Control de la vejiga deutsch

Hable con su equipo sanitario si tiene problemas para controlar la vejiga. Trabajarán contigo para averiguar el motivo. Pueden recomendarte que anotes algunos detalles sobre tu micción, como cuándo orinas, con qué frecuencia lo haces y cuánto líquido se libera. Esto se denomina “diario miccional”. El médico también puede hacerle las siguientes pruebas:

Por lo general, su equipo sanitario puede tratar la incontinencia. El tratamiento adecuado para usted depende del tipo de incontinencia que padezca, de su causa, de su gravedad y del tiempo que lleve padeciéndola. Es posible que necesites más de un tratamiento a la vez.

Entrenamiento vesical. El entrenamiento de la vejiga es una forma de tratar la incontinencia sin medicación. Los profesionales sanitarios pueden empezar con el entrenamiento de la vejiga antes de probar otras opciones de tratamiento. El entrenamiento de la vejiga, a veces llamado reentrenamiento vesical, puede incluir estos pasos:

Fisioterapia. Trabajar con un fisioterapeuta puede ayudarle a controlar la vejiga. Durante la fisioterapia, es posible que realice ejercicios de Kegel para ayudar a fortalecer los músculos que retienen la orina. También puede utilizarse la estimulación eléctrica para fortalecer los músculos.

¿Desaparece la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria casi nunca desaparece por sí sola. Pero hay medidas que puedes tomar para aliviar los síntomas. “Para aliviar la incontinencia urinaria hay que saber qué tipo de incontinencia se padece y cuál es su causa”, dice el Dr. Lindo.

¿Qué desencadena la incontinencia?

La incontinencia puede producirse por muchas razones, como infecciones del tracto urinario, infección o irritación vaginal, o estreñimiento. Algunos medicamentos pueden causar problemas de control de la vejiga que duran poco tiempo. Cuando la incontinencia dura más tiempo, puede deberse a: Debilidad de los músculos de la vejiga o del suelo pélvico.

Más Información
Dendrita de la neurona

¿A qué edad comienza la incontinencia?

La IU puede producirse a cualquier edad, pero es más frecuente entre las mujeres mayores de 50 años. La incontinencia urinaria puede ser una afección temporal derivada de una enfermedad subyacente.

Incontinencia de esfuerzo

La incontinencia urinaria es la pérdida de control de la vejiga. Los dos tipos más comunes de incontinencia urinaria que afectan a las mujeres son la incontinencia de esfuerzo y la incontinencia de urgencia, también llamada vejiga hiperactiva. La incontinencia afecta al doble de mujeres que de hombres. Esto puede deberse a que el embarazo, el parto y la menopausia pueden hacer más probable la incontinencia urinaria. La incontinencia urinaria no es una parte normal del envejecimiento, y puede tratarse.

La orina es producida por los riñones y almacenada en la vejiga. La vejiga tiene músculos que se tensan cuando se necesita orinar. Cuando los músculos de la vejiga se tensan, la orina sale de la vejiga a través de un conducto llamado uretra. Al mismo tiempo, los músculos del esfínter que rodean la uretra se relajan para permitir que la orina salga del cuerpo.

La incontinencia puede producirse cuando los músculos de la vejiga se tensan repentinamente y los músculos del esfínter no son lo bastante fuertes para cerrar la uretra. Esto provoca una fuerte y repentina necesidad de orinar que puede que no seas capaz de controlar. La presión causada por la risa, los estornudos o el ejercicio puede provocar pérdidas de orina. La incontinencia urinaria también puede producirse si hay un problema con los nervios que controlan los músculos de la vejiga y la uretra. La incontinencia urinaria puede significar que pierda una pequeña cantidad de orina o que suelte mucha orina de golpe.

Más Información
Quiero saber sobre las vendas para la artritis reumatoide: tengo mis manos muy inflamadas ¿me funcionaria?

Tratamiento de la incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria (IU) es la pérdida accidental de orina. Según la National Association for Continence, más de 25 millones de estadounidenses adultos sufren incontinencia urinaria temporal o crónica. La IU puede producirse a cualquier edad, pero es más frecuente entre las mujeres mayores de 50 años. La incontinencia urinaria puede ser una afección temporal derivada de una enfermedad subyacente. Puede variar desde la incomodidad de ligeras pérdidas de orina hasta mojaduras graves y frecuentes.

La incontinencia urinaria no es un resultado inevitable del envejecimiento, pero es especialmente frecuente en las personas mayores. A menudo está causada por cambios específicos en el funcionamiento del organismo que pueden ser consecuencia de enfermedades, el uso de medicamentos y/o la aparición de una enfermedad. A veces es el primer y único síntoma de una infección urinaria. Las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar incontinencia urinaria durante el embarazo y después del parto, o tras los cambios hormonales de la menopausia.

Cuando se trata de salud sexual y reproductiva, puede resultar difícil saber qué es “normal” y qué puede ser un signo de un posible problema de salud. Aunque te avergüences de ciertos temas, tu ginecólogo lo ha visto y oído todo y está ahí para ayudarte, no para juzgarte.

Incontinencia por rebosamiento

ResumenLos síntomas de la incontinencia urinaria son muy frecuentes entre las mujeres, afectan considerablemente a la calidad de vida relacionada con la salud y se asocian a gastos personales y sociales considerables. Se describen dos tipos principales: la incontinencia urinaria de esfuerzo, en la que las pérdidas de orina se asocian con el esfuerzo físico, y la incontinencia urinaria de urgencia, en la que las pérdidas de orina se asocian con un deseo repentino e imperioso de orinar. Se considera que las mujeres que experimentan ambos síntomas padecen incontinencia urinaria mixta. La investigación ha revelado que las causas potenciales de la incontinencia se solapan, incluyendo la disfunción del músculo detrusor o de los músculos del suelo pélvico, la disfunción de los controles neurales del almacenamiento y la micción, y la perturbación del entorno local dentro de la vejiga. Una evaluación diagnóstica completa de la incontinencia urinaria requiere historia clínica, exploración física, análisis de orina, evaluación de la calidad de vida y, cuando fracasan los tratamientos iniciales, urodinámica invasiva. Las intervenciones pueden incluir opciones no quirúrgicas (como modificaciones del estilo de vida, entrenamiento muscular del suelo pélvico y fármacos) y opciones quirúrgicas para sujetar la uretra o aumentar la capacidad de la vejiga. En el futuro, la investigación se centrará cada vez más en la prevención primaria mediante el conocimiento de los riesgos ambientales y genéticos de la incontinencia.

Más Información
Intensidad de un estiramiento