la lipodistrofia ginecoide

Rotura del tendón de Aquiles

El tendón de Aquiles, el mayor tendón del cuerpo, recorre la parte posterior de la pierna desde la pantorrilla hasta el talón. Mueve la pierna y el pie cuando corremos o caminamos. El uso excesivo de este tendón hace que se hinche y duela. La obesidad o los pies planos también pueden contribuir a esta dolencia.

Los síntomas pueden aparecer gradualmente durante la actividad. Un dolor repentino y extremo en el tendón, que provoque la imposibilidad de apoyar el pie, puede indicar una rotura del tendón. Una rotura del tendón requiere atención médica y tratamiento inmediatos.

Si has añadido intensidad a tus entrenamientos, vuelve a tu rutina de ejercicios de forma gradual y calienta adecuadamente para evitar la reaparición de la lesión. Si el dolor persiste durante seis meses o más y los tratamientos no quirúrgicos no consiguen aliviar los síntomas, puede ser necesaria una intervención quirúrgica para reparar la tendinitis.

Durante la cirugía del tendón de Aquiles, el médico realizará una incisión en la parte posterior de la pierna y reparará el tendón. Este procedimiento a veces incluye el uso de otros tendones para reforzar el tendón de Aquiles.

Tendinopatía de Aquiles

La tendinitis de Aquiles suele aparecer en corredores que han aumentado repentinamente la intensidad o la duración de sus carreras. También es frecuente en personas de mediana edad que practican deportes, como el tenis o el baloncesto, sólo los fines de semana.

Más Información
Cambios físicos tras el parto y el tratamiento de fisioterapia

La mayoría de los casos de tendinitis de Aquiles pueden tratarse con cuidados caseros relativamente sencillos bajo la supervisión de su médico. Suelen ser necesarias estrategias de autocuidado para evitar episodios recurrentes. Los casos más graves de tendinitis de Aquiles pueden provocar desgarros (roturas) del tendón que pueden requerir reparación quirúrgica.Productos y ServiciosMostrar más productos de Mayo Clinic

El dolor asociado a la tendinitis de Aquiles suele comenzar como un dolor leve en la parte posterior de la pierna o por encima del talón después de correr o realizar otra actividad deportiva. Pueden producirse episodios de dolor más intenso después de correr, subir escaleras o esprintar de forma prolongada.

CausasLa tendinitis de Aquiles está causada por un esfuerzo repetitivo o intenso del tendón de Aquiles, la banda de tejido que conecta los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón. Este tendón se utiliza cuando camina, corre, salta o se impulsa sobre los dedos de los pies.