Fisiopatología de los puntos gatillo en el síndrome de dolor miofascial

Fue en 1942, cuando el término punto gatillo miofascial fue publicado por primera vez por Janet Travell. Más tarde se convirtió en médico de la Casa Blanca y empezó a colaborar con David G. Simons. En 1983 publicaron la primera edición de “Myofascial Pain and Dysfunction – The Trigger Point Manual”. Este libro supuso un gran avance en el mundo de la reumatología, la ortopedia y la fisioterapia. Cambió la forma de entender y tratar el dolor crónico. Un punto gatillo miofascial se define como un punto hipersensible en el músculo esquelético, dentro de una banda tensa. Los puntos gatillo miofasciales pueden encontrarse en cualquier parte del cuerpo y son una de las causas más comunes de dolor musculoesquelético agudo y crónico, también conocido como dolor miofascial.

Los puntos gatillo remiten el dolor a otras zonas adyacentes o remotas. Por ejemplo, el dolor lumbar puede estar relacionado con puntos gatillo en los músculos abdominales, mientras que los dolores de cabeza pueden estar relacionados con puntos gatillo en los músculos del cuello. El desencadenamiento del dolor referido es un rasgo característico de los puntos gatillo miofasciales y constituye la base de su denominación “punto gatillo”.

¿Cómo puedo eliminar los puntos gatillo miofasciales?

Mejorar la postura puede ayudar a aliviar el dolor miofascial, sobre todo en el cuello. Los ejercicios que fortalecen los músculos que rodean el punto desencadenante le ayudarán a evitar el sobreesfuerzo de un solo músculo. Masajes. Un fisioterapeuta puede masajear el músculo afectado para aliviar el dolor.

Más Información
Cómo curar la tendinitis del hombro Izquierdo

¿Qué son los puntos gatillo del síndrome de dolor miofascial?

En las personas con síndrome de dolor miofascial (SDM), los puntos sensibles se conocen como puntos gatillo. Estas zonas se desarrollan en las bandas tensas y fibrosas de los músculos (la fascia). Cuando se ejerce presión sobre estos puntos gatillo se produce dolor (denominado dolor referido) en otra parte del cuerpo.

¿Qué se siente en los puntos gatillo miofasciales?

En la región de la cabeza y el cuello, el síndrome de dolor miofascial con puntos gatillo puede manifestarse como cefalea tensional, tinnitus, dolor de la articulación temporomandibular, síntomas oculares y tortícolis. El dolor en las extremidades superiores suele ser referido y el dolor en los hombros puede parecerse al dolor visceral o simular tendinitis y bursitis.

Puntos gatillo miofasciales lavelle

Los puntos gatillo miofasciales (PGMF) son una causa frecuente de dolor crónico de cuello y espalda. Son segmentos localizados de músculo que se cree que están sometidos a traumatismos por lesiones agudas o microtraumatismos por esfuerzos repetitivos. Los MFTP pueden producirse en cualquier músculo esquelético.

El diagnóstico es clínico e incluye la identificación de pequeños nudos (2-5 mm de diámetro) y bandas tensas dentro de los músculos afectados que son dolorosas a la palpación. El diagnóstico por imagen no es útil y sólo debe considerarse para descartar otras causas de dolor muscular.

Más Información
Cómo descargar el deltoides con te?cnica de presio?n y masaje con hielo

Aún no está claro si los puntos gatillo miofasciales son verdaderas entidades patológicas. Se ha planteado la hipótesis de que las lesiones o el estrés muscular alteran el retículo sarcoplásmico dentro de las fibras musculares, liberando iones de calcio libres. Estos iones de calcio libres hacen que la actina y la miosina de las fibras musculares se bloqueen mientras haya trifosfato de adenosina disponible. La contracción resultante de pequeñas partes del músculo provoca una disminución del flujo sanguíneo con la consiguiente isquemia y liberación de sustancias dolorosas como serotonina, histamina y prostaglandinas en la zona afectada.

Puntos gatillo corporales

Las afecciones dolorosas del sistema musculoesquelético, incluido el síndrome de dolor miofascial, constituyen algunos de los problemas crónicos más importantes que se encuentran en la práctica clínica. Un punto gatillo miofascial es un punto hiperirritable, normalmente dentro de una banda tensa de músculo esquelético, que es doloroso a la compresión y puede dar lugar a dolor referido característico, disfunción motora y fenómenos autonómicos. Los puntos gatillo pueden aliviarse con medidas no invasivas, como el rociado y estiramiento, la estimulación eléctrica transcutánea, la fisioterapia y el masaje. Los tratamientos invasivos para los puntos gatillo miofasciales incluyen inyecciones con anestésicos locales, corticosteroides o toxina botulínica o punción seca. En este artículo se abordan la etiología, la fisiopatología y el tratamiento de los puntos gatillo miofasciales.

Más Información
Beneficios de Pilates para la escoliosis

Puntos gatillo miofasciales

El síndrome de dolor miofascial (SDM), también conocido como dolor miofascial crónico (DMC), es un síndrome caracterizado por dolor crónico en múltiples puntos gatillo miofasciales (“nudos”) y constricciones fasciales (tejido conjuntivo). Puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. Los síntomas de un punto gatillo miofascial incluyen: sensibilidad en el punto focal, reproducción del dolor a la palpación del punto gatillo, endurecimiento del músculo a la palpación del punto gatillo, pseudodebilidad del músculo implicado, dolor referido y limitación de la amplitud de movimiento tras aproximadamente 5 segundos de presión sostenida del punto gatillo[2].

En general, el dolor muscular es constante, doloroso y profundo. Según el caso y la localización, la intensidad puede variar de una molestia leve a insoportable y “como un rayo”. Los nudos pueden ser visibles o palparse bajo la piel. El dolor no se resuelve por sí solo, ni siquiera con los cuidados típicos de primeros auxilios, como hielo, calor y reposo[4]. Se ha utilizado la electromiografía (EMG) para identificar una actividad motoneuronal anormal en la región afectada[5].