Ejercicios hernia discal lumbar pdf

Estos ejercicios para una hernia discal tienen como objetivo equilibrar la tensión alrededor de la columna vertebral. Ofrecen ayuda mediante una combinación de automasajes miofasciales y ejercicios específicos de estiramiento y fortalecimiento. ¿Y lo mejor? No necesitas mucho equipamiento ni ir al gimnasio. Puedes hacer los ejercicios fácilmente en casa, en el sofá.

Consejo: ten cuidado al hacer este ejercicio para hernias discales. Si sientes alguna punzada en el abdomen, estás presionando una arteria. Eso significa que debes cambiar de posición. Al liberar la tensión del flexor de la cadera, estarás reduciendo las fuerzas de tracción sobre la columna lumbar y aliviando la presión sobre el disco afectado. +

Consejo: después de realizar este ejercicio, es posible que experimente agujetas, que el dolor empeore o incluso que aparezcan hematomas. No hay motivo para preocuparse. Estos son algunos efectos normales de tratar un músculo de esta manera. +

Consejo: la compresión en un lado crea espacio en el otro lado del disco. El líquido antiguo es expulsado del disco. Después del ejercicio, el movimiento inverso crea un efecto esponja para volver a suministrar líquido fresco y nutrientes al disco. También se estira la parte delantera del muslo. Esto lo convierte en un ejercicio eficaz para una hernia discal. +

¿Cuál es la forma más rápida de curar una hernia discal?

El tratamiento con reposo, analgésicos, inyecciones en la columna vertebral y fisioterapia es el primer paso para la recuperación. La mayoría de las personas mejoran en 6 semanas y vuelven a la actividad normal. Si los síntomas persisten, puede recomendarse la cirugía.

¿Cómo puedo revertir una hernia discal de forma natural?

La aplicación de calor y/o frío en la zona lumbar puede aliviar la tensión muscular que suele aparecer cuando se sufre una hernia discal lumbar. El calor ayuda a aflojar la tensión muscular que provoca los espasmos, aumenta el flujo sanguíneo y mejora la elasticidad del tejido conjuntivo.

Más Información
Ejercicios de fisioterapia indicados para tratar la pubalgia

¿Cómo curé mi hernia discal sin cirugía?

Tratamientos no quirúrgicos de las hernias discales

Otros tratamientos no quirúrgicos para una hernia discal incluyen: Inyecciones de cortisona que se inyectan en la zona que rodea los nervios raquídeos. Relajantes musculares para aliviar los espasmos. Fisioterapia en forma de estiramientos y ejercicios diseñados para minimizar el dolor.

Entrenamiento de cuerpo entero con hernia discal

Hasta el 80% de los estadounidenses sufren lumbalgia en algún momento de su vida, por lo que se puede afirmar que todo el mundo corre el riesgo de padecer dolor de espalda. El dolor de espalda puede variar desde un dolor sordo y continuo hasta un dolor agudo y punzante, y sufrir dolor de espalda puede afectar significativamente a su calidad de vida.

Entre las causas más comunes del dolor de espalda están la artritis, las distensiones musculares, las hernias discales y la estenosis espinal. Aunque no se pueden prevenir todas las dolencias, hay medidas que se pueden tomar para proteger la columna vertebral a cualquier edad.

Está demostrado que estirar y ejercitar la espalda ayuda a reducir el dolor y a prevenir lesiones. El ejercicio aumenta el flujo sanguíneo a la columna, lo que reduce la rigidez y acelera la curación. Cuanto más se mueva, mayor será su movilidad y menor el riesgo de desarrollar dolencias de espalda.

Los estiramientos de rodilla a pecho alargan la columna y reducen el dolor lumbar. Empiece tumbado con la espalda en el suelo, las rodillas dobladas y los pies planos. Con las manos, tire suavemente de una rodilla hacia el pecho. Manténgala en esa posición durante cinco segundos mientras presiona la columna contra el suelo. Vuelva a la posición inicial y repita con la otra pierna. Realice este estiramiento dos o tres veces con cada pierna.

Más Información
Ejercicios de Pilates para cuello y columna en general

Ejercicios para la hernia discal lumbar

Una hernia discal se produce cuando el centro gelatinoso de un disco se rompe a través de una zona débil en la dura pared exterior, de forma similar a cuando se exprime el relleno de un donut de gelatina. Cuando el material del disco toca o comprime un nervio espinal, puede producirse dolor de espalda o piernas, entumecimiento u hormigueo. El tratamiento con reposo, analgésicos, inyecciones en la columna y fisioterapia es el primer paso para la recuperación. La mayoría de las personas mejoran en 6 semanas y vuelven a su actividad normal. Si los síntomas persisten, puede recomendarse la cirugía.

La columna vertebral está formada por 24 huesos móviles llamados vértebras. La sección lumbar de la columna soporta la mayor parte del peso del cuerpo. Hay 5 vértebras lumbares, numeradas de L1 a L5. Las vértebras están separadas por discos acolchados que actúan como amortiguadores y evitan que las vértebras rocen entre sí. El anillo exterior del disco se denomina anillo. Tiene bandas fibrosas que se unen entre los cuerpos de cada vértebra. Cada disco tiene un centro relleno de gel llamado núcleo. En cada nivel discal, un par de nervios espinales salen de la médula espinal y se ramifican hacia el cuerpo. La médula espinal y los nervios espinales actúan como un “teléfono”, permitiendo que los mensajes, o impulsos, viajen de un lado a otro entre el cerebro y el cuerpo para transmitir sensaciones y controlar el movimiento (véase Anatomía de la columna vertebral).

Mejora de la hernia discal

Si se pregunta cómo curar rápidamente una hernia discal, es probable que la respuesta esté en algunos ejercicios específicos. Si bien es cierto que a veces una hernia discal puede resolverse por sí sola, no siempre es así. Muchos de nosotros tratamos de luchar contra el dolor hasta que llegamos a un punto en el que nos damos cuenta de que tenemos que hacer algo para mejorar.

Más Información
¿Qué es la ansiedad? 5 ejercicios que puedo hacer para mejorar esta condición

Una hernia de disco es quizás la suposición más común cuando alguien menciona que están teniendo síntomas de ciática. Cuando estos síntomas surgen de un problema de disco, esto se conoce comúnmente como radiculopatía. La buena noticia es que muchas de estas personas que desarrollan dolor y debilidad por una hernia discal mejorarán con el tiempo con cuidados conservadores, como la fisioterapia. (1)

Un disco intervertebral es un cartílago acolchado situado entre dos vértebras. Su función principal es proteger la médula espinal y los nervios raquídeos cuando salen y se dirigen a los brazos y las piernas. Los discos deben ser flexibles y adaptables para permitir la movilidad y estabilidad de la columna lumbar. Por lo general, el disco se divide en dos regiones diferentes: el material externo del disco y la capa interna. La capa externa se conoce como anillo fibroso y está formada por fibras de colágeno, que ayudan a proporcionar estructura y soporte al disco. La capa interna se conoce como núcleo pulposo y es más bien una estructura gelatinosa hidratada. Generalmente, cuando pensamos en una hernia discal, la capa externa puede sufrir un desgarro y la parte interna gelatinosa puede “filtrarse” y eso es lo que se ve en una resonancia magnética como una hernia discal.