Ciclo de la marcha

ResumenUn gran número de niños con parálisis cerebral (PC) tienen marcha espástica y, en consecuencia, anomalías en los patrones articulares. Varios factores han contribuido a la falta de consenso sobre el efecto de la espasticidad en la marcha de la parálisis cerebral y se resumirán y discutirán en este capítulo, por ejemplo, los patrones de marcha espástica están en constante evolución durante el proceso de crecimiento; todavía hay limitaciones considerables en las metodologías utilizadas para evaluar la espasticidad durante la marcha; se ha explorado una amplia gama de estrategias de rehabilitación para controlar la espasticidad durante la marcha. Los patrones de marcha espástica se dividen en hemipléjicos (5 tipos) y diplejicos (4 tipos), con las anomalías articulares más prevalentes descritas en el plano sagital. Las escalas de Ashworth, Tardieu y DAROM y las pruebas de péndulo se utilizan ampliamente para evaluar la espasticidad, pero no explican de forma fiable los efectos de la espasticidad durante la marcha. Para tratar los efectos de la espasticidad se han utilizado ortesis, técnicas adecuadas de ejercicio o manipulación, inyecciones de botulina o procedimientos quirúrgicos.Palabras clave

¿Cómo afecta la dorsiflexión limitada a la marcha?

Una restricción de la dorsiflexión del tobillo (movimiento hacia delante de la tibia en relación con el pie) puede provocar, entre otras cosas, una hiperextensión de la rodilla durante la fase de apoyo. La longitud del paso de la pierna adelantada se acorta y la marcha alterna hacia abajo es muy difícil.

¿Qué afecciones neurológicas afectan a la marcha?

Enfermedades neurológicas

La debilidad de los músculos de la cadera y de las extremidades inferiores suele causar trastornos de la marcha. La parálisis cerebral, la distrofia muscular, la enfermedad de Charcot Marie Tooth, la ataxia-telangiectasia, la atrofia muscular espinal, la neuropatía peronea y la enfermedad microvascular de la sustancia blanca causan discapacidades significativas de la marcha.

Más Información
Esguinces de rodilla

¿Cuánta dorsiflexión es necesaria para la marcha?

Se necesitan al menos 10 grados de dorsiflexión del tobillo durante la fase de apoyo del ciclo de la marcha; esto contribuye al movimiento del cuerpo hacia delante para una marcha normal.

Giro del pie hacia dentro tras el ictus

IntroducciónEl ictus es una enfermedad neurológica cuyas secuelas se asocian a discapacidades físicas1. Se observan limitaciones en la marcha en más del 50% de los pacientes con ictus, y estas limitaciones pueden atribuirse a alteraciones motoras o propioceptivas, espasticidad y problemas de equilibrio2. El deterioro de la función de la marcha tras un ictus contribuye en gran medida a la discapacidad general del paciente y aumenta el riesgo de caídas3. Tras un ictus se observa con frecuencia debilidad en los dorsiflexores del tobillo, que es uno de los principales factores que dificultan la función de la marcha4. Debido a la debilidad de los dorsiflexores del tobillo, se produce inestabilidad corporal durante la fase de apoyo de la marcha, y el pie se arrastra por el suelo durante la fase de balanceo5. Con esta inestabilidad y el arrastre del pie, la marcha se vuelve insegura5. En la práctica clínica, se recomiendan las órtesis tobillo-pie (OTP) para mejorar las limitaciones de la marcha de los pacientes. Sin embargo, algunos clínicos han informado de que las órtesis tobillo-pie pueden dificultar los patrones naturales de marcha de los pacientes con ictus o hemiplejia6,7,8.

Más Información
Quiste

Marcha de Trendelenburg

La restricción de la dorsiflexión del tobillo es una complicación frecuente de las fracturas de tobillo. Este tipo de disfunción, si es grave, puede influir significativamente en la marcha. Una restricción de la dorsiflexión del tobillo (movimiento hacia delante de la tibia en relación con el pie) puede causar, entre otras cosas, una hiperextensión de la rodilla durante la fase de apoyo. La longitud del paso de la pierna adelantada se acorta y la marcha alterna hacia abajo es muy difícil. El objetivo de este estudio era examinar la correlación entre el rango de dorsiflexión en la articulación del tobillo y el rango de extensión (hiperextensión) en la articulación de la rodilla.

En el estudio participaron 17 pacientes tras fracturas de la articulación del tobillo tratadas de forma conservadora o quirúrgica. Los rangos de movimiento de extensión en las articulaciones del tobillo y la rodilla se evaluaron mediante goniometría para comparar estos valores en extremidades lesionadas frente a sanas. Para el análisis se utilizaron métodos no paramétricos (la prueba de rangos con signo de Wilcoxon).

Los resultados mostraron una limitación en la dorsiflexión del tobillo en la extremidad fracturada, que ascendía a 4,40 frente a 16,00 en las extremidades sanas en todos los pacientes. Esta diferencia fue estadísticamente significativa (p<0,001). También hubo un rango significativamente mayor (p<0,001) de hiperextensión de la rodilla en el lado de la lesión (5,00 frente a 1,90 en las extremidades sanas).

Marcha estepada

Cambio en las puntuaciones clínicas y funcionales durante la LME subagudaLa mediana del período de prueba durante la LME subaguda osciló entre 13 semanas (7-15, p25-p75)) para la sesión inicial hasta 19 semanas (14-22) para la cuarta sesión, lo que refleja un intervalo de prueba repetida de aproximadamente 2 semanas. Las puntuaciones de fuerza muscular manual generalmente aumentaron después de la primera sesión, para sujetos con y sin espasticidad LME de la sesión 1 a la 4 (p < 0.001; Fig. 2a). En contraste, la MVT de dorsiflexión sólo mostró un aumento específico para todos los sujetos con LME de la sesión 3 (114 Nm 89-136) a la 4 (139 Nm, 102-173; p < 0,05; Fig. 2b). La función de la marcha también aumentó durante la LME subaguda para los sujetos con o sin síndrome de espasticidad (Fig. 2c).Fig. 2Medidas clínicas y funcionales de la función motora en todos los sujetos con LME durante las cuatro sesiones de pruebas de la fase subaguda, y subcategorizados en individuos con y sin síndrome de espasticidad LME. a. Puntuación de fuerza muscular total (cuádriceps, isquiotibiales, tibial anterior y tríceps surae) (0-20) [29]. b. Torsión de dorsiflexión voluntaria máxima. La línea de puntos representa el nivel medio de par registrado en el grupo de control no lesionado. c. Escala de función de la marcha (WISCI II) (0-20) [30]. *: p < 0,05 con respecto a la sesión 1. Los datos se presentan como valores medianos con percentiles 25 y 75Imagen a tamaño completo

Más Información
Reflejo de marcha automática o del paso