Neuroanatomía médula espinal reflejo miotático

El reflejo de estiramiento (reflejo miotático), o más exactamente “reflejo de estiramiento muscular”, es una contracción muscular en respuesta al estiramiento dentro del músculo. Su función es mantener el músculo a una longitud constante. A menudo, muchos profesionales sanitarios y estudiantes utilizan erróneamente el término reflejo tendinoso profundo para referirse a este reflejo. “Los tendones tienen poco que ver con la respuesta, aparte de ser responsables de transmitir mecánicamente el estiramiento repentino desde el martillo de reflejos hasta el huso muscular. Además, algunos músculos con reflejos de estiramiento no tienen tendones (por ejemplo, la “sacudida mandibular” del músculo masetero)”[1].

Como ejemplo de reflejo espinal, da lugar a una respuesta rápida que implica una señal aferente en la médula espinal y una señal eferente hacia el músculo. El reflejo de estiramiento puede ser un reflejo monosináptico que proporciona una regulación automática de la longitud del músculo esquelético, en el que la señal que entra en la médula espinal procede de un cambio en la longitud o velocidad del músculo. También puede incluir un componente polisináptico, como en el reflejo de estiramiento tónico[2].

¿Cuál es un ejemplo de reflejo miotático?

El reflejo rotuliano es un buen ejemplo del reflejo de estiramiento. Cuando el médico te da un golpecito en el tendón rotuliano justo debajo de la rodilla, estira el tendón rotuliano, el tendón del cuádriceps y los músculos del cuádriceps.

¿Qué desencadena el reflejo de estiramiento?

Anatomía del reflejo miotático

Si un músculo se estira (alarga) demasiado o demasiado rápido, los husos musculares se excitan y se activa el reflejo de estiramiento, que hace que los músculos se contraigan, protegiéndolos así de un estiramiento excesivo o de un desgarro.

Más Información
Fisioterapia vs Osteopatía: Semejanzas y diferencias

¿Cuáles son los componentes del reflejo miotático?

La neuroanatomía del reflejo miotático sigue un modelo de cinco estructuras y acciones neurológicas principales emparejadas. Estas estructuras son el huso muscular, la neurona sensorial aferente primaria, la interneurona inhibidora, la motoneurona alfa eferente y la motoneurona gamma.

¿Qué nervio transporta los impulsos aferente y eferente en el reflejo rotuliano?

Como ya se ha indicado en el capítulo anterior, el sentido de la posición corporal es necesario para el control motor adaptativo. Para mover una extremidad hacia un lugar determinado, es imperativo conocer la posición inicial de partida de la extremidad, así como cualquier fuerza aplicada a la extremidad. Los husos musculares y los órganos tendinosos de Golgi proporcionan este tipo de información. Además, estos receptores son componentes de ciertos reflejos espinales que son importantes tanto para el diagnóstico clínico como para una comprensión básica de los principios del control motor.

El reflejo miotático se ilustra en la Figura 2.1. Un camarero está sujetando una bandeja vacía, cuando inesperadamente se coloca una jarra de agua sobre la bandeja. Como los músculos del camarero no estaban preparados para soportar el aumento de peso, la bandeja debería caerse. Sin embargo, un reflejo espinal se inicia automáticamente para mantener la bandeja relativamente estable. Cuando se coloca la jarra pesada sobre la bandeja, el aumento de peso estira el músculo bíceps, lo que provoca la activación de los aferentes Ia del huso muscular. Los aferentes Ia tienen sus cuerpos celulares en los ganglios de la raíz dorsal de la médula espinal, envían proyecciones a la médula espinal y hacen sinapsis directamente en las motoneuronas alfa que inervan el mismo músculo (homónimo). Así, la activación de la aferente Ia provoca una activación monosináptica de la motoneurona alfa que provoca la contracción del músculo. Como resultado, el estiramiento del músculo se contrarresta rápidamente y el camarero es capaz de mantener la bandeja en la misma posición.

Más Información
Busca tu lesión

Significado miotático

El sistema nervioso de los mamíferos es muy complejo. Para la mayoría de las acciones importantes del cuerpo, el cerebro debe decidir qué movimiento o acción debe realizarse, los impulsos nerviosos deben transmitirse desde el cerebro, a través de la médula espinal, hasta el receptor previsto. Una vez realizada la acción, el impulso debe volver por el camino inverso para indicar al cerebro que se ha completado y comenzar el siguiente proceso. Éste es el camino de cualquier impulso consciente controlado por el cerebro. Aunque se necesitan muchas palabras para explicarlo, en realidad es un proceso muy rápido.

Sin embargo, hay muchos procesos en el cuerpo que NO requieren pensamiento directo para completarse. Las funciones del corazón, la respiración, los procesos metabólicos, la lucha contra las enfermedades y muchos otros procesos autonómicos ocurren automáticamente en el cuerpo. El cuerpo utiliza señales para aumentar, disminuir o mantener muchas de estas acciones. Por ejemplo, si los niveles de dióxido de carbono en el cuerpo empiezan a aumentar, el sistema nervioso autónomo pide un aumento de la frecuencia respiratoria.

Más Información
Desequilibrio muscular

Reflejo miotático inverso

El sistema nervioso de los mamíferos es muy complejo. Para la mayoría de las acciones importantes del cuerpo, el cerebro debe decidir qué movimiento o acción debe realizarse, los impulsos nerviosos deben transmitirse desde el cerebro, a través de la médula espinal, hasta el receptor previsto. Una vez realizada la acción, el impulso debe volver por el camino inverso para indicar al cerebro que se ha completado y comenzar el siguiente proceso. Éste es el camino de cualquier impulso consciente controlado por el cerebro. Aunque se necesitan muchas palabras para explicarlo, en realidad es un proceso muy rápido.

Sin embargo, hay muchos procesos en el cuerpo que NO requieren pensamiento directo para completarse. Las funciones del corazón, la respiración, los procesos metabólicos, la lucha contra las enfermedades y muchos otros procesos autonómicos ocurren automáticamente en el cuerpo. El cuerpo utiliza señales para aumentar, disminuir o mantener muchas de estas acciones. Por ejemplo, si los niveles de dióxido de carbono en el cuerpo empiezan a aumentar, el sistema nervioso autónomo pide un aumento de la frecuencia respiratoria.