Cirugía de la condromalacia rotuliana

Las articulaciones de todo el cuerpo -incluidas las rodillas- están recubiertas de un tejido denominado cartílago articular que permite que los huesos de la articulación se muevan suavemente unos contra otros, al tiempo que los amortigua durante los impactos. Con el tiempo, o debido a una lesión aguda, ese cartílago puede empezar a reblandecerse y romperse en una afección denominada condromalacia. La capacidad del cartílago para proteger los huesos de la articulación se reduce, lo que provoca dolor.

Aunque la condromalacia puede producirse en cualquier articulación del cuerpo, es más frecuente en la parte inferior de la rótula, en una afección denominada condromalacia rotuliana. A medida que el cartílago se degrada, puede desprenderse y formar una masa fibrosa, o incluso desgastarse por completo, exponiendo dolorosamente la superficie ósea de la rótula a los demás huesos de la rodilla.

Los síntomas se caracterizan por un dolor sordo alrededor de la parte delantera de la articulación de la rodilla, detrás de la rótula. Este dolor suele empeorar al subir o bajar escaleras o al permanecer sentado en una misma posición durante mucho tiempo, lo que a menudo deja las rodillas rígidas.

¿A qué se debe la condromalacia rotuliana?

Las lesiones postraumáticas, el desgaste por microtraumatismos y las inyecciones iatrogénicas de medicamentos pueden provocar la aparición de condromalacia. La condromalacia se produce en cualquier articulación y es especialmente frecuente en articulaciones que han sufrido traumatismos y deformidades, como la rodilla, y la rótula en particular.

¿Cómo curé mi condromalacia rotuliana?

El vendaje, los ejercicios de fortalecimiento y los estiramientos son tratamientos típicos de la condromalacia rotuliana. Estos tratamientos pueden funcionar durante un breve periodo de tiempo. Pero, por lo general, no curan la afección. En cambio, la ortopedia regenerativa puede mejorar la trayectoria de la rótula y aliviar los síntomas de la condromalacia rotuliana.

Más Información
Tratamiento de la condromalacia rotuliana

¿Cómo se cura la condromalacia de rodilla?

La artroscopia es el tipo de intervención quirúrgica más frecuente para tratar la condromalacia. Su médico puede recomendarle una artroscopia para comprobar el cartílago que rodea la rótula. Si el cartílago está reblandecido o destrozado, el cirujano eliminará las capas dañadas durante la cirugía.

Condromalacia rotuliana ejercicios

Condromalacia rotuliana es un término utilizado para describir el daño o reblandecimiento del cartílago en la parte inferior de la rótula. Es similar al síndrome de dolor patelofemoral (rodilla de corredor) en el que el dolor se siente debajo y alrededor de la rótula.

La condromalacia rotuliana está causada por una irritación de la parte inferior de la rótula. Puede ser el resultado del simple desgaste de la articulación de la rodilla a medida que envejecemos. En personas más jóvenes, se debe más a menudo a una lesión aguda, como una caída, o a una lesión por sobreuso a largo plazo relacionada con la práctica deportiva.

La parte inferior de la rótula y la parte superior del fémur están cubiertas por un cartílago liso (articular) que permite que los dos huesos se deslicen fácilmente uno sobre el otro. Si el cartílago está dañado, la superficie de la articulación puede volverse áspera e irritarse fácilmente al flexionar o extender la rodilla. Dependiendo del alcance del daño, el dolor puede ser de leve a intenso.

El síntoma más común de la condromalacia rotuliana es un dolor sordo debajo o alrededor de la rótula que aumenta al bajar escaleras. También puede haber dolor al subir escaleras o al levantarse de una silla.

Más Información
Hallux valgus o Juanetes: Qué es

Condromalacia rotuliana fisioterapia

La condromalacia rotuliana o dolor anterior de rodilla o rodilla de corredor es el reblandecimiento y la rotura del cartílago hialino de la parte inferior de la rótula, lo que provoca dolor cuando la rodilla y el fémur rozan entre sí. Lo más frecuente es que afecte al mecanismo extensor de la rodilla.

El síntoma más común del PMC es el dolor anterior de rodilla, que se agrava debido a las actividades que cargan la articulación femororrotuliana, como correr, subir escaleras, ponerse en cuclillas, arrodillarse o cambiar de la posición de pie a la de sentado. Otros síntomas son:

La condromalacia o cartílago enfermo es una afección del revestimiento de cartílago hialino de las superficies articulares del hueso. Se produce por el reblandecimiento y posterior desgarro y erosión del cartílago hialino. Suele afectar al mecanismo extensor de la rodilla y a menudo se conoce como condromalacia rotuliana, síndrome patelofemoral o rodilla de corredor. La superficie inferior de la rótula está cubierta de cartílago hialino que se articula con el surco femoral o surco troclear cubierto de cartílago hialino. El desgaste por microtraumatismos, las lesiones postraumáticas y ciertas inyecciones de medicamentos pueden provocar condromalacia. La condromalacia se produce en cualquier articulación y es más frecuente en articulaciones que han sufrido traumatismos y deformidades. Las actividades repetidas y el desgaste crean tensión compresiva en la articulación femororrotuliana o el aumento de las cargas aplicadas a la articulación pueden provocar condromalacia.

Tratamiento de la condromalacia

En la condromalacia rotuliana, la rótula se desplaza de forma anormal, lo que dificulta las actividades cotidianas, interfiere en la práctica deportiva y provoca dolor de rodilla. Esta afección es frecuente en corredores y atletas, especialmente en actividades que implican correr mucho. Puede afectar tanto a personas jóvenes y sanas como a personas mayores. La condromalacia rotuliana es una de las causas del síndrome de dolor patelofemoral.

Más Información
Tratamiento para el lumbago o lumbalgia derecha

Normalmente, la rótula se desliza fácilmente por la superficie lisa del surco patelar al flexionar y enderezar la rodilla. Pero con la condromalacia rotuliana, el cartílago se vuelve rugoso y se desgasta.

La rótula acaba rozando los huesos de debajo de la rodilla cuando la persona mueve la rodilla. La rótula es el hueso sesamoideo más grande del cuerpo y desempeña un papel crucial en la flexión y enderezamiento de la rodilla. Cuando hay un problema con la rótula, la articulación de la rodilla se vuelve inestable y el movimiento se vuelve difícil y/o doloroso.

La condromalacia rotuliana es un tipo de síndrome de dolor rotuliano. Y estos síndromes suelen implicar problemas y lesiones de otras estructuras de los tejidos blandos. Los síndromes de dolor rotuliano suelen deberse a lesiones de ligamentos, roturas de menisco, aberraciones óseas, desequilibrios musculares o una combinación de estas afecciones.