Tratamiento del síndrome de cauda equina sin cirugía

El síndrome de cauda equina (CES) es una afección que se produce cuando se daña el haz de nervios situado bajo el extremo de la médula espinal, conocido como cauda equina[2]. Los signos y síntomas incluyen dolor lumbar, dolor que se irradia a la pierna, entumecimiento alrededor del ano y pérdida del control de esfínteres[1]. La aparición puede ser rápida o gradual[1].

La causa suele ser una hernia discal en la región inferior de la espalda[1]. Otras causas son la estenosis espinal, el cáncer, los traumatismos, los abscesos epidurales y los hematomas epidurales[1][2]. El diagnóstico se sospecha a partir de los síntomas y se confirma mediante pruebas de imagen como la resonancia magnética o la tomografía computarizada[1][3].

La CES suele tratarse quirúrgicamente mediante laminectomía.[1] La aparición repentina se considera una urgencia médica que requiere una rápida descompresión quirúrgica, ya que la demora puede causar una pérdida permanente de la función.[4] Pueden producirse problemas permanentes de vejiga, disfunción sexual o entumecimiento a pesar de la cirugía.[1][3] El pronóstico es malo en aproximadamente el 20% de las personas a pesar del tratamiento.[1] Aproximadamente 1 de cada 70.000 personas se ve afectada cada año.[1] Se describió por primera vez en 1934.[5]

¿Cuál es la mejor medicación para el síndrome de cauda equina?

Los analgésicos de venta con receta, como la oxicodona (OxyContin), pueden ser útiles inmediatamente después de la cirugía. Los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno (Advil) o el paracetamol (Tylenol), pueden utilizarse para aliviar el dolor a diario. Pueden recetarse corticosteroides para ayudar a reducir la inflamación y la hinchazón alrededor de la columna vertebral.

¿Puede tratarse la cauda equina sin cirugía?

Excepto en casos raros de progresión neurológica rápida o síndrome de cauda equina, las modalidades no quirúrgicas deben ser la elección de tratamiento inicial. Se recomienda la modificación de la actividad, una variedad de medicamentos, inyecciones epidurales de esteroides y otros métodos para reducir el dolor.

Más Información
Espondilolisis con masajes

¿Se puede curar el síndrome de cauda equina?

Tratamiento. Si padece síndrome de cauda equina, es posible que necesite una intervención quirúrgica urgente para eliminar el material que presiona los nervios. La cirugía puede evitar que la presión sobre los nervios llegue al punto en que el daño sea irreversible.

Síndrome de cauda equina tratamiento esteroides

Aunque el dolor de piernas es frecuente y suele desaparecer sin cirugía, el síndrome de cauda equina, un trastorno poco frecuente que afecta al haz de raíces nerviosas (cauda equina) en el extremo inferior (lumbar) de la médula espinal, es una urgencia quirúrgica.

Las raíces nerviosas, prolongación del cerebro, envían y reciben mensajes hacia y desde los órganos pélvicos y las extremidades inferiores. El síndrome de cauda equina se produce cuando las raíces nerviosas de la columna lumbar se comprimen, cortando la sensibilidad y el movimiento. Las raíces nerviosas que controlan la función de la vejiga y el intestino son especialmente vulnerables a los daños.

Si los pacientes con síndrome de cauda equina no reciben tratamiento inmediato y adecuado para aliviar la presión, pueden sufrir parálisis permanente, trastornos del control de la vejiga o el intestino, pérdida de sensibilidad sexual y otros problemas. Incluso con tratamiento inmediato, es posible que algunos pacientes no recuperen completamente la función; sin embargo, el tratamiento precoz ofrece los mejores resultados para el síndrome de cauda equina.

A continuación, evaluará la estabilidad, la sensibilidad, la fuerza, los reflejos, la alineación y el movimiento. Es posible que le pida que se ponga de pie, se siente, camine sobre los talones y las puntas de los pies, se incline hacia delante, hacia atrás y hacia los lados, y que levante las piernas estando tumbado. El médico puede comprobar el tono y el entumecimiento de los músculos anales mediante un tacto rectal. Es posible que le hagan análisis de sangre.

Más Información
Causas: consecuencias y tratamiento de la rotura de menisco

Tratamiento del síndrome de cauda equina tras la cirugía

El síndrome de cauda equina suele requerir una rápida descompresión quirúrgica para reducir o eliminar la presión sobre los nervios afectados. La mayoría de los cirujanos recomiendan la descompresión lo antes posible, en las 8 horas siguientes al inicio de los síntomas si éstos aparecen de repente.

Aunque existen informes contradictorios en la literatura sobre el momento del tratamiento, en general se considera que la cirugía en un plazo de 24 a 48 horas ofrece el máximo potencial de mejora de los déficits sensoriales y motores. En un metaanálisis, se observó que los pacientes operados en las 48 horas siguientes al inicio de la enfermedad presentaban una mejoría significativa de los déficits sensoriales y motores y de la función intestinal y vesical con respecto a los pacientes tratados después de 48 horas.

Tras la intervención quirúrgica, el grado de recuperación es variable. Los pacientes pueden seguir padeciendo dolor lumbar o en las piernas, disfunción vesical o intestinal y otros problemas físicos, dependiendo de la duración de la compresión nerviosa y de la gravedad de los síntomas en el momento de la intervención.

Medicación para el tratamiento del síndrome de cauda equina

Aunque el dolor de piernas es frecuente y suele desaparecer sin cirugía, el síndrome de cauda equina, un trastorno poco frecuente que afecta al haz de raíces nerviosas (cauda equina) en el extremo inferior (lumbar) de la médula espinal, es una urgencia quirúrgica.

Más Información
Ligamento cruzado anterior y ejercicios en casa tras intervención quirúrgica

Las raíces nerviosas, prolongación del cerebro, envían y reciben mensajes hacia y desde los órganos pélvicos y las extremidades inferiores. El síndrome de cauda equina se produce cuando las raíces nerviosas de la columna lumbar se comprimen, cortando la sensibilidad y el movimiento. Las raíces nerviosas que controlan la función de la vejiga y el intestino son especialmente vulnerables a los daños.

Si los pacientes con síndrome de cauda equina no reciben tratamiento inmediato y adecuado para aliviar la presión, pueden sufrir parálisis permanente, trastornos del control de la vejiga o el intestino, pérdida de sensibilidad sexual y otros problemas. Incluso con tratamiento inmediato, es posible que algunos pacientes no recuperen completamente la función; sin embargo, el tratamiento precoz ofrece los mejores resultados para el síndrome de cauda equina.

A continuación, evaluará la estabilidad, la sensibilidad, la fuerza, los reflejos, la alineación y el movimiento. Es posible que le pida que se ponga de pie, se siente, camine sobre los talones y las puntas de los pies, se incline hacia delante, hacia atrás y hacia los lados, y que levante las piernas estando tumbado. El médico puede comprobar el tono y el entumecimiento de los músculos anales mediante un tacto rectal. Es posible que le hagan análisis de sangre.