Plan para dejar de fumar

Cuando sienta el impulso de consumir tabaco, tenga en cuenta que aunque el impulso sea fuerte, probablemente se le pasará en 5 ó 10 minutos, tanto si fuma un cigarrillo como si mastica tabaco. Cada vez que resistas un antojo de tabaco, estarás un paso más cerca de dejar de consumir tabaco para siempre.

Las terapias de sustitución de nicotina de acción corta -como los chicles de nicotina, las pastillas, los aerosoles nasales o los inhaladores- pueden ayudarte a superar los antojos intensos. Estas terapias de acción corta suelen ser seguras si se utilizan junto con parches de nicotina de acción prolongada o uno de los fármacos no nicotínicos para dejar de fumar.

Los cigarrillos electrónicos (e-cigarrillos) han despertado mucho interés últimamente como sustituto de los cigarrillos tradicionales. Pero los cigarrillos electrónicos no han demostrado ser más seguros ni más eficaces que los medicamentos sustitutivos de la nicotina para ayudar a las personas a dejar de fumar.

Es probable que los impulsos de fumar sean más fuertes en los lugares donde fumabas o mascabas tabaco con más frecuencia, como en fiestas o bares, o en momentos en los que te sentías estresado o tomabas café. Averigüe cuáles son sus desencadenantes y disponga de un plan para evitarlos o superarlos sin consumir tabaco.

¿Cuál es la forma más eficaz de dejar de fumar?

“La mejor forma de dejar de fumar es con una combinación de medicación y asesoramiento”, dice el doctor Maher Karam-Hage, director médico del Programa de Tratamiento del Tabaquismo del MD Anderson. “Ambos ayudan. Pero duplicas tus posibilidades usando ambos en comparación con uno de ellos”.

¿Cuáles son las 4 D del tabaquismo?

Las cuatro D se exponen de diversas formas: – Retrasar: durante unos minutos y las ganas pasarán. Bebe agua: bebe a sorbos lentamente. Respira hondo: haz tres respiraciones lentas y profundas. Haz otra cosa: para olvidarte de fumar.

Más Información
Higiene postural para el dolor lumbar

¿Qué es el modelo de las 5 A?

Objetivo de mejora: Todos los pacientes con enfermedades crónicas dispondrán de un plan de acción de autogestión que incluya todos los elementos de las 5 A (Assess, Advise, Agree, Assist, Arrange). El Modelo de Cambio de Conducta de las 5 A está pensado para su uso con el Modelo de Mejora de la Atención a las Enfermedades Crónicas (CCM).

Niebla cerebral por abstinencia de nicotina

Dejar de fumar no es fácil, ya sea en mono o con la ayuda de la terapia de sustitución de nicotina. Estos consejos para dejar de fumar le ayudarán a combatir las ganas de fumar y a superar los antojos y los síntomas de abstinencia.

1. 1. Prepárese para dejar de fumarSi aún no lo ha hecho, tire todos sus encendedores, ceniceros y paquetes de cigarrillos. Hágale saber a todo el mundo que va a dejar de fumar: a sus amigos, compañeros, jefes, familiares e incluso vecinos. Si tiene miedo de contarlo porque piensa que no va a conseguir dejarlo, piénselo desde otra perspectiva: hacer que todo el mundo conozca su intento de dejar de fumar evitará que fracase. Haga una lista de sus amigos para dejar de fumar y forme grupos de apoyo. Incluya a amigos fumadores que también estén pensando en dejar de fumar y a amigos no fumadores que le apoyen. Guarde sus números en el móvil y envíeles un mensaje o llámeles cada vez que tenga ganas de fumar. Ponga carteles de “No fumar” en lugares visibles (en el escritorio, dentro del armario, en el lavabo) para recordar su nuevo propósito. Los recordatorios visuales constantes son poderosos y pueden darle ánimos cuando su mente esté divagando en otros temas.Sepa en lo que se está metiendo. Es posible que experimente síntomas de abstinencia y casi seguro que sentirá impulsos difíciles de controlar. Comprenda las causas de estas ansias y síntomas de abstinencia y tenga un plan preparado para cuando esto ocurra.2. Utilice las 4 D para superar las ansias de fumar

Más Información
Articulación humeroradial

Cronología para dejar de fumar día a día

Independientemente de lo que crea que fumar le da, probablemente ya sepa que le quita mucho más. Fumar es mortal, mata a la mitad de las personas que fuman a diario a largo plazoFootnote 1. Puede provocar enfermedades crónicas graves que afectan drásticamente a su salud y a su vida.

¿Es demasiado tarde para dejar de fumar? Nunca es demasiado tarde. De hecho, personas de todas las edades experimentan beneficios inmediatos y a largo plazo al dejar de fumar. Tanto las personas que han fumado durante muchos años como las que empezaron a hacerlo más recientemente pueden beneficiarse de las ventajas sanitarias y económicas de dejar de fumar.Nota 2

Incluso las personas que han desarrollado problemas relacionados con el tabaquismo, como enfermedades cardiacas o cáncer, pueden beneficiarse de dejar de fumar. En comparación con seguir fumando, las personas que dejan de fumar después de sufrir un infarto pueden reducir hasta en un 50% las probabilidades de sufrir otro infartoFootnote 4.

La perspectiva de enfrentarse a los síntomas de abstinencia de la nicotina o de cambiar de rutina pueden ser fuentes adicionales de estrés. Por otra parte, preocuparse por el impacto que el tabaco tiene en su salud o en la de su familia y amigos también puede ser muy estresante.

Dejar de fumar de golpe es peligroso

1. Precontemplación (no pensar en dejar de fumar) Las personas que se encuentran en esta fase no están pensando realmente en dejar de fumar y, si se les cuestiona, probablemente defenderán su conducta de fumadores. Pueden sentirse desanimados por intentos anteriores de dejar de fumar o creer que son demasiado adictos para dejar de fumar. Es probable que estos fumadores no sean receptivos a los mensajes sobre los beneficios para la salud de dejar de fumar. Pero en algún momento, la gran mayoría de los “precontempladores” empiezan a pensar en dejar de fumar.

Más Información
7 claves para entender la relación entre el estómago y el dolor de espalda

2. Durante esta fase, los fumadores se plantean dejar de fumar en un futuro próximo (probablemente en seis meses o menos). Son más conscientes de las consecuencias personales y consideran que fumar es un problema que necesita solución. En consecuencia, están más abiertos a recibir información sobre el tabaquismo y a identificar las barreras que les impiden dejar de fumar.

3. En la fase de preparación, los fumadores han tomado la decisión de dejar de fumar y se están preparando para ello. Consideran que los “contras” de fumar superan a los “pros” y están dando pequeños pasos para dejar de fumar. Por ejemplo, en sus fases iniciales de planificación, pueden fumar menos cigarrillos. Hacen afirmaciones como “Esto va en serio… algo tiene que cambiar” y puede que fijen una fecha para dejar de fumar.