Tendinitis crónica del tendón de Aquiles

La aquilodinia es el síndrome doloroso del tendón de Aquiles y de los tejidos lubricantes que lo rodean. Generalmente se desarrolla tras un sobreesfuerzo del tendón. Las personas que no están en forma, que han entrenado demasiado, suelen sufrir de aquilodinia. Pero no sólo afecta a los corredores y otros atletas.

Como el tendón más fuerte del cuerpo humano, el tendón de Aquiles (tendo calcaneus o tendo Achillis) transmite la fuerza de la musculatura de la pantorrilla al pie. Esto facilita el despegue de la punta del pie al caminar y correr. Al correr, por ejemplo, una fuerza equivalente a ocho veces el propio peso corporal actúa sobre el tendón de Aquiles.1

El cuadro clínico oscila entre la irritación y la inflamación del tendón de Aquiles. En algunos casos, el tendón puede llegar a romperse. Los síntomas se manifiestan en forma de dolor, aumento del calor al tacto e inflamación del tendón de Aquiles.

El tratamiento inicial de la aquilodinia es siempre conservador, es decir, sin cirugía. Cuanto antes se inicie el tratamiento, más éxito tendrá. Los siguientes métodos alivian el dolor y pueden ralentizar o incluso detener la progresión de la aquilodinia.

¿El dolor del tendón de Aquiles desaparece?

Es importante recordar que el dolor de la tendinitis de Aquiles puede tardar al menos dos o tres meses en desaparecer. Si el dolor no mejora, es posible que necesite una intervención quirúrgica para eliminar el tejido inflamado y las zonas anómalas del tendón. Si hay un espolón óseo que irrita el tendón, puede recurrirse a la cirugía para extirparlo.

¿Es bueno caminar para el tendón de Aquiles dolorido?

Pero mantente físicamente activo. Es una buena idea cambiar las actividades de alto impacto, como correr, por otras como nadar, montar en bicicleta o caminar distancias cortas. Esto ayudará en el tratamiento de su tendón de Aquiles y reducirá el dolor en los músculos del talón y la pantorrilla.

Más Información
Fracturas de muñeca y mano

¿Debo masajear un tendón de Aquiles dolorido?

El masaje de presión es un tratamiento útil para la tendinopatía de Aquiles. En comparación con el tratamiento con ejercicios excéntricos, el masaje por presión ofrece resultados similares.

Tratamiento de la tendinitis de Aquiles

La tendinitis de Aquiles suele aparecer en corredores que han aumentado repentinamente la intensidad o la duración de sus carreras. También es frecuente en personas de mediana edad que practican deportes, como el tenis o el baloncesto, sólo los fines de semana.

La mayoría de los casos de tendinitis de Aquiles pueden tratarse con cuidados caseros relativamente sencillos bajo la supervisión de su médico. Suelen ser necesarias estrategias de autocuidado para evitar episodios recurrentes. Los casos más graves de tendinitis de Aquiles pueden provocar desgarros (roturas) del tendón que pueden requerir reparación quirúrgica.Productos y ServiciosMostrar más productos de Mayo Clinic

El dolor asociado a la tendinitis de Aquiles suele comenzar como un dolor leve en la parte posterior de la pierna o por encima del talón después de correr o realizar otra actividad deportiva. Pueden producirse episodios de dolor más intenso después de correr, subir escaleras o esprintar de forma prolongada.

CausasLa tendinitis de Aquiles está causada por un esfuerzo repetitivo o intenso del tendón de Aquiles, la banda de tejido que conecta los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón. Este tendón se utiliza cuando camina, corre, salta o se impulsa sobre los dedos de los pies.

Más Información
Mi pierna derecha es 4 mm mas larga: siento que esa dismetría me causa dolor de rodilla derecha ¿Qué puedo hacer?

Dolor en el tendón de Aquiles

El tendón de Aquiles es un tendón grueso situado en la parte posterior de la pierna. Conecta los músculos gastrocnemio y sóleo de la pantorrilla con un punto de inserción en el calcáneo (hueso del talón). Es el tendón más fuerte del cuerpo y permite a las personas impulsarse al caminar, correr y saltar.

Las lesiones del tendón de Aquiles pueden producirse en varios lugares, pero la zona más frecuente es la unión músculo-tendinosa, es decir, la zona donde los músculos de la pantorrilla se unen con el tendón. Las lesiones en esta zona suelen curarse por sí solas. Sin embargo, esta unión tiene un riego sanguíneo menor que la zona muscular de la pierna. Esto hace que el proceso de curación sea más lento que en muchas otras lesiones de la pierna.

Los trastornos crónicos y duraderos del tendón de Aquiles van desde lesiones por uso excesivo que provocan inflamación o degeneración, hasta traumatismos agudos como roturas del tendón de Aquiles. El dolor en la parte posterior del tobillo o en el talón suele ser el resultado de distintos problemas a lo largo del recorrido del tendón de Aquiles o en su punto de unión con el talón del pie. Este tipo de dolor también puede estar causado por la bursitis retrocalcánea, que a veces se denomina bursitis del tendón de Aquiles. Obtenga más información sobre afecciones específicas del tendón de Aquiles en los artículos que se muestran a continuación.

Inflamación del tendón de Aquiles

El tendón de Aquiles es una banda fibrosa de tejido que une los músculos de la pantorrilla con el talón. La fuerza y flexibilidad de este tendón son importantes para saltar, correr y caminar. El tendón de Aquiles soporta mucha tensión y presión durante las actividades cotidianas, así como durante el juego atlético y recreativo. Si se inflama, hincha e irrita, se denomina tendinitis.

Más Información
RMN o resonancia magnética nuclear: qué es y cómo funciona

La tendinitis puede deberse a un uso excesivo o a daños en la zona. Puede causar dolor en la parte posterior de la pierna y alrededor del talón. Es posible que notes que partes del tendón se engrosan y endurecen a causa de la tendinitis. Esto empeorará si no lo tratas. Existen dos tipos principales de tendinitis:

Los desgarros en las fibras del tendón pueden provocar una rotura total o parcial (o desgarro) del tendón. Es posible que oigas un “chasquido” que parece provenir de la parte posterior del talón o de la pantorrilla. Puede tratarse de una rotura del tendón, que requiere atención médica inmediata.

Las lesiones del tendón de Aquiles provocan dolor en la parte posterior de la pierna, cerca del talón. A veces, los profesionales sanitarios diagnostican erróneamente las lesiones del tendón de Aquiles como un esguince de tobillo. Es importante obtener el diagnóstico correcto para poder recibir el tratamiento adecuado. Existen varias lesiones frecuentes que pueden provocar dolor en el tendón de Aquiles o impedir que funcione correctamente.