Cifosis ejercicio pdf

¿Has oído alguna vez a tus profesores y mayores insistir en que te sientes recto y te mantengas erguido? El motivo de su insistencia es la necesidad de mantener una postura correcta. Una mala postura no sólo causa dolor de espalda y problemas cervicales, sino que también puede provocar una afección como la cifosis.

La cifosis es una curvatura extrema de la columna vertebral que provoca una inclinación hacia delante. Al principio puede parecer leve, pero en casos graves puede incluso causar desfiguración. Aunque la cifosis puede aparecer a cualquier edad, las personas mayores, especialmente las mujeres, son las que más la padecen. Esto se debe a que el envejecimiento debilita los huesos de la columna vertebral, haciendo que se compriman o agrieten. El tratamiento de esta cifosis depende de la edad de la persona y de las causas de la afección.

Mientras se somete al tratamiento sugerido por su médico, también puede realizar ciertos ejercicios, que se comentan a continuación, para aliviar el dolor de espalda. No obstante, consulte antes a su médico o fisioterapeuta y realice los ejercicios en función de la fuerza de su cuerpo.

En la curvatura leve, el médico puede sugerir hacer yoga y ejercicios antes de recetar medicación o cirugía. Es frecuente en niños y adolescentes porque es fácil corregir su postura a esta edad. Algunos niños también llevan fajas ortopédicas durante sus años de crecimiento para evitar que la cifosis progrese.

¿Cómo se arregla la cifosis dorsal?

Para tratar la cifosis suele utilizarse una técnica denominada fusión vertebral. Consiste en unir las vértebras responsables de la curvatura de la columna. Durante la operación se hace una incisión en la espalda.

Más Información
¿Qué tipos de ejercicios se pueden realizar para amputados de miembro superior?

¿Qué ejercicios no se recomiendan a las personas con cifosis?

Si padece osteoporosis, osteopenia o baja densidad ósea, debe evitar los ejercicios y movimientos que le pongan en flexión, ya que estos movimientos aumentan las probabilidades de sufrir fracturas vertebrales por compresión. Los ejercicios para la cifosis que debes evitar son: Abdominales. Fly de pecho.

¿Se puede invertir la cifosis con ejercicio?

La corrección postural y los ejercicios de fortalecimiento muscular son muy eficaces para las personas con cifosis postural. Además de centrarse en la cifosis y corregirla, estos ejercicios también pueden recomendarse para mejorar la fuerza y la flexibilidad generales. Esto es especialmente importante en casos como la enfermedad de Scheuermann.

Ejercicios de joroba

En el post de fisioterapia de este mes, exploramos la cifosis torácica – una curvatura hacia fuera de las vértebras torácicas en la parte superior de la espalda, casualmente conocida como joroba. Los sistemas, rutinas y tecnologías en los que estamos inmersos a diario pueden provocar una tendencia a la cifosis torácica (echa un vistazo al post de la semana pasada sobre cómo hacer que tu entorno de trabajo trabaje para ti). Para combatir “la joroba” y volver a una postura neutra, recomendamos un enfoque fisiopatológico holístico que incluya la prescripción de ejercicios para abordar el cuello, los hombros y la espalda.

Recomendamos realizar los siguientes ejercicios para principiantes al menos una vez al día, especialmente para las personas que trabajan en un escritorio o mantienen la misma postura durante largos periodos del día. Se pueden hacer en cualquier lugar, sólo llevan un par de minutos y son una simple adición a su rutina matutina, nocturna o a la hora del almuerzo. Una pequeña inversión ahora puede generar enormes beneficios para la salud a largo plazo, ¡así que pruébalos hoy mismo!

Más Información
CERVICALES: Guía para principiantes que se inician en estos ejercicios

El contenido tiene únicamente fines informativos. Si tiene más preguntas o dudas, consulte a su médico o reserve una cita con nosotros, Westcoast SCI, para ver a uno de nuestros fisioterapeutas.

Fortalecer los músculos de la cifosis

Todos los procedimientos realizados en este estudio fueron aprobados por el comité ético de la Universidad de Ciencias Médicas de Sabzevar, Centro de Investigación Sanitaria para personas mayores (el número de referencia del comité ético es IR.MEDSAB.REC.1398.045). Todos los participantes completaron y firmaron el consentimiento informado, y se observaron todas las consideraciones éticas de acuerdo con la Declaración de Helsinki.

Reimpresiones y autorizacionesSobre este artículoCite este artículoSedaghati, P., Ahmadabadi, S. & Goudarzian, M. Evaluación de los efectos duraderos de los ejercicios correctivos en la alineación postural y la estabilidad en ancianos hipercifóticos con antecedentes de caídas.

BMC Geriatr 22, 545 (2022). https://doi.org/10.1186/s12877-022-03210-4Download citationShare this articleCualquier persona con la que compartas el siguiente enlace podrá leer este contenido:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

Ejercicios posturales

Cuando un cliente se presenta con hipercifosis de la columna torácica (parte superior y media de la espalda) a un instructor de Pilates, no hay duda de que Pilates puede tratar la hipercifosis torácica. De hecho, hay muchos enfoques que un instructor de Pilates puede utilizar para ayudar a mejorar la condición del cliente. Y para cada uno de estos enfoques, muchos ejercicios de Pilates pueden ser utilizados. Antes de abordar estos enfoques, vamos a revisar brevemente la hipercifosis torácica.

Más Información
Relaja y percibe sensaciones buenas y sensaciones malas con este sencillo ejercicio

Para entender cómo Pilates puede tratar la hipercifosis torácica, es necesario entender lo que es la hipercifosis torácica. Es simplemente un patrón de distorsión postural que implica un aumento de la curva cifótica de la columna torácica. Dado que una curva cifótica es una curva de flexión, la columna torácica hipercifótica tiene una flexión excesiva. Por este motivo, se conoce en términos profanos como espalda redondeada (Figura 1). La hipercifosis torácica rara vez se produce de forma aislada. Suele formar parte de un patrón de distorsión postural más amplio conocido como síndrome cruzado superior, denominado así por el fisiólogo checo Vladimir Janda.