Tratamiento de la hernia discal

Las radiografías no detectan las hernias discales. Esto se debe a que destacan principalmente el calcio de los huesos. Dado que los discos y los nervios cercanos carecen de calcio, no aparecen en las radiografías. Sin embargo, pueden ayudar a los médicos a ver si otro problema, como un tumor, puede estar causando el problema.

Una hernia discal aparecerá en una resonancia magnética. Este proceso identificará la posición del disco. También permitirá al profesional médico ver más de cerca el hueso y los nervios circundantes. De este modo, podrá comprender mejor el problema y determinar la mejor forma de tratarlo.

No, una hernia discal no es lo mismo que la enfermedad degenerativa del disco. Una hernia discal se debe a que un disco se ha salido de su sitio. Si se trata correctamente, una hernia discal suele curarse sin cirugía en unas seis semanas.

Sin embargo, puede convertirse en permanente y causar efectos secundarios a largo plazo, sobre todo si bloquea los impulsos nerviosos, especialmente en la zona lumbar. En ese caso, puede notar entumecimiento extremo. También puede perder la capacidad de retener la vejiga.

¿Con qué puede confundirse una hernia discal?

Las hernias discales suelen diagnosticarse erróneamente como síndrome piriforme, un trastorno muscular de las nalgas, ciática leve, enfermedad discal degenerativa y artrosis.

¿Cuáles son los 4 tipos de hernias discales?

Existen cuatro estadios: (1) protrusión discal (2) prolapso discal (3) extrusión discal (4) secuestro discal. Los estadios 1 y 2 se denominan incompletos, mientras que los estadios 3 y 4 son hernias completas. El dolor resultante de la hernia puede combinarse con una radiculopatía, lo que significa déficit neurológico.

¿Puede confundirse una hernia discal con una protrusión discal?

¿Puede un médico confundir ambas cosas? Puede ocurrir que una hernia discal se diagnostique erróneamente como una protuberancia discal. Dependiendo de la forma de la hernia, ambas pueden tener un aspecto muy similar en una resonancia magnética.

Más Información
Puntos Gatillos Miofaciales en el miembro inferior: ¿De qué estamos hablando?

Hernia discal frente a protuberancia discal

El tejido que llamamos disco es el material amortiguador entre los huesos de la columna vertebral, o vértebras. Está formado por un anillo de colágeno resistente que rodea una sustancia gelatinosa llamada núcleo pulposo. Si se rompe ese anillo exterior, parte de la sustancia gelatinosa puede escapar y comprimir un nervio.

Una hernia discal lumbar a veces causa dolor en el lugar de la rotura. Pero lo más frecuente es que provoque dolor, debilidad y entumecimiento en las nalgas, las piernas o los pies. Esto se debe a que presiona el nervio que conecta con esas zonas. “Este dolor de piernas -a menudo descrito como agudo, punzante o quemante- suele ser el factor determinante que hace que la gente venga a verme”, dice el Dr. Dowdell. “Lo que mucha gente describe como ‘dolor ciático’ suele estar causado por una hernia discal”.

Cuando se tiene una hernia discal que está presionando un nervio específico, hay una forma reveladora de sentir el dolor. “Normalmente puedo averiguar qué disco está herniado sólo por la descripción que hace el paciente de dónde se localizan su dolor y su debilidad”, dice.

Síntomas de la hernia discal

El dolor de espalda es la segunda causa más frecuente de baja por enfermedad, sólo superada por el resfriado común. Esta estadística se refiere a trabajadores de todos los sectores, lo que indica que el dolor de espalda no se limita a un solo tipo de trabajo. Entre el 70% y el 85% de las personas sufren dolores de espalda lo bastante intensos como para requerir tratamiento al menos una vez en la vida, y el dolor de espalda es la principal causa de discapacidad en todo el mundo.

Más Información
¿Cómo mejorar o disolver los cálculos de la vesícula?

Dos de las causas más comunes del dolor de espalda son la obesidad y una técnica inadecuada al levantar objetos pesados. Las tasas mundiales de obesidad se han más que duplicado desde 1980. La columna vertebral y los músculos que la rodean no pueden soportar el peso extra que soporta una persona obesa, lo que puede provocar diversas lesiones en la columna vertebral. Utilizar los músculos de la espalda para levantar un objeto pesado en lugar de las piernas es una técnica de levantamiento incorrecta, y a menudo provoca lesiones de espalda. En comparación con los músculos de las piernas (glúteo mayor, cuádriceps, isquiotibiales, etc.), la zona lumbar es mucho más débil y propensa a las lesiones.

Algunos de los tipos más comunes de lesiones de espalda, además de las distensiones y los tirones musculares, son las hernias discales, también llamadas hernias discales o roturas discales. A menudo se confunden con las hernias discales, que también son muy comunes y similares. Este artículo le ayudará a comprender la diferencia entre una hernia discal y una hernia discal, los factores de riesgo y las opciones de tratamiento para este tipo de lesiones.

Hernia discal – deutsch

Una de las causas más comunes de dolor de espalda es un problema con los discos, pero una confusión común es entre un disco abultado y una hernia discal. A menudo, erróneamente, la gente piensa que son la misma condición, pero, de hecho, no lo son.

Más Información
Dale un respiro a tus pies: 4 vídeos para cuidarte

Una hernia discal se produce cuando el disco, debido a la edad, sobresale por su borde. No siempre afecta a todo el perímetro, pero al menos una cuarta parte del disco saldrá de entre las vértebras.

Una hernia discal es más grave. Una fisura en el cartílago externo permite que la capa interna del disco sobresalga. También se denomina rotura discal o hernia discal. En general, sobresale más y es más probable que cause dolor.

En la mayoría de los casos, los discos abultados no causan dolor y no necesitan tratamiento. Ocasionalmente, pueden presionar un nervio y causar dolor. Podría beneficiarse de fisioterapia o ejercicios para fortalecer la espalda, o de una visita a un osteópata.

Las hernias discales suelen tratarse de forma similar, con un tratamiento conservador. Puede incluir analgésicos, inyecciones de cortisona y fisioterapia. En unos pocos casos puede recomendarse la cirugía, normalmente si los tratamientos conservadores no mejoran los síntomas al cabo de seis semanas. Normalmente, el cirujano extirpa la parte del disco que sobresale, pero en caso de hernia grave habrá que extirpar todo el disco y fusionar las vértebras. Se trata de una operación de último recurso porque afectará permanentemente a la amplitud de movimiento de la columna vertebral.