Postura en el lugar de trabajo y ergonomía

La postura es la posición del cuerpo sentado, de pie o incluso tumbado. De ello se encargan el esqueleto y los músculos. Cuando se trata de la postura en el trabajo, es importante recordar que incluso una buena postura, cuando se mantiene durante mucho tiempo, puede provocar fatiga y malestar.

Para ayudarnos a entender qué es una buena postura, debemos tener en cuenta la alineación de nuestras articulaciones, es decir, cómo se alinean la cabeza, los hombros, la columna vertebral, las caderas, las rodillas y los tobillos. La simetría entre un lado y otro del cuerpo también es un factor importante. También debemos pensar en cómo es una posición “neutra”. Neutral es cuando las articulaciones no están dobladas y la columna vertebral no está torcida. Por ejemplo, en el cuello, la posición neutra es aquella en la que miramos al frente y no hacia abajo, lo que reduce la tensión sobre la columna vertebral. En una oficina, observar a personas trabajando con la espalda doblada y las muñecas torcidas es común, estos son ejemplos de malas posturas.

3. 3. Tomar conciencia de los hábitos y corregirlos. Por ejemplo, estar más de pie sobre una pierna, sentarse con las piernas cruzadas, usar siempre una bandolera en el mismo hombro o la tendencia a apoyarse en un codo son hábitos posturales. Merece la pena identificar cuáles son los propios hábitos posturales y actuar sobre ellos lo antes posible.

¿Qué es la ergonomía postural?

Ergonomía – Postura

La postura es la posición o el porte del cuerpo sentado o de pie. Es muy fácil tener una mala postura cuando se está sentado en un puesto de trabajo informático. Incluso una buena postura cuando se mantiene durante mucho tiempo puede provocar fatiga o malestar.

Más Información
Hace 2 años me fracturé el húmero del brazo derecho: Tengo anquilosis avanzada ¿Qué debo hacer?

¿Por qué es importante la postura ergonómica?

La aplicación de soluciones ergonómicas puede hacer que los empleados se sientan más cómodos y aumentar la productividad. ¿Por qué es importante la ergonomía? La ergonomía es importante porque cuando uno realiza un trabajo y su cuerpo se estresa por una postura incómoda, una temperatura extrema o un movimiento repetido, su sistema musculoesquelético se ve afectado.

¿Qué significa ergonomía corporal?

La ergonomía es el estudio científico del trabajo humano. Uno de los objetivos de la ergonomía es reducir los trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo adaptando el trabajo a la persona, en lugar de obligar a la persona a adaptarse al trabajo.

Portabebés de posición ergonómica

A menudo se pasa por alto la importancia de un lugar de trabajo bien diseñado. La ergonomía en el trabajo ayuda a apoyar los movimientos y minimizar la tensión. Es importante configurar el entorno de trabajo en consecuencia y tener en cuenta determinados comportamientos.

El término “ergonomía” se basa en las palabras griegas “ergon” (trabajo) y “nomos” (leyes). La ergonomía suele definirse como “el estudio científico del trabajo humano”. Pero eso suena un poco abstracto, ¿no? En pocas palabras, la ergonomía consiste en adaptar el lugar de trabajo, los equipos y los sistemas de trabajo a sus necesidades personales. Para usted, esto significa mejorar su bienestar en el trabajo y aumentar su productividad. 02. Su puesto de trabajo ergonómico: 8 puntos clave a tener en cuenta

Más Información
Músculos palmar mayor y menor

Para sentirte a gusto, deberías adaptar tu oficina o tu despacho en casa (siempre que sea posible) a tus necesidades personales. Esto puede significar algunas plantas, que también mejoran el clima de la habitación, o alfombras que también absorben el sonido y actúan como protección contra el ruido.

Y, puesto que los dolores de espalda, cuello y hombros son las causas más comunes de las malas posturas con las que nos hemos familiarizado en la oficina, deberías acordarte de levantarte regularmente a lo largo de la jornada laboral o cambiar de postura al sentarte. Otro factor clave para un escritorio y un puesto de trabajo saludables es que la silla de oficina, el escritorio y el monitor estén perfectamente alineados entre sí. Además, el monitor no debe ser demasiado pequeño. Trabajar con una pantalla de ordenador portátil (demasiado pequeña) es perjudicial tanto para la postura como para los ojos.

Ejemplo de posición ergonómica

Con el tiempo, las malas posturas pueden deberse a hábitos derivados de actividades cotidianas como sentarse en sillas de oficina, mirar fijamente al ordenador, acunar el teléfono móvil, llevar el bolso al hombro, conducir, permanecer de pie durante mucho tiempo, cuidar de niños pequeños o incluso dormir.

Una mala postura puede convertirse fácilmente en una segunda naturaleza, provocando y agravando episodios de dolor de espalda y cuello y dañando las estructuras vertebrales. Afortunadamente, los principales factores que afectan a la postura y la ergonomía están completamente dentro de la capacidad de control de cada uno y no son difíciles de cambiar.

Postura ergonómica para el uso del ordenador

La ergonomía -entendida como el estudio de la interacción entre los seres humanos, la tecnología y el entorno de trabajo, con el fin de encontrar una organización óptima en términos de salud y confort para los trabajadores y de productividad- en todo entorno de trabajo desempeña un papel fundamental.

Más Información
Vasos linfáticos

La posición en la que se permanece, junto con el tiempo de permanencia estática, con posibles interrupciones, influye mucho en la comodidad del operario, provocando así posibles dolencias físicas a corto y largo plazo.

Los dentistas constituyen, sin duda, una categoría de riesgo en estos términos. En los últimos años se han realizado numerosos estudios sobre la ergonomía postural y sobre el papel que debe desempeñar en la planificación de los espacios y en una forma de trabajar sana y eficaz.

Los riesgos que conlleva permanecer en una posición que sobrecarga el sistema músculo-esquelético durante largos periodos de tiempo de forma desequilibrada son numerosos y las estadísticas demuestran que alrededor del 65% de los dentistas y auxiliares dentales se quejan de molestias, dolores o trastornos que, en algunos casos, acaban ralentizando o incluso impidiendo a los operarios realizar su trabajo.