Cinta para tendinitis rotuliana

La tendinitis de rodilla más común es la irritación del tendón rotuliano. Comúnmente llamada “rodilla de saltador”, la tendinitis rotuliana es una inflamación del tendón que une la rótula a la tibia.

Comúnmente considerada una lesión deportiva, la tendinitis rotuliana es la inflamación del tendón que une la rótula a la tibia. El tendón trabaja con los músculos para permitir la extensión de la rodilla para correr, saltar y dar patadas. Cuando el tendón rotuliano se inflama, se produce dolor en el tendón rotuliano, que puede ir de leve a grave. Esta afección se observa con frecuencia en personas que practican baloncesto, voleibol, carreras de distancia, saltos de longitud, alpinismo, patinaje artístico o aeróbic de alto impacto, de ahí el término rodilla de saltador.

La inflamación del tendón rotuliano puede deberse al uso excesivo de la rodilla o a impactos fuertes repetidos. La actividad repetitiva, como saltar, correr u otros movimientos de alto impacto, puede causar microdesgarros del tejido tendinoso que dan lugar a la tendinitis rotuliana. Los pequeños desgarros del tendón pueden debilitar la rodilla y causar hinchazón, inflamación y dolor.

¿Puede desaparecer la tendinitis rotuliana?

Con los tratamientos adecuados, es probable que la tendinitis rotuliana desaparezca, pero su médico o fisioterapeuta puede sugerirle ejercicios de fortalecimiento y flexibilidad para evitar que la tendinitis rotuliana reaparezca. Más información sobre los tipos de ejercicios que ayudan a tratar la tendinitis rotuliana.

¿Cómo se siente la tendinitis rotuliana?

Los síntomas de la tendinitis rotuliana incluyen: Dolor o dolor sordo en la parte superior de la tibia, justo debajo de la rótula. Rigidez, que puede dificultar la extensión de la rodilla. Empeoramiento del dolor con determinados movimientos, como al ponerse en cuclillas o bajar escaleras.

Más Información
Deporte y salud ¿Dónde están los límites?

¿Cuánto tarda en curarse la tendinitis rotuliana?

Por lo general, con un tratamiento adecuado de la tendinitis rotuliana, la lesión puede resolverse en unas seis semanas. Sin embargo, la recuperación completa puede tardar semanas o meses después de la fisioterapia. El dolor de rodilla puede remitir en unas tres semanas, pero la recuperación total se notará en seis semanas.

Tendinitis de rodilla deutsch

La tendinitis de rodilla más frecuente es la irritación del tendón rotuliano. Comúnmente llamada “rodilla de saltador”, la tendinitis rotuliana es una inflamación del tendón que une la rótula a la tibia.

Comúnmente considerada una lesión deportiva, la tendinitis rotuliana es la inflamación del tendón que une la rótula a la tibia. El tendón trabaja con los músculos para permitir la extensión de la rodilla para correr, saltar y dar patadas. Cuando el tendón rotuliano se inflama, se produce dolor en el tendón rotuliano, que puede ir de leve a grave. Esta afección se observa con frecuencia en personas que practican baloncesto, voleibol, carreras de distancia, saltos de longitud, alpinismo, patinaje artístico o aeróbic de alto impacto, de ahí el término rodilla de saltador.

La inflamación del tendón rotuliano puede deberse al uso excesivo de la rodilla o a impactos fuertes repetidos. La actividad repetitiva, como saltar, correr u otros movimientos de alto impacto, puede causar microdesgarros del tejido tendinoso que dan lugar a la tendinitis rotuliana. Los pequeños desgarros del tendón pueden debilitar la rodilla y causar hinchazón, inflamación y dolor.

Más Información
Tercera edad: Geriatría

Tendinopatía rotuliana

OverviewLa tendinitis rotuliana es una lesión del tendón que conecta la rótula con la tibia. El tendón rotuliano trabaja con los músculos de la parte anterior del muslo para extender la rodilla y poder dar patadas, correr y saltar.

La tendinitis rotuliana, también conocida como rodilla de saltador, es más frecuente en atletas cuyos deportes implican saltos frecuentes, como el baloncesto y el voleibol. Sin embargo, incluso las personas que no practican deportes de salto pueden padecer tendinitis rotuliana.

Al principio, es posible que sólo sientas dolor en la rodilla al iniciar la actividad física o justo después de un entrenamiento intenso. Con el tiempo, el dolor empeora y empieza a interferir con la práctica de su deporte. Finalmente, el dolor interfiere con los movimientos cotidianos, como subir escaleras o levantarse de una silla.Cuándo acudir al médicoPara el dolor de rodilla, pruebe primero con medidas de autocuidado, como aplicar hielo en la zona y reducir o evitar temporalmente las actividades que desencadenan los síntomas.

ComplicacionesSi intenta sobrellevar el dolor ignorando las señales de advertencia de su cuerpo, podría provocar desgarros cada vez mayores en el tendón rotuliano. El dolor de rodilla y la reducción de la función pueden persistir si no se trata el problema, y puede evolucionar a una tendinopatía rotuliana más grave.

Ejercicios para la tendinitis rotuliana

La tendinitis rotuliana (rodilla de saltador) se desarrolla cuando el tendón rotuliano se irrita debido a una tensión inusual o intensa. Suele afectar a deportistas varones de entre 20 y 40 años que entrenan varias veces a la semana un deporte con saltos intensos (baloncesto, voleibol, etc.). Las actividades con muchos movimientos de parada y arranque (como el tenis) y cambios rápidos de dirección (como el fútbol) también pueden provocar una tendinitis rotuliana.

Más Información
Importancia de la respiración en un estiramiento correcto

El carácter persistente de los síntomas es típico. A menudo se trata de un cuadro clínico crónico que persiste durante muchos meses o incluso años. Las fases con relativamente poco dolor van seguidas repetidamente de fases en las que el dolor vuelve a aparecer tras el ejercicio. La tendinopatía rotuliana puede afectar a ambas rodillas, esto ocurre en el 20 al 30 por ciento de los pacientes.

La tendinopatía rotuliana suele tratarse de forma conservadora, es decir, sin operación. La intervención quirúrgica sólo es necesaria si el ligamento rotuliano llega a romperse. Los siguientes métodos alivian el dolor y pueden detener la progresión de la tendinopatía rotuliana.