Ortesis para sandalias

Pie caído, también llamado pie caído, es un término utilizado para describir la dificultad para levantar la parte delantera del pie. Las personas con pie caído tienen dificultades para despejar el suelo con la parte delantera del pie durante el balanceo en una fase de la marcha.

Para compensarlo, es posible que levanten más el muslo (lo que se denomina marcha en estepaje) o que balanceen la pierna (lo que se denomina circunducción) para ayudar al pie caído a despejar el suelo. A veces notará que su pie débil golpea el suelo al caminar.

El pie caído no es una enfermedad, sino un síntoma de un problema subyacente en un nervio, músculo o estructura anatómica que provoca debilidad o parálisis de los músculos de la pierna que levantan el pie. Esto significa que el pie caído puede ser temporal o permanente, puede aparecer a cualquier edad y puede afectar a uno o a ambos pies. A veces la debilidad del pie va acompañada de dolor o entumecimiento en la espinilla o en la parte superior del pie y los dedos.

La causa más común del pie caído es la lesión o compresión del nervio responsable de levantar el antepié. Denominado nervio peroneo, es una rama del nervio ciático que se origina detrás de la parte externa de la rodilla. Debido a su ubicación expuesta, el nervio peroneo puede resultar dañado por una caída, una lesión deportiva o incluso inadvertidamente durante el parto o una operación de prótesis de cadera o rodilla. Otro tipo de lesión nerviosa que puede provocar la caída del pie es una lesión de la raíz del nervio ciático, donde se origina en la columna vertebral. Por último, algunas enfermedades (como la diabetes) pueden pasar factura a las células nerviosas, afectando a su funcionamiento.

¿Cómo se trata el pie caído en podología?

El método más común es el uso de aparatos ortopédicos o férulas para mantener el tobillo y el pie en la posición adecuada. Otras opciones son los ejercicios de fisioterapia para fortalecer los músculos y mejorar la amplitud de movimiento, la estimulación nerviosa, la cirugía del nervio o la fusión de huesos para conseguir estabilidad.

Más Información
¿Estoy somatizando? ¿Qué es un trastorno psicosomático? Síntomas

¿Qué es el pie colgante y cómo se trata?

Tratamiento del pie caído

A veces puede mejorar por sí solo. Los tratamientos habituales para el pie caído incluyen: fisioterapia para fortalecer o estirar los músculos de la pierna y el pie. aparatos ortopédicos, férulas o plantillas para ayudar a mantener el pie en su posición.

¿Puede un podólogo tratar el pie plano?

En algunos casos de pie plano, puede ser necesaria la cirugía, pero en la mayoría de los casos, un podólogo podrá sugerir calzado adecuado y ejercicios para tratar esta afección. El pie plano es una afección que padecen muchas personas.

Cuál es la mejor ortesis para el pie caído

La movilidad es un elemento crucial de la libertad para muchos de nosotros, y lucharemos contra cualquier cosa que intente impedirla. Esto hace que una afección como el pie caído, que afecta a la capacidad de levantar la parte delantera del pie, sea especialmente frustrante o aterradora. En nuestro empeño humano, intentamos compensar levantando la rodilla más de lo normal o ensanchando la pierna. Sin embargo, para proporcionar una ayuda real hay que llegar al origen del problema, y a veces eso puede significar en última instancia una intervención quirúrgica para los síntomas del pie caído.

No todos los casos de pie caído pueden beneficiarse de la cirugía, y no todos deberían. Las opciones dependerán de cuál sea la causa subyacente del problema, y a veces los métodos no quirúrgicos, como el uso de una tobillera/pierna ortopédica y la fisioterapia, pueden contrarrestar cómodamente la afección.

Más Información
Tratamiento de la trocanteritis derecha

En otras situaciones, sobre todo cuando el nervio responsable del movimiento del antepié está comprimido o dañado, la cirugía podría ser la mejor opción para recuperar la movilidad. La cirugía puede descomprimir el nervio o realizar un injerto o transferencia nerviosa para repararlo.

Ortesis para el pie caído

Pie caído (o pie caído) es un término que describe una afección debilitante en la que una persona es incapaz de levantar el antepié del suelo. No es una enfermedad, sino un signo de un trastorno neurológico, muscular o anatómico subyacente. Normalmente, cuando la pierna se balancea hacia delante, el pie se levanta para levantar el suelo. Sin embargo, en las personas con pie caído, el pie desciende hacia abajo y la falta de distancia al suelo les hace tropezar.

El tratamiento del pie caído depende de la causa. Una vez identificada la causa, la afección puede tratarse directamente. Sin embargo, en algunos casos en los que la causa no puede tratarse, el pie caído puede ser permanente. El pie caído puede afectar a uno o a ambos pies.

Los pacientes con pie caído deben esforzarse por levantar el pie al andar para reducir el riesgo de tropezar y caerse. Corren un mayor riesgo de sufrir abrasiones, heridas y ulceraciones en los pies, sobre todo si el paciente experimenta entumecimiento asociado. Tradicionalmente, a los pacientes se les colocaba un dispositivo ortopédico rígido tobillo-pie (AFO). Sin embargo, con los avances en la tecnología de dispositivos, los pacientes ahora tienen más opciones funcionales disponibles para ayudas para caminar. En East Coast Podiatry, la mayoría de nuestros pacientes con pie caído pueden utilizar dispositivos ortopédicos específicos adecuados para mejorar la movilidad y continuar con las actividades cotidianas.

La mejor ortesis para pie caído

El pie caído en nuestros pacientes de podología del Noroeste de Indiana es frecuente. El pie caído (o pie caído) es la debilidad que tira de los dedos (y del pie) hacia arriba o la dificultad para levantar los dedos o levantar la parte delantera del pie. Esta debilidad del pie puede ocurrir al caminar y/o en reposo. La debilidad para levantar los dedos y el pie puede ser leve o grave. Algunas personas no pueden levantar el pie o los dedos en absoluto.

Más Información
Tratamiento de la metatarsalgia con ejercicios

Nuestro podólogo, el Dr. Nirenberg, es miembro de la Asociación de Cirujanos de Nervios Extremales y también se ha formado con el renombrado neurocirujano periférico Dr. Lee Dellon. El Dr. Nirenberg disfruta descifrando problemas difíciles de pie y tobillo, en particular por qué se produce la caída del pie o por qué alguien tiene ardor, entumecimiento u hormigueo en el pie.

Nuestra práctica ha sido votado como Mejor de la Región muchas veces por los lectores de The Times y también galardonado con el premio Neighbor’s Choice para podología muchas veces por los lectores del Post-Tribune. Para leer el CV del Dr. Nirenberg haga clic aquí.

Los problemas nerviosos pueden causar otros problemas en el pie y el tobillo, como el atrapamiento del nervio y ardor, hormigueo, punzante, dolor punzante. Puede causar sensaciones extrañas en los pies y las piernas o hacer que las piernas se sientan débiles o inquietas o que los pies se sientan hinchados o pesados.