Dolor pélvico después del entrenamiento femenino

Los problemas del suelo pélvico pueden presentarse de muchas formas tanto en hombres como en mujeres. Las pérdidas fecales u urinarias y el dolor pélvico son problemas comunes del suelo pélvico. El suelo pélvico engloba los músculos, ligamentos y tejido conjuntivo que rodean los órganos de la pelvis (como la vejiga, el recto y, en el caso de las mujeres, el útero y la vagina). Dada la zona del cuerpo en la que se producen los problemas del suelo pélvico, puede resultar especialmente embarazoso o incómodo hablar de ellos y experimentarlos.

Acudir a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico es una relación personal, en la que hablarás de algunas de las cosas más íntimas de tu vida. Es importante que encuentres un fisioterapeuta con el que te sientas cómoda y con el que puedas comprometerte a trabajar para mejorar tu estado.

En muchos casos, la fisioterapia del suelo pélvico es la única o la mejor opción para el tratamiento de las afecciones pélvicas. En los casos en los que existen opciones quirúrgicas, y su salud y estado le permiten someterse a una intervención quirúrgica, la fisioterapia del suelo pélvico puede seguir siendo útil tanto antes como después de la cirugía.

¿Cómo afecta la postura al suelo pélvico?

“Una mala postura puede provocar desequilibrios en cualquiera de estos grupos musculares centrales. Cuando esto ocurre, puede aumentar la presión sobre los músculos del suelo pélvico, lo que puede repercutir en el control de la vejiga y los intestinos”, afirma Annabelle. Los síntomas de dolor y tensión pélvicos también pueden estar relacionados con la postura.

¿Qué es el suelo pélvico y por qué es importante?

Los músculos del suelo pélvico sostienen la vejiga, el útero y el intestino. Los músculos del suelo pélvico sostienen la vejiga, el intestino y el útero. Evitan la incontinencia de vejiga e intestino, el prolapso y también son importantes en la función sexual.

Más Información
Dolor intenso en muñeca derecha a causa de un esguince hace 3 años ¿Qué puedo hacer?

¿De qué se compone el suelo pélvico femenino?

Dos músculos principales se entrelazan para formar los músculos del suelo pélvico: El elevador del ano. El elevador del ano constituye la mayor parte de los músculos del suelo pélvico y consta de tres componentes musculares separados: pubococcígeo, puborrectal e iliococcígeo. El elevador del ano rodea toda la pelvis.

Tensión de los músculos del suelo pélvico

La tensión de los músculos profundos del suelo pélvico, los puntos sensibles y los puntos gatillo suelen ser los causantes del dolor pélvico. El apretamiento crónico de los músculos del suelo pélvico o las posturas habituales, como cruzar las piernas o hundir el coxis, como es habitual en las bailarinas de ballet, pueden provocar tensión en los músculos profundos del suelo pélvico.

Las consecuencias de la tensión muscular profunda del suelo pélvico suelen ser dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales), dolor al orinar, dificultad para defecar, sensación de dolor profundo en la parte inferior del abdomen o alrededor de los genitales y dificultad para sentarse.

Los puntos gatillo se definen como zonas musculares dolorosas al tacto (palpación). Se caracterizan por la presencia de bandas tensas o “nudos” en el músculo y la generación de un patrón de dolor referido.

Los puntos sensibles son zonas de sensibilidad que se producen en los músculos, las uniones músculo-tendinosas, la bursa o las bolsas de grasa, pero también pueden surgir por la presencia de tejido cicatricial en la vagina. Suelen estar presentes en afecciones de dolor pélvico crónico, como el vaginismo, la vestibulodinia, la vulvodinia, el coccígeo, la proctalgia fugax, la endometriosis, el posparto y después de una intervención quirúrgica pélvica, como una histerectomía.

Cómo aliviar el dolor pélvico después del ejercicio

El suelo pélvico es una zona del cuerpo poco conocida pero fundamental. Este conjunto de músculos en forma de diamante situado entre la parte delantera de la pelvis y el coxis desempeña un papel importante en todos los aspectos, desde las relaciones sexuales placenteras hasta una continencia fiable. Por eso, cuando las cosas van mal en la pelvis, puede ser el momento de acudir a fisioterapia del suelo pélvico.

Más Información
Tengo dolor fuerte de ciática ¿Qué puedo hacer?

El suelo pélvico está formado por el conjunto de músculos que se encuentran entre el hueso púbico y el coxis. Estos músculos controlan los esfínteres que rodean la uretra, la vagina y el ano y sostienen órganos internos como la vejiga y los intestinos.

Cuando funciona correctamente, el suelo pélvico ayuda a elevar estos órganos, cierra la abertura del ano y la uretra y contribuye a una intimidad placentera. Aunque muchas personas no piensan en estos músculos hasta que surge un problema, trabajan todos los días para conseguir acciones específicas que la mayoría de la gente da por sentadas, como el control de esfínteres.

A veces, los músculos del suelo pélvico están dañados o debilitados. La mayoría de las veces, este daño se produce en las mujeres durante el embarazo o el parto. Estos músculos se ven obligados a soportar el peso de un niño en crecimiento y aguantar la presión del paso del bebé por el canal del parto.

Síntomas de distensión muscular pélvica

El uso de dispositivos de apoyo puede facilitar la percepción de la contracción de los músculos del suelo pélvico (PFM), que es difícil de realizar. Por lo tanto, el objetivo de este estudio era comparar la percepción de la contracción de los músculos del suelo pélvico en posición sentada durante el uso de dos dispositivos de apoyo diferentes en mujeres con disfunción de los músculos del suelo pélvico. Se trata de un estudio transversal realizado con 37 mujeres con incontinencia urinaria (IU) de esfuerzo o mixta. Todas las mujeres realizaron tres contracciones libres de la PFM sentadas en una silla, seguidas de tres contracciones utilizando cada dispositivo de soporte (almohadillas de arena y una espuma cilíndrica, que proporcionan soporte ciático y perineal, respectivamente). Las mujeres puntuaron del 1 al 5 la percepción de la contracción de los MPE, así como la percepción de la facilitación de la contracción (las calificaciones más altas muestran mejores resultados) y la incomodidad (las calificaciones más altas muestran más incomodidad) en comparación con la contracción libre. La espuma cilíndrica presentó resultados similares a las almohadillas de arena en cuanto a la percepción de la contracción de la MLP (2,84±1,61 frente a 3,19±1,43; p=0,34) y la facilitación de la contracción (3,38±1,34 frente a 3,19±1,54; p=0,61), así como en cuanto a su incomodidad (1,83±1,23 frente a 1,5±1,16; p=0,20). De todas las mujeres, el 57% prefirió las almohadillas de arena. Así pues, tanto las almohadillas de arena (soporte ciático) como la espuma cilíndrica (soporte perineal) mejoraron la percepción de la contracción de las MFP y la facilitación de la contracción en posición sentada de las mujeres con disfunción de las MFP en comparación con la posición sentada sin dispositivo. Los dos dispositivos no presentaron diferencias entre sí.

Más Información
Cómo mejorar tu motivación con PNL