Prevalencia de la espina bífida

La espina bífida es un trastorno congénito que implica el desarrollo incompleto de la columna vertebral. En el primer mes de embarazo, un conjunto especial de células forma el “tubo neural”; la parte superior del tubo se convierte en el cerebro y el resto en la médula espinal y las estructuras que la rodean. En la espina bífida, el tubo neural no se cierra completamente y algunos de los huesos de la columna vertebral no se cierran en la parte posterior. Esto puede provocar una abertura en cualquier parte de la columna vertebral y causar daños en la médula espinal y los nervios.

A menudo, las anomalías del cerebro acompañan a las anomalías de la columna vertebral porque el tubo neural se cierra primero en el centro y luego el cierre procede tanto hacia arriba como hacia abajo, lo que significa que si ocurre algo que impide la formación de la columna vertebral, también puede impedir la formación de la parte del cerebro que se está formando (cerrando) al mismo tiempo.

Un bebé nacido con bífida espinal puede tener daños en los nervios por debajo de la zona afectada de la médula espinal. Algunos tendrán problemas de aprendizaje o discapacidad intelectual. No existe cura, pero la mayoría de las personas con espina bífida viven mucho tiempo. Las personas con espina bífida tienen distintas capacidades y problemas médicos.

Espina bífida lievä

ResumenLa espina bífida es un defecto congénito que se produce cuando la columna vertebral y la médula espinal no se forman correctamente. Es un tipo de defecto del tubo neural. El tubo neural es la estructura del embrión en desarrollo que acaba convirtiéndose en el cerebro, la médula espinal y los tejidos que los envuelven.

Más Información
Forma correcta para levantarse de la cama o del suelo

Normalmente, el tubo neural se forma al principio del embarazo y se cierra a los 28 días de la concepción. En los bebés con espina bífida, una parte del tubo neural no se cierra o no se desarrolla correctamente, lo que provoca problemas en la médula espinal y en los huesos de la columna.

La espina bífida puede ser de leve a grave, dependiendo del tipo de defecto, tamaño, localización y complicaciones. Cuando es necesario, el tratamiento precoz de la espina bífida pasa por la cirugía, aunque no siempre resuelve por completo el problema.

El mielomeningocele es un tipo grave de espina bífida en el que las membranas y los nervios raquídeos sobresalen al nacer, formando un saco en la espalda del bebé. El sistema nervioso expuesto puede infectarse, por lo que es necesaria una intervención quirúrgica inmediata tras el nacimiento.

Factores de riesgo de la espina bífida

La espina bífida es un tipo de defecto del tubo neural que afecta a la médula espinal o a las estructuras que la recubren. El tubo neural se cierra normalmente durante las primeras semanas del desarrollo embrionario y puede producirse en cualquier punto de la columna vertebral. Normalmente, la columna vertebral protege la médula espinal. La espina bífida se produce porque el tubo neural no se cierra completamente durante el desarrollo del feto, lo que provoca un agujero en algunos de los huesos de la columna vertebral (vértebras). Esto puede provocar daños en la médula espinal y en los nervios, lo que puede causar discapacidades de leves a graves.

Más Información
¿Cuánto tiempo aproximado duran los síntomas asociados a un desgarro muscular?

Se desconoce la causa exacta de la espina bífida. Existen pruebas de que muchas cosas pueden influir en la aparición de problemas en el desarrollo del tubo neural, como una nutrición anormal de la madre o la exposición a fármacos, sustancias químicas o radiación antes, durante y después del inicio del embarazo (concepción).

Los factores genéticos (heredados de la familia) también pueden contribuir a la causa de la espina bífida. Sin embargo, la mayoría (95%) de los niños con espina bífida nacen de padres sin antecedentes familiares de la enfermedad. Según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), los padres con un hijo con espina bífida tienen aproximadamente un 4% de probabilidades de tener otro hijo con la enfermedad, y los padres con dos hijos con espina bífida tienen aproximadamente un 10% de probabilidades de tener otro hijo con ella. Cuando uno de los progenitores padece espina bífida, tiene aproximadamente un 4% de probabilidades de tener un hijo afectado.1

¿Puede prevenirse la espina bífida?

La espina bífida es una enfermedad que afecta a la columna vertebral y suele manifestarse al nacer. Es un tipo de defecto del tubo neural y puede producirse en cualquier parte de la columna vertebral si el tubo neural no se cierra del todo. Cuando el tubo neural no se cierra del todo, la columna vertebral que protege la médula espinal no se forma y cierra como debería. Esto suele provocar daños en la médula espinal y los nervios.

Más Información
Mantener la movilidad de la columna vertebral en personas mayores

No todas las personas que nacen con esta afección tienen las mismas necesidades, por lo que el tratamiento es diferente para cada niño. Algunos pacientes tienen problemas más graves que otros. Nuestro equipo médico y especialistas en rehabilitación trabajan en colaboración con cirujanos ortopédicos y urólogos en Shriners Children’s para ayudar a los niños con espina bífida a llevar vidas activas y productivas.

Shriners Children’s comprende la naturaleza compleja de la espina bífida. Todos los pacientes se benefician de la experiencia de todo el equipo médico, que ofrece clínicas multidisciplinarias. Coordinado por gerentes de atención, nuestro enfoque de colaboración para la atención se extiende a enfermeros, fisioterapeutas, ortopedistas y terapeutas de vida infantil que tratan a los pacientes en mente, cuerpo y espíritu. Los conocimientos, la experiencia y el entorno de atención crean una sinergia que distingue nuestra atención en Shriners Children’s.