Anatomía de los isquiotibiales

ResumenLa mayoría de las lesiones de la cara anterior del muslo son contusiones o distensiones; sin embargo, algunas de estas lesiones pueden poner fin a una carrera. El diagnóstico precoz y el tratamiento correcto son la clave del éxito. Analizando el mecanismo de la lesión y añadiendo los hallazgos clínicos y de imagen, los clínicos pueden tomar las decisiones de tratamiento correctas ya a menudo en la fase aguda de la lesión. Las contusiones de bajo grado y las distensiones musculares se tratan bien con rehabilitación planificada, pero las lesiones tendinosas completas o las avulsiones pueden requerir tratamiento quirúrgico. Además, las lesiones menores descuidadas pueden provocar discapacidades crónicas y pérdida de tiempo de juego. La presentación clínica típica de una lesión en la cara anterior del muslo es hinchazón y dolor durante la flexión de la cadera o la extensión de la rodilla. En los casos más graves puede palparse una clara brecha. Los métodos de diagnóstico por imagen utilizados son la ecografía y la resonancia magnética (RM), que ayudan a los médicos a determinar con mayor exactitud el alcance de la lesión. La IRM puede identificar posibles retracciones tendinosas que pueden requerir cirugía. Los clínicos también deben ser conscientes de otras lesiones traumáticas que afectan a la zona anterior del muslo, como la formación de miositis osificante. Debe coordinarse un tratamiento óptimo que incluya un tratamiento de fase aguda con reposo, hielo y compresión junto con un protocolo diseñado de vuelta al juego. La estructura anatómica implicada determina la vía de tratamiento. Esta revisión narrativa describe estos motivos más frecuentes de consulta clínica ambulatoria por dolor y lesiones en la cara anterior del muslo entre los futbolistas.

¿Cuáles son los dos mecanismos de lesión más frecuentes en los isquiotibiales?

En un subgrupo de lesiones de isquiotibiales, los estudios revisados informaron de que el mecanismo de las lesiones de isquiotibiales incluye una flexión de cadera y una extensión de rodilla simultáneas.

Más Información
Cómo relajar los músculos del pie después de la actividad deportiva

¿Cuál es la relación entre isquiotibiales y aductores?

El aductor mayor es un extensor de la cadera, al igual que los isquiotibiales, sobre todo cuando la cadera está flexionada. En una posición de flexión de cadera, es un extensor de cadera más potente que los glúteos o los isquiotibiales, que tienden a aumentar su activación a medida que la cadera se acerca a la posición neutra y a la posición extendida.

¿Qué músculo suele dañarse en un tirón de isquiotibiales?

Los tres músculos isquiotibiales son la semimembranosis, la semitendinosis y el bíceps femoral. El bíceps femoral se divide a su vez en cabeza larga y cabeza corta, y es el músculo que se lesiona con más frecuencia de los tres.

Nervio isquiotibial

Los isquiotibiales son posiblemente uno de los grupos musculares de los que más se habla, así como los más investigados, estirados y lesionados. Aunque existe abundante información sobre la prevención y el tratamiento de las lesiones en los isquiotibiales, éstas siguen estando muy extendidas y van en aumento en deportes como el fútbol. Las lesiones de isquiotibiales son consistentemente la lesión de pérdida de tiempo más común en el deporte del fútbol (Buckthorpe et al., 2018). Buckthorpe et al. (2018) continuaron que esto puede deberse a que las demandas físicas del deporte han aumentado.

Sin embargo, en la base misma, hay una desconexión en la comprensión de cómo funcionan estos músculos. El tema del tratamiento, la rehabilitación y la prevención de las lesiones de isquiotibiales podría llenar un libro entero, y ha llenado muchos.

Más Información
Lesiones ma?s frecuentes en el Balonmano

Este artículo pretende ofrecer una perspectiva diferente sobre por qué los isquiotibiales presentan problemas para el individuo medio. También proporcionará opciones de programación que probablemente ya esté utilizando con ligeros retoques para hacerlas más específicas para los isquiotibiales problemáticos.

Tensión isquiotibial deutsch

En anatomía humana, un isquiotibial (/ˈhæmstrɪŋ/) es uno de los tres músculos posteriores del muslo situados entre la cadera y la rodilla (de medial a lateral: semimembranoso, semitendinoso y bíceps femoral)[3] Los isquiotibiales son susceptibles de sufrir lesiones[4].

El aductor mayor sólo llega hasta el tubérculo aductor del fémur, pero se incluye entre los isquiotibiales porque el ligamento colateral tibial de la articulación de la rodilla morfológicamente es el tendón degenerado de este músculo. El ligamento está unido al epicóndilo medial, a dos milímetros del tubérculo aductor.

Los tres músculos de la parte posterior del muslo (semitendinoso, semimembranoso, bíceps femoral de cabeza larga y corta) flexionan (doblan) la rodilla, mientras que todos menos la cabeza corta del bíceps femoral extienden (enderezan) la cadera. Los tres isquiotibiales “verdaderos” cruzan tanto la articulación de la cadera como la de la rodilla y, por lo tanto, intervienen en la flexión de la rodilla y la extensión de la cadera. La cabeza corta del bíceps femoral cruza sólo una articulación (rodilla) y, por lo tanto, no interviene en la extensión de la cadera. Debido a su origen e inervación divergentes, a veces se excluye de la caracterización de los “isquiotibiales”[5].

Lesiones por distensión de isquiotibiales: recomendaciones para el diagnóstico, la rehabilitación y la prevención de lesiones

ResumenLas lesiones musculares de los miembros inferiores son actualmente las lesiones más frecuentes relacionadas con el deporte, cuyo impacto es especialmente significativo en los deportistas de élite. La resonancia magnética es la modalidad de imagen de elección en la evaluación de las lesiones musculares agudas y los radiólogos desempeñan un papel fundamental en el escenario actual de equipos multidisciplinares de atención sanitaria implicados en la atención de los deportistas de élite con lesiones musculares. A pesar de la frecuencia y relevancia clínica de las lesiones musculares, todavía existe una falta de uniformidad en la descripción, diagnóstico y clasificación de las lesiones. Las características de los tejidos conectivos (distribución y grosor) difieren entre músculos, siendo de alta variabilidad en el miembro inferior. Esta variabilidad es de gran importancia clínica para determinar el pronóstico de las lesiones musculares. Recientemente, se han propuesto tres sistemas de clasificación, la declaración de consenso de Munich, la clasificación de lesiones musculares del British Athletics y la clasificación FC Barcelona-Aspetar-Duke, para evaluar la gravedad de las lesiones musculares. Para valorar con precisión la gravedad de las lesiones agudas y evaluar la progresión de los cambios reparativos es esencial un enfoque protocolizado de la evaluación de los hallazgos de la RM. Ciertos hallazgos de la RM que se observan durante la recuperación pueden sugerir sobrecarga muscular o cambios adaptativos y parecen ser clínicamente útiles para los médicos del deporte y los fisioterapeutas.

Más Información
¿Qué sucede cuando cruje la espalda? ¿Es bueno o malo?