Dolor de peroné

La tibia es la espinilla, el mayor de los dos huesos de la parte inferior de la pierna. La parte superior de la tibia conecta con la articulación de la rodilla y la parte inferior conecta con la articulación del tobillo. Aunque este hueso soporta la mayor parte del peso del cuerpo, necesita el apoyo del peroné.

El peroné, a veces llamado hueso de la pantorrilla, es más pequeño que la tibia y discurre a su lado. El extremo superior del peroné se encuentra debajo de la articulación de la rodilla, pero no forma parte de la articulación. El extremo inferior del peroné forma la parte externa de la articulación del tobillo. El peroné ayuda a estabilizar la tibia pero no soporta mucho peso.

Aunque la tibia y el peroné pueden romperse independientemente el uno del otro, al estar tan juntos es más frecuente que ambos huesos se rompan a la vez. Esto se denomina fractura combinada de tibia y peroné.

Después de que el médico haya corregido la posición de los huesos rotos, una radiografía también puede ayudar a confirmar que los huesos están bien alineados. En las citas de seguimiento, las radiografías pueden ayudar al pediatra a ver si los huesos se están curando correctamente.

¿Se puede caminar con el peroné fracturado?

Dado que el peroné no es un hueso que soporte peso, es posible que su médico le permita caminar mientras se recupera de la lesión. También es posible que le recomiende utilizar muletas, evitando cargar peso sobre la pierna, hasta que el hueso se cure, debido al papel que desempeña el peroné en la estabilidad del tobillo. Fractura de tibia frente a fractura de peroné

¿Cuánto tarda en curarse una fractura de peroné?

La recuperación de una fractura de tibia y peroné suele durar entre tres y seis meses.

¿Puede una fractura de peroné curarse sin cirugía?

El tratamiento de una fractura de peroné depende de la localización de la fractura y de si también están dañados otros huesos o ligamentos. Puede recomendarse la cirugía, pero el tratamiento suele comenzar con una férula o escayola para evitar el movimiento y permitir que el hueso se cure.

Más Información
Descubre las novedades de la nueva Pirámide Alimenticia

Tiempo de recuperación de una fractura de peroné

La tibia y el peroné son los dos huesos largos situados en la parte inferior de la pierna. La tibia es un hueso más grande por dentro y el peroné es un hueso más pequeño por fuera. La tibia es mucho más gruesa que el peroné. Es el hueso que más peso soporta de los dos. El peroné sostiene a la tibia y ayuda a estabilizar el tobillo y los músculos de la parte inferior de la pierna.

Las fracturas de tibia y peroné se caracterizan por ser de baja energía o de alta energía. Las fracturas de baja energía, no desplazadas (alineadas), a veces denominadas fracturas del niño pequeño, se producen por caídas leves y lesiones por torsión. Las fracturas de alta energía, como las causadas por accidentes de tráfico graves o caídas importantes, son más frecuentes en niños mayores.

Existen varias formas de clasificar las fracturas de tibia y peroné. A continuación se indican algunas de las fracturas de tibia y peroné más comunes que se producen en los niños. A veces también pueden implicar la fractura del cartílago de crecimiento (fisis) situado en cada extremo de la tibia.

Estas fracturas se producen en el extremo de la rodilla de la tibia y también se denominan fracturas de la meseta tibial. Dependiendo de la localización exacta, una fractura proximal de tibia puede afectar a la estabilidad de la rodilla, así como al cartílago de crecimiento. Las fracturas proximales de tibia más comunes son:

Estructura del peroné

El peroné es un hueso delgado y largo situado en la parte exterior de la parte inferior de la pierna, desde fuera y por debajo de la rodilla y se extiende hacia abajo hasta formar la parte exterior de la articulación del tobillo. Junto al hueso peroné se encuentra la tibia, que es más gruesa. Forma la base de la rodilla, llamada meseta tibial, y se extiende hacia abajo hasta formar el interior de la articulación del tobillo. Los dos huesos, tibia y peroné, están unidos por ligamentos debajo de la rodilla y en el tobillo. También hay un tejido blando entre los dos huesos, llamado membrana interósea, que recorre la longitud de los dos huesos. La membrana interósea une los dos huesos para mantenerlos estables. Los ligamentos y la membrana interósea tienen un poco de flexibilidad para permitir que la articulación del tobillo y los dos huesos se muevan al caminar y al mover el tobillo. El peroné puede doblarse ligeramente y también girar dentro de su ligamento. También puede deslizarse hacia arriba y hacia abajo durante el movimiento del tobillo; hacia dentro y hacia fuera.

Más Información
Auto:liberación miofascial con Foam Roller: Pros y contras

El peroné desempeña un papel menor a la hora de soportar el peso del cuerpo al caminar. La tibia soporta aproximadamente el 80% del peso corporal. El peroné sólo soporta entre el 15 y el 20% del peso corporal. Además, transfiere fuerzas cuando el tobillo golpea el suelo al caminar. El mecanismo de transferencia de las fuerzas de reacción del suelo se produce gracias a la fijación de los músculos en la parte superior del peroné, debajo de la rodilla. La membrana interósea también ayuda a transferir las fuerzas de rotación del tobillo a la rodilla. Hay nervios, venas y arterias que pasan por detrás del peroné, cerca de la rodilla. En el peroné se fijan cinco músculos.

Fractura de peroné por estrés

Una fractura de peroné es una rotura parcial o completa del hueso peroné. El peroné es el más pequeño de los dos huesos de la parte inferior de la pierna, situado entre la rodilla y el tobillo, que ayuda a mantener estable la articulación del tobillo.

Más Información
Camina para avanzar en tu salud

Por ejemplo, la energía implicada en la torsión brusca de un tobillo puede transferirse hacia arriba por la pierna y provocar una rotura en la parte superior del peroné. Las fracturas de peroné pueden producirse en deportes, como el baloncesto, que requieren un cambio rápido de dirección o el aterrizaje tras un salto de altura.

A veces, los cirujanos utilizan parte del peroné si necesitan hueso para operar otra parte del cuerpo. Este proceso se denomina injerto óseo. Las personas pueden seguir funcionando bien incluso después de que un injerto óseo se haya llevado gran parte del peroné.

Otros estudios de imagen, como la resonancia magnética (RM) o la tomografía computarizada (TC), pueden ser útiles si la fractura no aparece en una radiografía. Las fracturas por estrés, que se describen a continuación, tienen más probabilidades de aparecer en una resonancia magnética o una tomografía computarizada.

El tipo más común de fractura de peroné es una lesión en el extremo del hueso peroné cerca de la articulación del tobillo. Estas lesiones pueden tener el mismo aspecto y tacto que un esguince grave de tobillo. A menudo, la lesión puede tratarse de forma similar a un esguince grave de tobillo.