Se puede vivir con lupus sin medicación

El lupus es una enfermedad que dura toda la vida y que puede afectar a muchos aspectos de la misma. Sin embargo, muchas personas con lupus llevan una vida larga y sana. Puede tomar medidas para controlar sus síntomas, prevenir los brotes de lupus y enfrentarse a los retos del lupus.

A pesar de sus esfuerzos por seguir su plan de tratamiento y cuidarse bien, puede haber momentos en los que los síntomas del lupus empeoren. Hable con su médico sobre las formas de aliviar los síntomas cuando esto suceda.

Los momentos en los que sus síntomas empeoran y se siente enfermo se denominan brotes. Los brotes pueden aparecer y desaparecer. Puede tener hinchazón y erupciones una semana y no tener síntomas la siguiente. A veces, los brotes se producen sin síntomas claros y sólo se detectan mediante pruebas de laboratorio.

Los brotes de lupus suelen presentar signos de advertencia. Puede ayudar a prevenir las crisis o hacer que sean menos graves si detecta las señales de alarma y recibe tratamiento rápidamente. Antes de un brote, sus síntomas pueden empeorar o pueden aparecer nuevos signos y síntomas, como por ejemplo

Incluso si toma medicamentos para el lupus, es posible que algunas cosas desencadenen un brote. Por ejemplo, es posible que sus síntomas se agraven después de haber estado al sol o después de un duro día de trabajo, aunque esté tomando su medicación para el lupus.

¿Puedo llevar una vida normal con lupus?

Muchas personas con lupus pueden minimizar los brotes, disminuir la carga de la enfermedad y llevar una vida de calidad siguiendo su plan de tratamiento y cuidando de sí mismas. De hecho, casi el 90% de las personas con lupus tienen una esperanza de vida normal.

¿Es difícil vivir con lupus?

Vivir con lupus puede ser duro, pero es importante tener una actitud positiva. Puede hacer varias cosas para ayudarle a vivir con lupus. Una buena forma de empezar a controlar el lupus es colaborar con su médico y tomar los medicamentos según las indicaciones. A veces, puede sentir tristeza y enfado.

Más Información
Conoce y cuida tu pecho

¿Cuáles son las luchas diarias con el lupus?

El lupus puede dificultar la vida cotidiana. Cuando el lupus está activo, síntomas como la rigidez articular, el dolor, la fatiga, la confusión o la depresión pueden dificultar -y a veces imposibilitar- tareas sencillas. Como estos síntomas no son visibles, las personas que le rodean pueden tener problemas para entender cómo se siente.

Blog Vivir con lupus

Vivir con lupus, una enfermedad que puede afectar a casi todos los órganos del cuerpo, tiene sus altibajos. Tanto si se trata de controlar los brotes de los síntomas como de afrontar los aspectos emocionales de padecer una enfermedad crónica, es importante comprender las distintas formas en que el lupus puede afectar a su vida y cómo mantenerse al día¹.

La fatiga puede ser un efecto secundario debilitante del lupus, que afecta al 50%-90% de las personas con la enfermedad.³ No es el tipo de fatiga que se cura con una siesta; a menudo es constante y afecta a la calidad de vida de muchas personas.

Los síntomas del lupus no sólo son agotadores físicamente, sino que tienen amplias consecuencias mentales y emocionales. Los estudios demuestran que el 25% de las personas con lupus padecen depresión grave y el 37% ansiedad.¹⁰ Por eso el tratamiento del lupus debe incluir también formas de mejorar los resultados psicológicos.

La imagen corporal es un tema importante para los enfermos de lupus. La caída del cabello, los cambios en la piel y el aumento de peso (debido al uso de esteroides y a la enfermedad renal) son preocupaciones a las que se enfrentan muchas personas con esta enfermedad. Además, una mala imagen corporal puede interferir en la vida social, lo que puede llevar a un empeoramiento de la depresión y los trastornos del estado de ánimo ³.

Más Información
Psiconeuroinmunología (PNI)

Vivir con lupus

El lupus es una enfermedad de por vida que puede afectar a muchos aspectos de su vida. Sin embargo, muchas mujeres con lupus llevan una vida larga y sana. Puede tomar medidas para controlar sus síntomas, prevenir los brotes de lupus y hacer frente a los retos del lupus.

A pesar de sus esfuerzos por seguir su plan de tratamiento y cuidarse bien, puede haber momentos en los que los síntomas del lupus empeoren. Hable con su médico o enfermera sobre las formas de aliviar los síntomas cuando esto ocurra.

Los momentos en los que sus síntomas empeoran y se siente enfermo se denominan brotes. Los brotes pueden aparecer y desaparecer. Puede tener hinchazón y erupciones una semana y no tener síntomas la siguiente. A veces los brotes se producen sin síntomas claros y sólo se detectan mediante pruebas de laboratorio.

Aunque tome medicamentos para el lupus, es posible que algunas cosas desencadenen un brote. Por ejemplo, puede que sus síntomas aparezcan después de haber estado al sol o después de un duro día de trabajo, aunque esté tomando su medicación para el lupus.

Los brotes de lupus suelen presentar signos de advertencia. Puede ayudar a prevenir las crisis o hacer que sean menos graves si detecta las señales de advertencia y recibe tratamiento rápidamente. Antes de una exacerbación, sus síntomas pueden empeorar, o pueden aparecer nuevos signos y síntomas, como:

Etapas terminales del lupus

El lupus eritematoso sistémico, comúnmente conocido como lupus, es una enfermedad impredecible en la que el sistema inmunitario de una persona ataca los tejidos de su propio cuerpo. Los síntomas y la gravedad varían de un paciente a otro; para algunos, el lupus es potencialmente mortal y, para otros, totalmente controlable.

Más Información
Sobre el conflicto entre científicos y holísticos

“Supuse que era por estar mucho tiempo de pie en el trabajo. Poco después, empecé a tener fiebre, la nariz y la cabeza taponadas, me dolía todo y cada vez me dolían más las articulaciones. Supuse que era la gripe, así que fui al médico de cabecera. Me dijo que descansara. Pero como no mejoraba al cabo de una semana, volví y me mandó análisis de sangre”.

“Mi reumatólogo me había recetado una medicación que me alivió los síntomas, así que pensé que no debía de ser tan grave. Sé que mi madre estaba más preocupada que yo. Creo que se dio cuenta de que era una enfermedad que tendría de por vida y que me limitaría”.

“Un brote puede durar un par de semanas o meses. La mejor forma de describirlo es como un yo-yo. Cuando estoy bien, los síntomas son mínimos y puedo hacer la mayoría de las cosas que me gustaría hacer. Los brotes son otra historia. Durante un brote, tengo dolor en las articulaciones, dolor en el pecho, hinchazón, fatiga, insomnio y niebla cerebral (no puedo pensar con claridad y se me olvidan las cosas). He tenido que ausentarme del trabajo durante mucho tiempo. Dos veces he acabado en el hospital porque el brote era muy grave. El lupus me ha afectado a los riñones, el corazón y los pulmones”.