Ejercicios que deben evitarse en caso de cardiopatía coronaria

La obesidad es una enfermedad compleja que afecta a todo el metabolismo corporal y se asocia a un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV) y diabetes de tipo 2 (DMT2). El ejercicio físico produce numerosos beneficios para la salud y es una herramienta importante para combatir la obesidad y sus comorbilidades, incluidas las enfermedades cardiovasculares. El ejercicio previene tanto la aparición como el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y es una importante herramienta terapéutica para mejorar los resultados de los pacientes con enfermedades cardiovasculares. Algunos de los beneficios del ejercicio son la mejora de la función mitocondrial, la restauración y mejora de la vasculatura y la liberación de mioquinas del músculo esquelético que preservan o aumentan la función cardiovascular. En esta revisión analizaremos los mecanismos a través de los cuales el ejercicio promueve la salud cardiovascular.

La obesidad y sus comorbilidades asociadas están aumentando rápidamente en Estados Unidos y en todo el mundo (1). La obesidad se asocia a muchos efectos adversos para la salud, como un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV), diabetes tipo 2 (DMT2), ciertos tipos de cáncer y muerte (2-6). A medida que las tasas de obesidad siguen aumentando, la prevalencia de las comorbilidades asociadas, incluidas la DMT2 y las ECV, aumenta de forma concomitante (7); las personas con sobrepeso tienen el doble de probabilidades, y las personas con obesidad grave tienen diez veces más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares que los individuos con un peso saludable (8).

¿Cómo previene la actividad física las enfermedades cardiovasculares?

La actividad física regular previene o retrasa el desarrollo de la hipertensión arterial, y el ejercicio reduce la presión arterial en personas con hipertensión. La actividad física también puede reducir los niveles de colesterol en sangre, lo que a su vez disminuye el riesgo de ECV.

¿Por qué es importante el ejercicio para la salud cardiovascular?

El ejercicio físico también puede mejorar la función cardiovascular mediante adaptaciones del corazón y del sistema vascular (17, 24-27). El ejercicio físico regular disminuye la frecuencia cardiaca en reposo, la presión arterial y los marcadores aterogénicos, y aumenta la hipertrofia cardiaca fisiológica (13-15, 28).

Más Información
¿Qué ejercicios debo hacer para mejorar los síntomas por una hernia discal a nivel de L5:S1?

¿Cuáles son los 3 tipos de ejercicio cardiovascular?

En términos generales, el ejercicio cardiovascular puede clasificarse en tres categorías: cardio de alto impacto, cardio de bajo impacto y cardio sin impacto.

¿Cómo reduce el ejercicio las enfermedades coronarias?

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte en Estados Unidos.1 Entre 2008 y 2010, las ECV fueron responsables de 272.668 muertes anuales en personas menores de 80 años. Casi un tercio de las muertes por ECV se consideran potencialmente prevenibles.1 La Asociación Americana del Corazón (AHA) ha publicado recomendaciones que definen la salud cardiovascular ideal. Las recomendaciones para la actividad física en adultos son de al menos 150 minutos de actividad aeróbica de intensidad moderada o al menos 75 minutos de actividad aeróbica de intensidad vigorosa a la semana.2 La salud cardiovascular ideal también incluye el cumplimiento de al menos cuatro de los cinco componentes de una dieta coherente con el plan de alimentación de los Enfoques Dietéticos para Detener la Hipertensión (DASH, por sus siglas en inglés) (Tabla 1).2

Aunque el aumento de la ingesta de sodio se ha asociado con el accidente cerebrovascular y la enfermedad cardiovascular, una revisión Cochrane de 2014 que evaluó la restricción de sodio en la dieta en pacientes normotensos e hipertensos no mostró ningún efecto sobre los resultados cardiovasculares o la mortalidad por todas las causas.

Recomendación clínicaCalificación de la evidenciaReferenciasLos adultos deben seguir un plan de alimentación coherente con la dieta de los Enfoques Dietéticos para Detener la Hipertensión o la dieta mediterránea.A11, 13, 14 Se recomienda sustituir la grasa saturada de la dieta por grasa poliinsaturada para reducir el riesgo cardiovascular.B18 Los adultos lo suficientemente sanos para hacer ejercicio deben realizar al menos 150 minutos de actividad aeróbica de intensidad moderada, 75 minutos de actividad aeróbica de intensidad vigorosa, o una combinación equivalente, cada semana. A27, 28 Se debe aconsejar a los adultos físicamente inactivos que cualquier aumento de la actividad física se asocia a una reducción del riesgo cardiovascular.A27, 28 La actividad de fortalecimiento muscular al menos dos veces por semana en adultos previamente inactivos se asocia a una mejora de los resultados cardiovasculares.B29 Los adultos sin antecedentes significativos de enfermedad cardiovascular pueden aumentar gradualmente su nivel de actividad hasta una intensidad moderada de forma segura sin consultar a un médico.C27

Más Información
6 ejercicios y técnicas para mejorar tu respiración: relajarte y reducir la ansiedad

¿Cuáles son los cinco factores de riesgo de la ECV que se pueden controlar?

“Uno de los principales beneficios del ejercicio es que ayuda a controlar o modificar muchos de los factores de riesgo de las cardiopatías”, afirma el Dr. Kerry Stewart, director de Fisiología del Ejercicio Clínico y de Investigación del Johns Hopkins Bayview. “El tabaquismo es otro factor importante de las cardiopatías, y si se hace ejercicio con regularidad es poco probable que se adquiera un mal hábito como el de fumar, o que se deje de fumar si ya se es fumador”.

Aunque el ejercicio tiene beneficios por sí mismo, la mejor forma de prevenir las enfermedades cardiacas es combinarlo con una dieta sana. El ejercicio por sí solo puede ayudar a perder peso a largo plazo. Pero un enfoque a corto plazo consiste en reducir el número de calorías que se ingieren a través de la dieta, al tiempo que se aumentan las calorías que se gastan mediante el ejercicio.

Tanto la Asociación Americana del Corazón como el Colegio Americano de Medicina Deportiva recomiendan combinar el ejercicio aeróbico (correr, nadar, montar en bicicleta) con el entrenamiento de resistencia (levantamiento moderado de pesas). Juntas, estas dos categorías de ejercicio son las más beneficiosas para prevenir y controlar las cardiopatías.

Más Información
Cómo flexibilizar tus piernas con ejercicios de pilates

La inactividad física es un factor de riesgo modificable de enfermedad cardiovascular.

El ejercicio físico puede ser aún más importante para la prevención de las enfermedades cardiovasculares de lo que se sabía hasta ahora, y cuanta más actividad, mejor, según sugiere un nuevo estudio a gran escala dirigido por la Universidad de Oxford.

Para medir la actividad física, investigadores del Reino Unido hicieron que 90.211 personas llevaran un acelerómetro (un sensor de movimiento pequeño y ligero) en la muñeca durante un periodo de siete días entre 2013 y 2015. Los investigadores realizaron un seguimiento de la salud de los participantes durante una media de cinco años.

En total, se diagnosticaron 3.617 casos de enfermedades cardiovasculares en los participantes, que formaban parte del estudio más amplio UK Biobank de personas de entre 40 y 69 años. Los casos de enfermedades cardiovasculares disminuyeron entre los participantes a medida que aumentaba la cantidad de actividad física moderada y vigorosa. Es más, según el estudio, no existía un umbral en el que los efectos del ejercicio dejaran de mejorar la salud cardiovascular. Los más activos -entre el 25% más activo- tuvieron una reducción media del riesgo de entre el 48% y el 57%.