Disfunción de la sínfisis púbica

4El tratamiento manipulativo osteopático (OMT) durante el parto facilita un parto natural y sin fármacos en una paciente primigrávida: A case reportSmallwood, C. R., Borgerding, C. J., Cox, M. S., Berkowitz, M. R.International Journal of Osteopathic Medicine2013/09

6(¿Influye el tratamiento osteopático en el proceso del parto en casos de parto prolongado o falta de progreso en el parto? Ensayo clínico)Título original: ¿Puede un tratamiento osteopático influir en la evolución del parto en caso de parto prolongado? Klinische StudieForster, B., Jusek, A.Tesis de doctorado inédita2015/10

7(La influencia de un tratamiento osteopático en el momento del parto sobre el inicio del parto en un periodo de 48 horas. Un ensayo controlado aleatorizado)Título original: Einfluss einer osteopathischen Behandlung am Tag des errechneten Geburtstermins auf das Einsetzen einer physiologischen Geburt innerhalb eines 48-Stunden Zeitraums. Randomisierte kontrollierte Studie.Huss, S., Klose, M., Patanchon, P.Tesis doctoral inédita2017/10

8Cuándo, por qué y cómo se comunican los osteópatas y los médicos: Lecciones aprendidas de los resultados de un estudio de métodos mixtosMorin, C., Desrosiers, J., Gaboury, I.Revista Internacional de Medicina Osteopática2017/12

¿Qué ejercicios ayudan a la osteítis de pubis?

Los tratamientos conservadores están indicados para estabilizar la pelvis y la sínfisis púbica. Los ejercicios de estabilidad del tronco y los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento muscular de los músculos abdominales, aductores, flexores y extensores de la cadera son eficaces para este fin.

¿Ayudan los estiramientos en caso de osteítis pubiana?

Tratamiento a largo plazo…

A continuación, se pueden realizar ejercicios de estiramiento muy suaves para alargar los músculos que rodean las caderas y la ingle. Esto ayudará a aliviar parte de la presión de los músculos tensos sobre la sínfisis púbica.

Más Información
Consejos: masajes y estiramientos para los músculos Aductores

¿Cómo se arregla el osteo pubis?

La osteítis de pubis suele tratarse con reposo, aplicación de calor o hielo, medicación antiinflamatoria y fisioterapia para ayudar a la curación, así como para estirar y fortalecer los músculos circundantes. Pueden sugerirse inyecciones de esteroides para reducir el dolor y la inflamación. Puede ser necesario el uso de andadores.

Osteítis pubiana

Las personas con mayor riesgo de padecer osteítis de pubis son las que participan en carreras, especialmente las de fondo. Los levantadores de pesas, los patinadores sobre hielo y los bailarines también son vulnerables a la osteítis de pubis, así como las personas que se han sometido recientemente a una operación de próstata o vejiga.

Los síntomas más comunes de la osteítis de pubis son el dolor y la sensibilidad; este dolor puede ser agudo o sordo. La aparición del dolor suele ser gradual y suele localizarse en la parte delantera y central del hueso púbico. Sin embargo, el dolor puede irradiarse a la parte inferior del abdomen y descender hasta la ingle y el muslo.

La sínfisis púbica es el punto donde se unen varios músculos del abdomen y la ingle que se contraen con bastante fuerza durante el ejercicio. Estas fuerzas excesivas tiran de la sínfisis púbica y provocan una respuesta inflamatoria.

La osteítis púbica está causada principalmente por la contracción repetitiva de los músculos que se unen al hueso púbico y a la sínfisis púbica y, aunque se le pueden atribuir muchas causas, todas se pueden clasificar en dos grupos principales: Sobrecarga (o errores de entrenamiento); e Ineficiencias Biomecánicas.

Pubalgia atlética

La cintura pélvica está formada por un grupo de huesos entrelazados dispuestos en forma de anillo de atrás hacia delante. Por detrás, la cintura pélvica conecta con la parte inferior de la columna vertebral y por delante se une en la línea media en una articulación llamada sínfisis púbica. La osteítis púbica es una inflamación de esta articulación. Aunque se desconoce su causa exacta, puede producirse debido a la tensión repetitiva sobre los huesos pélvicos por deportes como el fútbol, la esgrima, el hockey sobre hielo y el levantamiento de pesas, u otras actividades.

Más Información
Tendinitis del psoas: ¿Cómo alivio los síntomas con Masajes y estiramientos?

Los síntomas de la osteítis de pubis incluyen dolor en la parte anterior de la pelvis, que puede irradiarse a la ingle, la parte inferior del abdomen o la cara interna de los muslos. El dolor suele ser unilateral y puede aumentar con actividades como dar patadas, correr, pivotar sobre una pierna, subir escaleras, tumbarse sobre un lado y toser. Otros síntomas pueden ser chasquidos, cojera y debilidad al agacharse o dar patadas.

Cuando presente los síntomas anteriores, su médico le realizará una exploración física, palpando la región de la sínfisis púbica para obtener sensibilidad. Se descartan otras posibles causas de dolor pélvico con análisis de sangre y orina y estudios de imagen como radiografías, tomografías computarizadas y gammagrafías óseas.

Ejercicios para la osteítis de pubis

El número de lesiones atléticas de cadera y pelvis en el deporte es bajo en general, oscilando entre el 5 por ciento en el atleta corredor y el 18 por ciento en los jugadores de hockey. Las mujeres amenorreicas pueden tener una mayor incidencia de fracturas por estrés, pero los varones presentan porcentajes más elevados de lesiones como la pubalgia atlética. A medida que aumenta la esperanza de vida en ambos sexos y se mantiene la tendencia a permanecer físicamente activo en la edad adulta, parece que todo atleta tendrá bastantes posibilidades de sufrir una lesión de cadera o pelvis relacionada con el deporte. Casi todos los deportes de competición requieren una fuerte contribución de la pelvis y la cadera.

Más Información
Consejos: masajes y estiramientos para las contracturas y sobrecargas del gemelo

La gestión de las lesiones de cadera y pelvis puede ser difícil porque el mecanismo de acoplamiento de la cadera y la pelvis que transfiere la fuerza y la potencia de las piernas al tronco (y viceversa) también debe ayudar a absorber, amortiguar y distribuir el impacto de correr y saltar, al tiempo que proporciona la movilidad para gatear, agacharse, ponerse en cuclillas, doblarse, ponerse de pie y realizar todos los movimientos intermedios. En las caderas y la pelvis se encuentran los músculos más grandes y potentes de nuestro cuerpo, que a menudo actúan sobre la cadera y la pelvis con brazos de palanca extremadamente largos, creados por la longitud de las piernas y la altura del tronco. Esta afortunada disposición anatómica permite la realización de asombrosas proezas atléticas, pero por desgracia impone grandes exigencias físicas a estas estructuras, lo que a veces provoca lesiones. En este capítulo analizamos las lesiones más comunes de la cadera y la pelvis en los atletas y las estrategias para evitarlas y tratarlas.