Dolor de espalda

El dolor de espalda es uno de los trastornos más generalizados en Estados Unidos. Alrededor del 80 por ciento de los adultos padecen dolor lumbar en algún momento de su vida. Si tiene un trabajo que le obliga a estar de pie todo el día, puede sufrir dolores de espalda que van desde leves punzadas hasta molestias graves.

La anatomía de tu espalda está diseñada para soportar el peso de la parte superior de tu cuerpo mientras estás de pie. La espalda está formada por huesos vertebrales con almohadillas redondas y gomosas llamadas discos entre cada uno, que actúan como amortiguadores. Si a esto añadimos los ligamentos, tendones y treinta y un pares de nervios, hay muchas partes que pueden fallar y causar dolor al estar de pie.

La tensión en la espalda por una mala postura es la causa más común de dolor de espalda en las personas que trabajan de pie todo el día. La presión sobre la columna hace que los músculos lumbares se tensen y sufran espasmos, lo que provoca dolor. Sin embargo, la zona lumbar está sometida a mucha acción cada día. Desde agacharse hasta desplazarse, es la parte de la columna vertebral que más se utiliza, lo que la hace susceptible de sufrir lesiones y desgaste con el paso del tiempo. Si padeces alguna dolencia de columna, estar de pie puede agravar la inflamación y aumentar el dolor lumbar.

¿Cómo afrontar los fuertes dolores de espalda y piernas?

La terapia de alternancia de calor y hielo puede proporcionar un alivio inmediato del dolor del nervio ciático. El hielo puede ayudar a reducir la inflamación, mientras que el calor estimula el flujo sanguíneo a la zona dolorida (lo que acelera la curación). El calor y el hielo también pueden ayudar a aliviar los dolorosos espasmos musculares que suelen acompañar a la ciática.

Más Información
Sufrimos lo que comemos

¿Y si no puedo trabajar por dolor de espalda?

Acude a tu médico de cabecera si el dolor de espalda te impide trabajar y pídele que registre la causa.

¿Cuánto tiempo puede estar de baja por dolor de espalda?

La mayoría de las personas se recuperan del dolor de espalda y vuelven al trabajo en 4 semanas. Es infrecuente que los trabajadores permanezcan de baja más de 6 meses.

Cómo evitar el dolor lumbar

Un dolor sordo y constante. Un dolor agudo o punzante. Sensación de hormigueo o quemazón. Si padeces dolor de espalda crónico, puedes tener la sensación de sufrir molestias constantes o de estar esperando a que vuelva el dolor. Y probablemente te preguntes cómo has llegado hasta aquí.

Entonces, ¿cuáles son algunas de esas causas subyacentes del dolor de espalda crónico? Empecemos por definir qué es el dolor de espalda crónico. Luego hablaremos de las causas del dolor de espalda crónico y de cómo puede encontrar un alivio duradero.

Los síntomas del dolor de espalda crónico suelen aparecer gradualmente y durar más de seis semanas. Como ya hemos dicho, el dolor crónico no suele estar causado por un acontecimiento o lesión concretos, ni desaparece o se cura por sí solo sin tratamiento médico.

Es distinto del dolor de espalda agudo, que suele aparecer de repente y desaparecer en un plazo de dos a seis semanas. Y como el dolor crónico es de larga duración, a menudo te lleva a evitar la actividad física o a compensarlo de otras formas, lo que puede empeorar el dolor a largo plazo.

Más Información
¿Con una tendinitis del psoas izquierda: caminar una hora diaria resultaría beneficioso?

Alivio del dolor de espalda

El dolor de espalda nunca es agradable. Sin embargo, cuando conoces la raíz del problema (como encorvarse sobre el escritorio en el trabajo, una mala postura o una forma inadecuada al hacer ejercicio), puedes buscar formas de ser consciente para intentar reducirlo.

Por otro lado, a veces puedes sentir dolor simplemente por caminar o estar de pie durante largos periodos de tiempo. Puedes pensar que lo estás haciendo todo bien, pero las molestias siguen ahí, como un recordatorio diario de que algo no va bien.

La zona lumbar proporciona soporte y estabilidad al cuerpo cuando se está en posición erguida. Cada vértebra está separada por un disco gelatinoso que sirve de amortiguador. Estos discos pueden inflamarse al permanecer de pie durante largos periodos de tiempo. También pueden sufrir desgaste con la edad. Estar de pie o caminar durante largos periodos de tiempo puede agravar esta inflamación y provocar dolor.

Estrés. Estar de pie o caminar durante largos periodos de tiempo supone un esfuerzo para la zona lumbar. Además de la presión real sobre las vértebras lumbares, si estás de pie en un trabajo de alta exigencia, los músculos de la espalda pueden tensarse también, aumentando el dolor.

Cómo sentarse con dolor lumbar

Estos consejos le ayudarán a comprender las causas del dolor de espalda y le indicarán qué hacer si lo padece. Saber cuáles son los riesgos puede ayudarte a reducir la posibilidad de desarrollar dolor de espalda.

Más Información
Me fracture el codo y fui operado: Después de la cirugía: ¿Cuándo debo iniciar fisioterapia?

El trabajo activo repercute positivamente en su bienestar físico y mental. La idea de que la manipulación manual o los movimientos repetitivos son “malos para los empleados” es un mito, pero es cierto que el trabajo activo mal enfocado puede contribuir a veces a trastornos de salud como el dolor de espalda y otros trastornos musculoesqueléticos (TME), como dolores musculares y distensiones.

El mero hecho de hacer su trabajo puede ayudarle a cumplir el objetivo recomendado de ejercicio (30 minutos de actividad física al menos cinco días a la semana). Este ejercicio puede dividirse en partes de 10 o 15 minutos si le resulta más conveniente.

Los estudios (radiografías y resonancias magnéticas) en las primeras cuatro o seis semanas no son beneficiosos, a menos que haya signos de alarma. Estos estudios pueden detectar lesiones graves de la columna vertebral, que son muy poco frecuentes, pero no suelen ser útiles en los casos de dolor de espalda ordinario.