Tratamiento alternativo de la artritis reumatoide

Normalmente, estos gérmenes no se encuentran en el cuerpo de una persona. Pueden vivir en el aire, en alimentos crudos, plantas, tierra, animales o basura. Cuando entran en el cuerpo de una persona, estos gérmenes generalmente provocan que la persona enferme. Los médicos llaman “infección” a una enfermedad causada directamente por cualquiera de estos gérmenes.

Artritis significa inflamación de las articulaciones (“arthr-” = articulación”; “-itis” = inflamación). Hay más de 100 tipos de artritis. ¿Cómo sabe una persona si tiene inflamada una articulación u otra parte del cuerpo? Generalmente, esa zona se calienta, duele, se hincha, se enrojece y/o se pone rígida.

A diferencia de otros tipos de artritis, la artritis infecciosa no suele ser una enfermedad de larga duración. Tratada a tiempo y adecuadamente, suele ser una forma curable de artritis. Sin embargo, sin el tratamiento adecuado, la artritis infecciosa puede provocar graves daños en las articulaciones afectadas y puede extenderse a otras partes del cuerpo. Por eso es importante reconocer los síntomas de la artritis infecciosa y recibir un tratamiento rápido.

¿Cómo se elimina la artritis?

La hidratación es vital para eliminar las toxinas del organismo, lo que puede ayudar a combatir la inflamación. Una ingesta adecuada de agua puede ayudar a mantener las articulaciones bien lubricadas y prevenir los ataques de gota. Beber agua antes de comer también puede ayudar a comer menos, lo que favorece la pérdida de peso.

¿Qué puedo tomar para el dolor de artritis en todo el cuerpo?

Entre los medicamentos para la artritis más utilizados se incluyen: AINE . Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden aliviar el dolor y reducir la inflamación. Algunos ejemplos son el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) y el naproxeno sódico (Aleve).

Más Información
Después de inmovilización de muñeca de 6 semanas y 2 meses de recuperación: no puedo pronar la mano ¿Qué puedo hacer?

¿Qué té es bueno para la artritis reumatoide?

TÉ VERDE.

Los estudios demuestran que un potente antioxidante del té verde llamado epigalocatequina-3-galato (EGCG) bloquea la producción de moléculas que causan daños articulares en personas con artritis reumatoide (AR). Los investigadores recomiendan tomar dos o tres tazas de té verde al día.

Alcohol inflamación articulaciones

¿Recuerdas el dicho “Somos lo que comemos”? Pues resulta que también eres lo que bebes. Cuando pensamos en nutrición, a menudo pensamos sólo en alimentos sólidos. Pero lo que bebemos es una gran parte de lo que metemos en el cuerpo y debe considerarse parte de nuestra nutrición general. Elegir bebidas saludables es tan importante como elegir alimentos saludables.

Lo que comemos y bebemos se transmite como información a los órganos de nuestro cuerpo y puede tener un efecto adverso en cómo nos sentimos. El consumo de bebidas azucaradas como los refrescos puede afectar negativamente a la capacidad del cuerpo para absorber el calcio. En su lugar, pruebe estas bebidas. Además de ser opciones saludables, ¡puede que te ayuden a aliviar el dolor de la artritis!

El té es una de las mejores bebidas para los pacientes con artritis debido a sus numerosos beneficios para la salud. El té verde, el negro y el blanco son ricos en compuestos antiinflamatorios como los polifenoles. El té verde suele considerarse el más beneficioso por su ingrediente activo “epigalocatequina-3-galato” o EGCG. Se ha demostrado que el EGCG tiene una actividad antioxidante 100 veces mayor que las vitaminas C y E, lo que ayuda a preservar el cartílago y el hueso.

Más Información
Fisioterapia en la fractura de cadera del anciano

El antiinflamatorio natural más potente

Pruebas de laboratorioEl análisis de diferentes tipos de fluidos corporales puede ayudar a determinar con precisión el tipo de artritis que puede padecer. Los fluidos que suelen analizarse son la sangre, la orina y el líquido articular. Para obtener una muestra de líquido articular, los médicos limpian y adormecen la zona antes de insertar una aguja en el espacio articular para extraer un poco de líquido.

TratamientoEl tratamiento de la artritis se centra en aliviar los síntomas y mejorar la función articular. Es posible que tenga que probar varios tratamientos diferentes, o combinaciones de tratamientos, antes de determinar lo que funciona mejor para usted.

TerapiaLa fisioterapia puede ser útil para algunos tipos de artritis. Los ejercicios pueden mejorar la amplitud de movimiento y fortalecer los músculos que rodean las articulaciones. En algunos casos, puede ser necesario el uso de férulas o aparatos ortopédicos.

Medicina alternativaMuchas personas utilizan remedios alternativos para la artritis, pero existen pocas pruebas fiables que respalden el uso de muchos de estos productos. Los remedios alternativos más prometedores para la artritis incluyen:

Preparación para su citaAunque es posible que primero comente sus síntomas con su médico de cabecera, éste puede remitirle a un médico especializado en el tratamiento de problemas articulares (reumatólogo) para que le realice una evaluación más exhaustiva.

Más Información
¿Por qué después de una inmovilización por esguince de tobillo todavía no puedo apoyar bien el pie?

Hierbas antiartríticas

Las causas de muchos tipos de artritis no se conocen del todo. Se cree que la mayoría de las formas de artritis están causadas por un fallo en el sistema inmunitario que hace que el cuerpo ataque a sus propios tejidos en las articulaciones. Esto puede heredarse genéticamente.

La artritis causada por una infección se denomina “artritis reactiva”. Es muy difícil de diagnosticar y puede aparecer a cualquier edad, aunque es más frecuente en personas jóvenes. La artritis reactiva puede durar entre unas semanas y 6 meses.

Consulte a su médico si tiene dolor y rigidez que empiezan sin una razón clara, duran más de unos días y también causan hinchazón, enrojecimiento y calor. Es importante iniciar el tratamiento lo antes posible para evitar que la enfermedad empeore y cause daños a largo plazo.

Pueden hacerse análisis de sangre para detectar signos de inflamación u otros signos de artritis. A veces puede tomarse una muestra de líquido de una articulación. Pueden realizarse radiografías, ecografías o tomografías computarizadas para detectar la pérdida de cartílago o el estrechamiento del espacio articular.