Porcentaje de éxito de la cirugía de realineación rotuliana

Las luxaciones rotulianas (rótula) se producen con mucha regularidad, sobre todo en atletas jóvenes, y la mayoría de las luxaciones se producen lateralmente (por fuera). Cuando se producen, se asocian a dolor e inflamación importantes. Tras una luxación rotuliana, el primer paso debe ser recolocar la rótula en el surco troclear. Esto suele ocurrir espontáneamente cuando la persona extiende la rodilla, ya sea en el terreno de juego o en una sala de urgencias o de entrenamiento cuando se extiende la rodilla para examinarla. Cuando la recolocación ocurre antes del examen, su ocurrencia debe ser solucionada encontrando problemas relacionados.

Los problemas asociados suelen aparecer con las luxaciones rotulianas, y el más evidente es la rotura de los ligamentos que estabilizan la propia rótula. Como ocurre con todas las demás articulaciones, se produce una rotura o desgarro ligamentoso que permite la luxación de la articulación. En el caso de la luxación rotuliana, los ligamentos de la parte interna de la rodilla son los que suelen lesionarse con más frecuencia, ya que la rótula se desliza lateralmente.

¿Cuánto tarda en bajar la inflamación tras una luxación de rótula?

Tratamiento. El tratamiento normal de las luxaciones rotulianas cuando no se ha creado un fragmento suelto es la inmovilización de la rodilla durante un breve periodo de tiempo (de siete a diez días). Durante este tiempo, se reduce la inflamación y disminuyen las molestias agudas de la luxación.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo de una rótula luxada?

Efectos a largo plazo de la luxación rotuliana

Los fragmentos sueltos de hueso o cartílago pueden bloquear la articulación, lo que puede provocar más daños en el cartílago de otras partes de la articulación. También existe el riesgo de desgarro de los ligamentos intraarticulares de la cápsula articular.

Más Información
Auto:masaje de la musculatura de la masticación para bruxismo

¿Cuánto tiempo se tarda en recuperarse de una operación de luxación de rótula?

La amplitud de movimiento se restringe durante 4-6 semanas para proteger la reparación. La fisioterapia es necesaria durante 3-6 meses para recuperar el movimiento y la fuerza. La recuperación completa con vuelta al deporte a los 6 meses de la intervención.

Dolor tras cirugía de rótula

La rótula es un hueso pequeño situado delante de la articulación de la rodilla. La rótula está unida al hueso del muslo (fémur) por el tendón del cuádriceps y ayuda a estabilizar la articulación de la rodilla. Normalmente, la rótula se desliza suavemente hacia arriba y hacia abajo cuando la rodilla se dobla y se endereza. El surco óseo en el que se desliza hacia adelante y hacia atrás se conoce como tróclea.

Sin embargo, a veces la rótula puede dislocarse. Esto significa que se sale de su sitio, normalmente hacia el exterior de la rodilla. La luxación rotuliana se produce cuando la rótula se sale de su posición normal. Esto puede ocurrir si se aplica una fuerza repentina a la rodilla, como durante una caída o un accidente de coche.

La luxación de rótula es una lesión relativamente frecuente, sobre todo entre los deportistas jóvenes. Los síntomas de la luxación de rótula incluyen dolor de rodilla, hinchazón e inestabilidad. El tratamiento suele consistir en llevar un aparato ortopédico o una férula para inmovilizar la rodilla y permitir que se cure. En algunos casos, puede ser necesaria la cirugía para reparar el daño.

El síntoma más común de la luxación de rótula es el dolor de rodilla. Si tiene una luxación de rótula, es probable que sienta un dolor agudo en la rodilla. La rodilla puede tener un aspecto deformado y sentirse inestable. También puede tener dificultades para enderezar la pierna. También puede sentir un chasquido en el momento de la lesión. Otros síntomas son:

Más Información
Aprendiendo a correr con calzado minimalista

Rodilla flexionada tras una operación de rótula

La rótula puede dislocarse por un golpe directo, como una caída sobre las rodillas. La rótula se desplaza de su posición normal, hacia un lado de la pierna. Alternativamente, la rótula también puede dislocarse cuando se tuerce la rodilla, por ejemplo al cambiar rápidamente de dirección.

Cuando la rótula se disloca, se siente un dolor inmediato e intenso en la parte delantera de la rodilla. Al mismo tiempo, se puede tener la sensación de que la rodilla “cede” o de que algo “se sale”. Normalmente es bastante obvio que la rótula se ha dislocado porque se encuentra en una posición anormal. La rodilla suele hincharse en las primeras horas tras la lesión. Otros síntomas pueden ser:

Si se ha dislocado la rótula, debe acudir inmediatamente al servicio de urgencias más cercano, ya que no mejorará sin tratamiento. Para aliviar el dolor y reducir la hinchazón, puede aplicarse hielo en la rodilla. Para ello, rodea la rodilla con hielo picado o una bolsa de guisantes congelados envuelta en un paño de cocina húmedo.

Tiempo de recuperación tras la operación de fractura de rótula

La luxación de rótula se produce cuando la rótula que se asienta sobre la parte delantera de la rodilla se sale de su surco en el extremo del hueso del muslo (fémur), quedando apoyada en la parte exterior de la articulación de la rodilla. Esto puede provocar estiramientos o desgarros en los ligamentos y tendones de soporte. Normalmente, la rótula se desliza suavemente sobre la ranura de la articulación al doblar o estirar la pierna, pero si la rótula está dislocada es posible que no pueda doblar o estirar la pierna. La luxación de rótula es una lesión frecuente que puede tardar unas 6 semanas en curarse. Si se ha dislocado la rótula una vez, es mucho más probable que se vuelva a dislocar en el futuro.

Más Información
Nervio cubital

Tras una luxación de rótula, puede romperse el ligamento femororrotuliano medial. Se trata del ligamento que sujeta la rótula a la parte interior (medial) de la rodilla. Una vez desgarrado, es posible que no cicatrice con el mismo nivel de tensión que antes. Esto puede provocar una luxación recurrente de la rótula.

Algunos cirujanos están empezando a recomendar la cirugía preventiva para reparar el ligamento patelofemoral medial (MPFL) después de la primera luxación de rótula. Esto se debe a que las luxaciones repetidas pueden dañar el cartílago y aumentar el riesgo de artritis.