Hernia discal fisiopedia

Una hernia discal cervical puede causar muchos tipos diferentes de dolor o ningún síntoma. El dolor puede variar desde un dolor en el cuello, el brazo y/o la mano hasta un dolor de tipo eléctrico que se irradia a estas mismas zonas. A veces también puede haber entumecimiento o debilidad del brazo o la mano. Aunque una hernia discal cervical puede tener su origen en algún tipo de traumatismo o lesión cervical, los síntomas suelen aparecer de forma espontánea.

El dolor y los signos relacionados con la hernia discal cervical suelen sentirse en un brazo o en el otro. Los síntomas pueden variar en función del disco que se haya herniado y de la raíz nerviosa que se haya pinzado o inflamado. En raras ocasiones, el dolor, el hormigueo, el entumecimiento y/o la debilidad pueden extenderse a ambos brazos o a la parte inferior del cuerpo si la médula espinal está afectada. La pérdida de control de esfínteres también es rara pero posible.

El dolor de cuello y/o brazos provocado por una hernia discal cervical puede ser pasajero y durar sólo unos días, o puede hacerse crónico y durar meses o más. Es habitual que el dolor aparezca y desaparezca, o que se agrave especialmente durante determinadas actividades. Cuando el dolor de cuello o brazo se debe a una hernia discal, los síntomas suelen desaparecer por completo en un plazo de 4 a 6 meses, aunque el propio disco no se cure.

¿Cuál suele ser la causa de una hernia discal?

La hernia discal suele ser el resultado de un desgaste gradual relacionado con el envejecimiento, denominado degeneración discal. Con la edad, los discos se vuelven menos flexibles y más propensos a desgarrarse o romperse incluso con un pequeño esfuerzo o torsión. La mayoría de las personas no pueden precisar la causa de su hernia discal.

¿Cuáles son los 3 signos y síntomas de una hernia discal?

Entonces se altera la función de la raíz nerviosa afectada, y usted puede sentir un dolor ardiente junto con entumecimiento, debilidad y/u hormigueo a lo largo de la parte anterior y/o posterior del muslo, la pierna y/o el pie.

Más Información
Ahogamiento o algo así como la perdida rápida de la capacidad de respiración ¿qué debo hacer?

¿Es grave una hernia discal?

La hernia discal es un trastorno frecuente de la columna vertebral que suele responder bien a tratamientos conservadores, como ejercicios suaves o analgésicos de venta sin receta. Pero algunos síntomas de rotura discal justifican una visita al médico para evitar complicaciones graves -y potencialmente permanentes- en los nervios.

Cómo solucionar una hernia discal sin cirugía

Los síntomas de una hernia discal varían en función del lugar de la columna en el que se produzca. Si la hernia discal se produce en la columna lumbar, suele aparecer un dolor de espalda intenso y repentino. Cada movimiento es insoportable y empeora el dolor. Tu cuerpo adoptará una postura protectora y tus músculos se endurecerán y se sentirán agarrotados. Una hernia discal cervical suele ir acompañada de molestias en el cuello. A menudo mantendrá el cuello en ángulo y sentirá dolor, que puede irradiarse a los brazos o a la parte posterior de la cabeza.

La degeneración de los discos intervertebrales relacionada con la edad y la mala distribución del peso sobre la columna provocan primero un abombamiento del disco (protrusión discal) y, en última instancia, dan lugar a una hernia discal. Si la columna se inclina hacia delante y luego gira, puede causar daños. Levantar cargas pesadas agrava el desequilibrio en la distribución del peso sobre la columna vertebral. Si levantas cajas de bebidas del coche con las piernas estiradas y la espalda doblada, no le estás haciendo ningún favor a tu espalda. Las fuerzas de cizallamiento que actúan en direcciones opuestas empiezan a destruir los anillos fibrosos sanos que rodean los discos. El núcleo de gel puede empezar a salirse.

Más Información
Consejos para mejorar la sudoración excesiva de pies y el mal olor

Hernia discal central

Una hernia discal (deslizamiento) se produce cuando todo o parte de un disco es forzado a atravesar una parte debilitada del disco. Esto puede ejercer presión sobre los nervios cercanos o la médula espinal. Vea este vídeo sobre:Hernia de núcleo pulposo (hernia discal)Causas

Los huesos (vértebras) de la columna vertebral protegen los nervios que salen del cerebro y bajan por la espalda para formar la médula espinal. Las raíces nerviosas son grandes nervios que se ramifican desde la médula espinal y salen de la columna vertebral entre cada vértebra. Estos discos amortiguan la columna vertebral y dejan espacio entre las vértebras. Los discos permiten el movimiento entre las vértebras, lo que le permite agacharse y estirarse.Con hernia discal:Una hernia discal es una causa de radiculopatía. Las hernias discales se producen con mayor frecuencia en hombres de mediana edad y mayores, normalmente después de una actividad extenuante. Otros factores de riesgo pueden ser: Síntomas

El dolor suele aparecer en un lado del cuerpo. Los síntomas varían en función del lugar de la lesión y pueden ser los siguientes:El dolor suele empezar lentamente. Puede empeorar:También puede presentar debilidad en determinados músculos. A veces, es posible que no lo note hasta que el médico le examine. En otros casos, notará que le cuesta levantar la pierna o el brazo, ponerse de puntillas en un lado, apretar con fuerza con una de las manos u otros problemas. El dolor, el entumecimiento o la debilidad suelen desaparecer o mejorar mucho a lo largo de semanas o meses.Pruebas y exámenes

¿Puede curarse una hernia discal?

Una hernia discal se produce cuando el centro gelatinoso de un disco se rompe a través de una zona débil en la dura pared exterior, de forma similar a cuando se exprime el relleno de un donut de gelatina. Cuando el material del disco toca o comprime un nervio espinal, puede producirse dolor de espalda o piernas, entumecimiento u hormigueo. El tratamiento con reposo, analgésicos, inyecciones en la columna y fisioterapia es el primer paso para la recuperación. La mayoría de las personas mejoran en 6 semanas y vuelven a su actividad normal. Si los síntomas persisten, puede recomendarse la cirugía.

Más Información
El hígado y la salud de todo el organismo

La columna vertebral está formada por 24 huesos móviles llamados vértebras. La sección lumbar de la columna soporta la mayor parte del peso del cuerpo. Hay 5 vértebras lumbares, numeradas de L1 a L5. Las vértebras están separadas por discos acolchados que actúan como amortiguadores y evitan que las vértebras rocen entre sí. El anillo exterior del disco se denomina anillo. Tiene bandas fibrosas que se unen entre los cuerpos de cada vértebra. Cada disco tiene un centro relleno de gel llamado núcleo. En cada nivel discal, un par de nervios espinales salen de la médula espinal y se ramifican hacia el cuerpo. La médula espinal y los nervios espinales actúan como un “teléfono”, permitiendo que los mensajes, o impulsos, viajen de un lado a otro entre el cerebro y el cuerpo para transmitir sensaciones y controlar el movimiento (véase Anatomía de la columna vertebral).